enero 6, 2014 By

Premios y exigencias de las reformas

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

José García Sánchez

 

Miguel Ángel Mancera anunció que el próximo año iniciarán una serie de obras viales, entre las que destaca convertir al Circuito Interior en una vía sin interrupciones para llegar hasta el aeropuerto capitalino. Éste es el verdadero estado ideal de un gobierno que quiere negar con una sola declaración no sólo la realidad de sus cuidadanos, sino la necesidad de basar la modernidad en obras de relumbrón mientras la miseria crece.

Estas obras implican la eliminación de semáforos y «una propuesta muy interesante que tiene que ver con la recuperación peatonal». Esto nadie lo pidió. Ningún ciudadano de la capital del país solicitó este tipo de infraestructura.

La represión siempre será una decisión del poder, del gobierno, no una recomendación de la población. Habrá que obligarlos a leer la historia. Deben recordar que los movimientos guerrilleros en México tienen su origen en el magisterio.

Tampoco pidió que la tarifa del metro aumentara, pero el secretario de Gobierno del DF se atreve a burlarse de la inteligencia de la población al decir que el desalojo violento de los maestros en la explanada del Monumento a la Revolución se realizó a petición de la población, como si el actual gobierno del Distrito Federal hiciera caso de los ciudadanos a los que gobierna.

Héctor Serrano indicó que el desalojo de los integrantes de la CNTE de la plancha del Monumento a la Revolución responde a los capitalinos.

«Atendiendo reclamo social de capitalinos y por instrucción de @ManceraMiguelMX esta noche continuamos recuperación de Monumento a la Rev.», escribió en su cuenta en Twitter el funcionario.

Es decir, que las redes sociales ahora son el medio ideal para reprimir a la población y operar en nombre de una masa amorfa a la que después de un año de gobierno no han comprendido, pero ni siquiera lo han intentado.

Serrano Cortés indicó que pese a dicha acción emprendida este domingo por granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, la administración capitalina respeta la manifestación de ideas y privilegia el diálogo. Las contradicciones son propias del poder, pero la falta de congruencia entre lo que se dice y lo que se hace coloca al gobierno de Miguel Ángel Mancera como uno de los peores desde los tiempos autoritarios de Alfonso Corona del Rosal, y toda esa fauna represora que ahora regresa no sólo en nombre de un PRI renovado, sino de un PRD entregado a las disposiciones de los organismos extranjeros que condicionan préstamos para obras a cambio de paz social, aunque esa paz sea simplemente resultado de la represión de los granaderos del GDF, que, repito, deben aplicarles una prueba antidoping para que puedan seguir trabajando en esa vergonzosa tarea.

En su cuenta @HectorSerranoC también exhortó a los dirigentes de esa organización magisterial «a alcanzar acuerdos para acabar con el conflicto nacional». Es decir, el poder del PRI y del PRD quieren reprimir, pero responsabilizar de la falta de diálogo a quienes castiga con saña, utilizando toda la fuerza y el equipo que está sustentado económicamente con los impuestos que ahora pagamos con un inexplicable e injustificado aumento.

Lo que quiere decir que el incremento en nuestros impuestos, o sea, la reforma fiscal, sirve para que se adquieran equipos para la represión y se contraten hombres dispuestos a golpear, detener, torturar y, si es posible, asesinar a quienes no piensan como la voz de la autoridad ordena.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *