noviembre 22, 2013 By Huellas de México

Michoacán: evidencias de narcogobierno

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

@josegmunoz

 

Cuando la información viene a cuentagotas, fragmentada en pequeños trozos, es fácil confundir a la opinión pública con la verdad. La verdad, es también difícil, que cada medio impreso incluya todos los días el legajo de evidencias que se tienen sobre determinado hecho, aunque sí podrían citar aportaciones de otros medios y las suyas propias, para dar mejor contexto al tema cotidiano y eso es lo que está pasando con todo lo referente a Michoacán.

 

El periodista Ciro Gómez Leyva tiene sin duda mucha más documentación de la que expone a la luz pública sobre los nexos de varios funcionarios del gobierno de Michoacán con el grupo criminal denominado Los Caballeros Templarios, porque lo que ha revelado en los últimos tres días de esta semana, apenas si confirma lo que él mismo había expuesto como sospecha, cuando publicó que una narcomanta del mismo cártel, le recordaba al gobernador michoacano, Fausto Vallejo, quién lo había colocado en el puesto que ostenta. Esto, desde luego, hace mucho más de los siete meses que han pasado luego de la licencia pedida por Vallejo, para ausentarse por enfermedad del mando del Ejecutivo de dicha entidad.

 

Jesús Reyna es concuño de Servando “La Tuta, Gómez, jefe de los Caballeros Templarios (su esposa es hermana de la esposa de La Tuta) y eso no es nuevo, no al menos para los más de 8 mil 600 visitantes a Youtube (http://www.youtube.com/watch?v=Z3d_4_-id4c) donde se hace tal afirmación. El video fue puesto en esa red social hace tres meses y ningún medio convencional lo retomó, como tampoco le dio proyección a otro video donde un doctor de La Ruana denuncia cómo un grupo de los Templarios le pidió que preparara a su hija ya su esposa porque las llevaría a “una fiesta de un fin de semana” de los jefes del cártel, motivo por el cual el galeno organizó un grupo de autodefensa que tanto preocupan a Fausto Vallejo y Jesús Murillo Karam, quienes apenas este jueves 21 sentenciaron a desaparecer del mapa de seguridad a dichos grupos.

 

Lo extraño de estos pronunciamientos es que no se han repetido contra el grupo criminal más exhibido en Michoacán y todavía más raro el testimonio de un policía federal que participó en un operativo en la región de Aguililla –cuyo nombre me reservo, por razones obvias— con el que pretendían aislar y detener a La Tuta. “Los reportes de los pilotos de los helicópteros nos dieron la ubicación exacta de donde se encontraba el cuartel general de La Tuta, pero recibimos la orden de esperar, supuestamente hasta que lo tuviéramos perfectamente ubicado. Pero pasaron al menos cuatro horas para que nos dieran luz verde, pero fue demasiado tarde. La Tuta había huido”.

 

En el video citado líneas arriba, se afirma que Reyna no informa la verdad sobre la situación michoacana, “porque a quien rinde cuentas es a su concuño. (…) el 30 de mayo de 2013, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, tendría que hacer una visita a (la región) de Tierra Caliente a supervisar el conflicto de los pueblos michoacanos con los grupos de autodefensa que se habían levantado en armas y el señor Jesús Reyna García, el señor gobernador, por órdenes de Servando “La Tuta” Gómez, sólo llevaron a Navi Pillay hasta Apatzingán a pasear y a comer donde no estaba realmente el conflicto de los grupos armados de autodefensa y la indujeron a que sólo levantara 100 quejas contra miembros de la Policía Federal, del Ejército y la Marina Armada de México para desacreditarlos por las funciones y labores que vienen desempeñando…”.

 

Por otra parte tuvo que darse la revelación que hizo María Luisa “Cocoa” Calderón sobre el diálogo que tuvieron presuntos miembros de Los Caballeros Templarios con varios senadores para que el Senado presentara denuncia formal ante la PGR, cuando un día antes el presidente del Senado había retado a “Cocoa” a que si tenía evidencia de que los Templarios habían dialogado con senadores, hiciera su denuncia ante la PGR. Habrase visto tamaña irresponsabilidad.

 

Hechos aparentemente inconexos dan pauta a creer que quien gobierna en Michoacán es la Tuta Gómez. La madrugada del domingo 27 de octubre “grupos de hombres armados atacaron con bombas molotov 18 subestaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y 6 gasolineras ubicadas en diversos municipios de Michoacán. Los ataques, realizados de manera simultánea, dejaron sin energía eléctrica a más de 420 mil 291 clientes, según informó la CFE, quien horas después destacó que se había restablecido el servicio de luz en  el 60% de las casas y establecimientos afectados”, publicó el portal Animal Político el 28 del mismo mes.

 

Apenas el miércoles 23 de octubre, el Congreso del Estado de Michoacán había oficializado el regreso de Fausto Vallejo al mando del gobierno estatal, dejando así sin efecto el decreto mediante el cual se nombró a Jesús Reyna como mandatario interino. Ese mismo día, Jesús Reyna anunciaba también que se retiraba del cargo, tras la insinuación de Vallejo de que Michoacán estaba en llamas “por lo que se había dejado de hacer”. Parece, pues, que La Tuta mostró músculo a Vallejo y le ordenó que reinsertara a Reyna en su antiguo cargo de secretario general de Gobierno y así ocurrió porque el 11 de noviembre se anunció el regreso de Reyna.

 

Si unimos el parentesco político de Reyna con La Tuta; los atentados contra instalaciones de la CFE; el regreso de Reyna al cargo, y el diálogo entre presuntos Caballeros Templarios con senadores y las declaraciones fulminantes contra los grupos de autodefensa, tenemos evidencias que el gobierno federal no quiere ver.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *