septiembre 5, 2013 By Huellas de México

Los 120 días que sacudirán a México.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  

Frente a un panorama de ralos resultados, un crecimiento económico que hasta ahora no se ve y un paquete de reformas atoradas en el Congreso, que sustentarían el despegue del país, el presidente Enrique Peña Nieto lanzó su reto a la nación con una figura equiparable con “va mi resto”.

Como buen jugador que tiene las cartas a su favor, el primer mandatario se planteó reconstruir el optimismo que le dio entrada triunfal en julio pasado, dándose un plazo de 120 días.

Sin eludir el panorama actual que denota signos de decepción en diversos sectores, el Ejecutivo federal habló de un entorno exterior que frenó el ritmo de nuestro crecimiento, pero también habló de acelerar nuestra economía ante decisiones “que tomemos como nación”.

En este punto, Peña Nieto puso como eje central de su premisa la validez del Pacto por México y dentro de éste la viabilidad de la reforma energética que es la que dice conducirá a México por la ruta de la prosperidad.

En la otra cara, el de las mesas de negociación, del estira y afloja, no es un secreto de intención de fuerzas contrarias romper la vigencia de esta figura política.

No es, sin embargo, el Presidente el responsable de que éste se rompa, al contrario, hay suficiente interés de su parte para “aguantar” el Pacto hasta donde sea necesario.

De ahí que frente a un panorama adverso, Peña Nieto mantiene su decisión de procesar en el tiempo más breve tres reformas: la energética, la financiera y la hacendaria.

Fue insistente en un punto: “En México hay rumbo claro” y subrayó que lograr un México en paz es una de las demandas más sentidas de la sociedad.

Un apartado especial en el que hizo referencia concierne a la prevención de la violencia y la delincuencia que también arroja saldos rojos y para el caso citó a Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León.

Como pocos mensajes, el que emitió Enrique Peña Nieto encierra todo un reto, porque no sólo será resultado de aprobaciones en el Congreso, sino de movilizaciones y resultados dramáticos en las calles.

El punto de riesgo que flota en el ámbito nacional es que 120 días, de aquí al último de diciembre, se apunta como un plazo para alejar los fantasmas de convertirnos en un país quebrado.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *