noviembre 9, 2013 By Huellas de México

El sectarismo provoca ríos de sangre en Irak.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este jueves siete policías más fallecieron en un ataque suicida en las afueras de Bagdad, sin embargo este tipo de notas han dejado de ser noticia debido a la frecuencia con que se ejecutan actos violentos en Irak.

Lo alarmante del caso, es el nivel de violencia que se ha alcanzado, pues este 2013, representa ya el año más mortífero en Irak, desde 2008.

Casi a diario se están registrando ataques, emboscadas, coches bombas, atentados suicidas y demás acciones brutales que están despedazando de forma inhumana una nación. Recientemente el diario Russia Today ha estrenado una aplicación donde se detalla cada uno de los ataques ocurridos durante 2013, y que arrojan un total de 7,386 muertes, en hechos violentos, tan solo hasta mes el de octubre.

Lo preocupante no son solamente las cifras, sino el impacto psicológico que se está generando en toda una generación de niños irakíes, marcados por una guerra difícil de justificar. La BBC publicó el día de ayer un reportaje acerca de la complicada vida que los niños deben de llevar, siendo obligados desde pequeños a saber lo que son las bombas y no tocar nada que esté en el piso, pues cualquier cosa podría estallar.

Aunque lo más grave de tanta violencia, son los motivos para su desarrollo. Poca gente sabe que uno de los principales motivos que han propiciado ríos de sangre en Irak, son las diferencias sectáricas, más especificamente las diferencias entre chiíes y suníes, las dos principales corrientes del Islam.

Los suníes representan a la mayor parte del islam (más del 80%), y también a la mayor parte de la población irakí (más del 60%), mientras que los chiitas representan poco menos del 20% del mundo islámico, aunque en Irak casi el 40% se consideran chiíes.

Durante las épocas de máximo autoritarismo de Saddam Hussein (de extracción suni), los partidos chiítas tuvieron que recurrir a la clandestinidad para continuar su desarrollo político, incluido el partido Dawa, a donde Nuri al-Maliki, actual primer ministro de Irak, se incorporó.

Tras la invasión a Irak, Nuri al-Maliki cobró popularidad como una figura política de unidad, lo que le permitió ser elegido como primer ministro a pesar de pertenecer a la minoría chií.

Sin embargo, los sectores más radicales suníes, nunca quedaron conformes con el nombrabamiento, por lo cual se ha desencadenado una escalada de violencia para presionar la salida del gobierno de Maliki, en la cual se han involucrado también algunas de las ramas más radicales del Islam, incluido Al Qaeda.

El presidente Irakí, recientemente viajó a principios de este mes a los Estados Unidos, para reunirse con Barack Obama, a quien le volvió a solicitar su apoyo para equipar al ejército de Irak con Drones y cazas F-16 para contrarrestar el avance de los rebeldes de Al Qaeda en el norte del país, como ha quedado documentado en Worldbulletin.

Por su parte la agencia RIA Novosti confirmó ayer que ya han llegado a territorio irakí, los primeros cuatro helicópteros de combate rusos Mi-35, los cuales son los primeros en llegar de un escuadrón que deberá completarse antes de terminar el año.

Aunque el crecimiento armamentista en la región es equivalente a la tensión política que se respira en medio oriente; una de las diferencias más serias es la que tienen los actuales gobiernos de Irak y Arabia Saudita.

El presidente irakí, reiteró en entrevista con Alhurra’s Falh Al-Dhahabi, que no tiene problema alguno con los demás países excepto Arabia Saudita, Al Maliki se ha quejado de la negativa de los saudíes, para alcanzar acuerdos o desarrollar algún tipo de relación bilateral.

Lo grave es que el motivo por el cual Arabia Saudita le ha dado la espalda al gobierno irakí, es por la descendencia chiita de Maliki, algo que incluso ha reconocido el príncipe saudita en su más reciente visita a Washington: «La política de Arabia Saudita en torno a Irak no cambiará mientras un chií siga gobernando», declaración que causó gran molestia internacionalmente.

Cabe señalar que todo este genocidio está ocurriendo en un país que fue devastado por la guerra contra los Estados Unidos, quienes posteriormente, instalaron todo una coalición multinacional para pretender reconstruir el país y que han convertido actualmente a una de las naciones más antiguas del mundo, en uno de los mejores ejemplos de lo que es un estado fallido, según el seguimiento del Fondo por la Paz.

Foto: REUTERS / Alaa al- Marjani (30 de Septiembre 2013) Bagdad.

Javier Garcin
Huellas de México.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *