enero 2, 2014 By

TLC y reformas

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

NAFTA_logoPor José García Sánchez

Desde los meses anteriores a la firma del Tratado de Libre Comercio, los funcionarios públicos del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, y el propio Presidente, no desaprovechaban tribuna para hablar de los beneficios del  acuerdo que entraría en vigor el 1 de enero de 1994.

Exactamente la misma estrategia que llevó a cabo el nuevo PRI en cuanto a los supuestos beneficios de las reformas.

En aquel entonces se hablaba de que México llegaría a la modernidad, que se instalaría como la economía número nueve del mundo y que estaríamos en la inercia de la economía mundial.

Ahora el discurso es el mismo, pero esto lo dicen a pesar de que el propio Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá sólo ha arrojado mayor pobreza, la mitad de los mexicanos vive en esa situación y una cuarta parte en la miseria.

El PRI es el mismo, pero más reaccionario, más conservador, más entreguista. El discurso y la propaganda son las mismas, las consecuencias serán más graves.

A 20 años de entrar en vigor el TLC no han aumentado los empleos, por el contrario. Esto es un ejemplo de lo que los críticos a quienes se les acalló por la fuerza de la represión o de la compra intentaban decir a los mexicanos, pero se les descalificó o bien se les obligó a que ponderaran los beneficios de un tratado de comercio injusto a todas luces.

Actualmente la situación no ha cambiado, el gobierno impuso reformas que quieren ser legitimadas por un grupo de legisladores por quienes votó una mínima parte de los mexicanos. Y al igual que sucedió con el Tratado de Libre Comercio, las reformas estructurales fueron una disposición carente de consenso social y consulta pública.

Por su parte, el campo mexicano ha cambiado sustancialmente durante los últimos  20 años. “La concentración e integración regional de la producción y los mercados en favor de firmas trasnacionales. El gobierno mexicano eliminó las empresas estatales de regulación que operaban en el sector agropecuario. El vacío que dejó el Estado fue aprovechado por trasnacionales subsidiarias de firmas estadounidenses, muchas de las cuales se vincularon a partir de fusiones o compra de acciones con las empresas mexicanas más fuertes. Sin regulaciones estatales ni protección, muchos de los pequeños productores comerciales y de las unidades campesinas de producción sucumbieron frente a la competencia con las exportaciones que inundaron el mercado doméstico. Los grandes productores empresariales, mejor dotados de tierra, riego, insumos, crédito e incluso beneficiarios del grueso de los subsidios, aprovecharon las ventajas de la apertura para absorber una mayor porción del mercado interno” (La Jornada).

La balanza comercial sigue en desequilibrio por tratar de venderle todo a dos países que tradicionalmente aplastaban económicamente a México; pero el entreguismo del hombre que todavía se encuentra en el poder desde 1988 sigue vigente y sus disposiciones siguen arrojando pérdidas, pobreza, miseria, indignación.

El PRI que se dice renovado ha sufrido un grave retroceso en cuanto a beneficios sociales, pero el autoritarismo que lo identificó como heredero del caudillismo revolucionario sigue intacto, incluso puede decirse que corregido y aumentado.

En los últimos 20 años se ha registrado un ecocidio sin precedente y la devastación del campo mexicano, la industria nacional está desmantelada, en el país crece el desempleo, la precariedad laboral y bajos salarios y se sigue arrojando a millones de compatriotas a la migración.

Pero desde ese entonces e incluso ahora la desinformación impulsada y patrocinada por el gobierno federal hace que haya todavía ciudadanos que piensen que lo que disponen unilateralmente las autoridades es lo mejor. Basta ver los resultados y tener conciencia de lo que nos espera con las reformas estructurales.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *