enero 19, 2014 By Huellas de México

ESPLENDOR JAROCHO. Sara Luz Herrera mal y de mala

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La suerte de Sara Luz Herrera Cano estaba echada. Al dejar la alcaldía de Alvarado no le esperaba nada bueno, o la detenían por el crimen de su exsecretario particular (como sucedió) o esperaba la acción de la justicia por el quebranto financiero en que dejó al municipio; las nuevas autoridades encontraron un ayuntamiento en bancarrota.

El desaseo de Sarita -a como le gustaba que le dijeran sus allegados y ciudadanos- fue tanto, que los nuevos servidores públicos no cobraron la primera quincena de enero, y a como están las cosas, tampoco podrán llevar el sustento a sus familias en la quincena que viene.

Octavio Cruz Barroso quien relevó como alcalde a Sara Luz, prácticamente aún no ha arrancado su administración, le dejaron cuentas bancarias en ceros, un ayuntamiento inoperante, por lo que va de su gobierno, prácticamente está pasando de noche.

Ahora bien, falta que el Órgano Superior de Fiscalización (ORFIS) presente un análisis de la situación en que recibieron las nuevas autoridades el ayuntamiento, esto, para que el Congreso del estado, se manifieste al respecto y se puedan iniciar –en su caso- las denuncias penales correspondientes, para castigar el saqueo en Alvarado.

Hace unos días Juan Nicolás Callejas Arroyo, fue claro y dijo que no serán tapadera de ningún exalcalde, en Alvarado está la oportunidad para que los diputados demuestren lo dicho por su líder, castigar a quien haya tomado como suyo los recursos públicos.

Es una pena que Sara Luz Herrera, haya terminado su gestión con un desgaste te impresionante. La detención por el asesinato de su exsecretario particular, la ponía en una situación difícil, el saqueo a su municipio tiene solo un nombre: robaron lo que pudieron.

Las autoridades deben aprovechar, ya la tienen encerrada por un delito, hay que enjuiciarla por el quebranto al patrimonio de Alvarado.

Insensibilidad

Orizaba durante tres años sufrió las tropelías de Hugo Chaín Maluly; ahora apenas con 15 días como alcalde Juan Manuel Diez Francos, ya ordenó su primer acto de represión. Desalojar a manifestantes inconformes por el servicio de una línea de transportes es demasiado. Demuestra la intolerancia de ese empresario metido a político.

Lo peor del caso es que hay ya una amenaza velada, el que se manifieste en Orizaba, tendrá que enfrentarse al uso de la ley; no es más que una ley macana, la ciudadanía no puede manifestarse, de hacerlo enfrentarán el poder de la policía.

Por cierto, durante el desalojo de los manifestantes, quienes sufrieron la insensibilidad del gobierno de Juan Manuel Diez Francos, fueron los representantes de los medios de comunicación, quienes fueron agredidos por los policías. Las autoridades han intentado acallar ese hecho, no les conviene que se demuestre la clase de personas que gobiernan la ciudad de las aguas alegres.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *