enero 3, 2014 By Jose G. Muñóz

Juguetes en la mira de Profeco

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

@josegmunoz

Encontré una nota perdida en el océano de palabras que sirven de sustrato a la información en la red de redes donde se da cuenta que una delegación de la Profeco, “inmovilizaron” varias decenas de juguetes bélicos en Wallmart y Chedrawi en Durango, sin más razón que la desconocer el origen ni “para que tipo de niños están dedicados”, cuando en otros tiempos se argumentaba que se decomisaban juguetes guerreros porque sembraban la semilla de violencia en las mentes infantiles.

Ese criterio profequiano no se aplica de manera uniforme en toda la República Mexicana ni todo el tiempo. En el sexenio pasado en la capital del país, por ejemplo, se integraron varios operativos en el centro comercial más grande de la nación, Tepito, donde no se “inmovilizaron”, sino que se decomisaron no varias decenas, sino miles de esa clase de juguetes con la explicación de que el Gobierno capitalino estaba enarbolando la bandera pacifista. Lo curioso es que en las cajas de muchos de esos cachivaches trae la leyenda “As you see in TV” (como lo vio en televisión).

En otros estados, la estrategia pacifista es un poco diferente: en Sonora, se persuade a los niños de entregar voluntariamente artefactos de esa naturaleza, a cambio del reconocimiento de buena conducta; en la frontera norte, se hace campaña entre los padres de familia para que procuren regalar a sus hijos otro tipo de incentivos, no los que activan la idea de la guerra.

En Nuevo León, el diputado local por el PRI Daniel Torres presentó ente el Congreso local una iniciativa “para prevenir el uso de artefactos y juegos electrónicos que induzcan a la violencia. Esta iniciativa intenta reformar la Ley de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Nuevo León” y uno de sus objetivos es evitar la preferencia de “juguetes bélicos” y se promueva el uso de máquinas sin temas de violencia.

La Secretaría de la Defensa Nacional ofrece en los estados de mayor incidencia de muertes violentas recibir los juguetes belicosos a cambio de otros de diferente naturaleza, al igual que lo hace con las armas verdaderas en varias partes del país, aunque los resultados son inciertos.

En Guatemala, hay preocupación por la violencia infantil: el Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (Iepades), y da a conocer algunas cifras:

“De acuerdo con estadísticas de Iepades, en el 2012, un total de 180 menores entre cero y 11 años murieron en hechos de violencia, de los cuales 30 eran a balazos. Mientras que en el grupo de 12 a 17 años se contabilizaron 985 decesos de menores. De estos 361 fueron por disparos.

“El año pasado, la tasa de homicidios en Guatemala se ubicó en 34 por cada cien mil habitantes, de los cuales 28 eran por balazos, de acuerdo con datos de la Policía Nacional Civil y de Iepades.

“Durante los últimos cinco años, Guatemala, Chiquimula, Escuintla, Zacapa e Izabal se documentaron entre los departamentos más violentos del país”. (http://www.prensalibre.com/noticias/comunitario/Ninos-apoyan-fiestas-juguetes-belicos_0_1048695144.html)

Creo que se llenarían miles de hojas con datos sobre la violencia en el mundo sin encontrar la génesis de la misma, porque la violencia nace con el hombre mismo. La Biblia registra que Caín, el segundo varón que apareció en el mundo según el relato, asesinó con una quijada de burro a su hermano Abel, y es obvio que no hubo inducción alguna. La misma Biblia está plagada de narraciones de maldad, asesinatos por ambición, otros por venganza, otros por poder, unos más por elemental supervivencia y ni siquiera los argumentos que allí se esgrimen borran lo irracional de los hechos violentos.

Circulan en las bibliotecas y en la red cientos de miles de millones de palabras para explicar el origen de la violencia sin que hasta ahora la humanidad haya construido un consenso sobre el origen del fenómeno, aunque se estudian contextos sociales, económicos, étnicos, geográficos y muchos etcéteras agregados para comprender mejor las causas por las cuales se desata la violencia de manera tan distinta en países tan “civilizados”, como Estados Unidos contra Suiza. En el primero, nuestro vecino, se permite a los ciudadanos armarse para su defensa. En el segundo, se forma a los ciudadanos con instrucción militar y se les impele a guardar sus armas en sus hogares. En el primero, el índice de homicidios es de 4.1 personas por cada 100 mil habitantes, en Suiza, 07. Personas por cada 100 mil.

La mayor parte de los países actuales antes eran reinos o parte de ellos y nacieron, como naciones modernas, por medio de la violencia y lo evocan en sus respectivas historias, como valores. Hoy, grupos y algunos gremios actúan con violencia con la perspectiva de asumir el poder o por lo menos, chantajear a quien ostente el poder para obtener canonjías. La lucha “pacífica” de algunos, es más que violenta.

La televisión, el cine y los videojuegos tienen a la violencia como la espina dorsal del entretenimiento, porque es precisamente la violencia lo que compra el respetable. Los niños nacen, crecen, se reproducen y mueren en un ambiente más o menos bélico, lo que nutre su conocimiento va desde la riña no tan privada de padres, hijos y hermanos, hasta las guerras.

Creo que la intención de Profeco es buena, pero sus acciones antibélicas son de caricatura.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *