septiembre 6, 2013 By Jose G. Muñóz

Cascadas de odio para maquillar intereses ilegítimos

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por la carga de odio que se lanzan Gobierno y maestros en la guerra sorda que libran, han creado confusión en las audiencias no informadas, las que no alcanzan a descubrir verdades que ocultan las partes beligerantes.

 

El Gobierno tiene como columna vertebral de su discurso la modernidad del sistema educativo a través de una evaluación periódica de los maestros, cuando la espina dorsal del bajo nivel educativo está en la poca asignación de recursos (6.2 por ciento del PIB, contra 6.3 por ciento que invierten sus socios de la OCDE) y la absorción de esos recursos en un  alto porcentaje (aún no cuantificado) por parte de las burocracias sindicales cooptadas desde hace 70 años a cambio de incondicionalidad a los designios de gobernantes priístas.

 

Se guarda silencio en torno a los problemas que se viven día a día en las miles de escuelas de los niveles de primar y secundaria: mobiliario deteriorado e insuficiente; cero recursos para el mantenimiento, lo que obliga a los padres de familia a crear sociedades cooperativas que exigen cuotas de inscripción, en muchas ocasiones onerosas para la mayoría de ellos, como condición indispensable para la admisión, lo que, incluso, fue motivo de la campaña del Partido Verde Ecologista de México, quien prometía “cero cuotas de inscripción”, promesa en la que se montó el entonces candidato priísta, Enrique Peña Nieto, quien a poco más de nueve meses de haber asumido el mando del poder Ejecutivo envío una iniciativa de ley que descarga la responsabilidad en maestros, padres de familia y alumnos, el mantenimiento de los planteles escolares.

 

El derecho a la educación en México es una utopía, descrita por el periodista Uruguayo Eduardo Galeano como “algo que nos mueve”, aunque en este caso el gobierno lo que difunde en sus mensajes es la necesidad de una evaluación de los maestros, sin citar, por ejemplo, que miles de ellos se gastan buena parte de su ingreso en ayuda su comunidad (en el caso de maestros rurales). En ayuda cdiertos alumnos a comprar parte de los materiales necesarios para el desarrollo de su enseñanza; hay muchos que ni siquiera pueden pagfar los derechos de un acta de nacimiento.

 

Los sacrificios que hacen miles de padres de familia para la construcción de canchas deportivas, aulas, pizarrones,” porque la SEP, en cuanto a material, nos da un paquetito que nosotros lo hemos denominado ADO, que quiere decir Aseo Deportivo y de Oficina: 500 hojas tamaño carta, una cajita de plumas, una cajita de lápices, dos escobas, un recogedor de basura, paquete que los adres de familia muchas veces no pasan a recogerlo, porque les sale más caro ir al Instituto Estatal de Educación Pública; nosotros le IEO, porque el valor de ese material asciende a no más de 500 pesos. Esas son unas de las pocas cosas que se ven. Generalmente y muchas veces a las comunidades los libros de texto no llegan completos o definitivamente no llegan; perdieron totalmente su contenido; le piden al alumno que trabaje con Internet, cuando atrás de la montaña muchas veces no hay ni electricidad; las antena parabólica no funciona, por lo tanto es un desastre total y se nos pide que el alumno trabaje con Internet. Algunas comunidades tienen Internet, nos lo prestan o nos dan un año gratuito. Posteriormente el padre de familia tiene que estar cooperando con cantidades de 1,800 mil ochocientos pesos mensuales para que ese servicio se esté dando, por lo tanto es una mentira que la educación sea gratuita…”, dice “un profesor”, entrevistado por “Chango films” y difundido en Internet y reproducido por varios portales de información convencionales.

 

Añade el profesor rural: “ Esos señores dicen que están haciendo una Reforma Educativa cuando en realidad ni están dado presupuesto, ni están mejorando planes ni programas; no están observando el quehacer docente; no están observando si ese dinero que se presupuestó desde la federación llegue realmente a las comunidades; generalmente todo se queda en el camino y a la comunidad no llega nada, es por eso que nosotros estamos haciendo esta protesta y decimos por qué ésta reforma no tiene por qué pasar; estamos pidiendo a la sociedad en general que lea bien el contenido de los artículos que se han reformado; que vean bien esas leyes secundarias que están echando a andar, porque allí, definitivamente, nos están engañando  (…) nos quitaron un año matemáticas, un año de física en la reforma de 2006; un año de química en la currícula de la reforma; un año de biología, un año de historia, que es la base de nuestra nación, porque en base a eso, nosotros nos sentimos mexicanos”.

 

En el artículo de Evaluaciones, marchas y estándares de Manuel Pérez Rocha, publicada en La Jornada, el 9 de febrero de 2012 se da cuenta de la inutilidad de estandarizar una evaluación a partir de “resultados”:

 

“Es elocuente lo expresado por una maestra de Michoacán durante la marcha del pasado viernes: «Mis alumnos son muy pobres, somos de la comunidad Cuanajo, de Pátzcuaro. Acompañan a sus papás al trabajo y faltan a clases, y cuando van tienen hambre. Están bien flacuchos, no prestan atención y no aprenden. No se vale que si ellos reprueban el examen Enlace a nosotros nos despidan». No se trata sólo del testimonio de una maestra; múltiples estudios en nuestro país y en otros han demostrado que la aplicación indiscriminada de pruebas estandarizadas a maestros o estudiantes es perniciosa, no solamente por injustas cuando en sus resultados se sustentan decisiones administrativas, sino porque contribuyen al deterioro de la calidad de la educación”.

 

Lo que callan los maestros

 

La versión en línea de El Financiero, publicó el 5 de abril:

 

“De acuerdo con estimaciones de la Secretaria de Educación Pública, un maestro Oaxaca trabaja dando clases sólo 100 días de los 210 del calendario lectivo. En términos económicos esto significa que el conjunto de mentores oaxaqueños en primaria -calculados en 50,000-, cobran 110 días sin dar clases, lo que representa alrededor de 1,175 millones de pesos. Tal valoración forma parte de un ejercicio que toma en cuenta un salario mensual de 6,500 pesos para un maestro que inicia en la actividad, lo cual permite estimaciones conservadoras de los costos reales.

 

“Por lo que toca al estado de Guerrero, los 46,821 maestros que se calcula trabajan en educación primaria en aquella entidad, también cobran sueldos completos en el año. El costo de cobrar sin trabajar en este caso superara los 1,100 mdp, bajo los criterios señalados. El Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal asciende a 12,714 mdp en Oaxaca y, en Guerrero, 13,845 millones”.

 

El portal de noticias 24 Horas, publica este viernes 6 de septiembre una nota que puede servir como punta de hebra  para obtener información vía IFAI:

 

“Imnunidad para líderes y más dinero, pide CNTE

Anoche valoraban permanecer en plantón en el Zócalo o participar en la marcha del domingo, convocada por Andrés Manuel López Obrador, en defensa del petróleo

http://www.24-horas.mx/imnunidad-para-lideres-y-mas-dinero-pide-cnte/

Mayores recursos, respeto a los derechos laborales, la creación de una Comisión de la Verdad e inmunidad para los dirigentes forman parte de los acuerdos entre la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, y la Secretaría de Gobernación. Después de casi tres horas de diálogo en Gobernación, un grupo de ocho maestros salieron pero no quisieron opinar sobre los acuerdos o las propuestas ofrecidas a los docentes. El líder de los profesores, Rubén Núñez, dijo a la prensa que las autoridades plantearon un acuerdo, el cual analizarían con las bases de la CNTE. Ante la presión de la prensa sobre las negociaciones al interior de la Segob, el dirigente magisterial dijo: “Como ustedes tienen derecho a preguntar, nosotros tenemos el derecho de primero consultarlo con las bases”.

 

El diario español El País, publica en su portal de Internet este 6 de septiembre . “Tenemos un sistema educativo que ha entregado a los sindicatos el poder sobre el ingreso, la permanencia, los ascensos, los estímulos y las evaluaciones de los maestros”, explica por teléfono Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la Asociación civil Mexicanos Primero. Poder, canonjías dinero, tras la lucha de los maestros “democráticos”

 

Si al silencio como respuesta a preguntas incómodas se agrega el estruendo, nos da una densa nube que impide ver con mayor claridad qué y quién busca qué. Nos dicen que todo es por el bien de México, aunque el “México se convierte en un ente etéreo que nadie puede ver ni tocar, porque el México de a pie, el que tiene que pagar cuotas en escuelas o sufrir el desempleo tras titularse con honores, no ve por ningún lado “el bien”.

 


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *