Crece el debate por la protección de datos personales en Internet

octubre 7, 2021 By

Crece el debate por la protección de datos personales en Internet

Comparte
  •  
  • 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    19
    Shares

La pandemia por COVID-19 aceleró un proceso de digitalización generalizada. Las compras, los trámites, la educación, el trabajo y otras actividades que antes eran mayormente presenciales, comenzaron a ofrecer opciones virtuales. Se estima que muchas de estas prácticas se mantendrán aun cuando el virus ya no sea un riesgo colectivo.

Sin embargo, el mayor volumen de actividad en Internet aumentó la cantidad de datos personales que circulan por la web. Según la CEPAL esto reavivó en Latinoamérica la discusión sobre la seguridad y la privacidad de las personas.

La crisis sanitaria ha hecho necesario un despliegue total de las tecnologías de la información, lo que genera grandes cantidades de datos a partir de las acciones coordinadas de las autoridades, los centros de salud e investigación y la población” explica la CEPAL en su Informe N° 7 sobre el COVID-19.

Sumado al desarrollo público de aplicaciones que reúnen los datos de salud de los ciudadanos -como CoronApp, Bolivia Segura, Salud EC y COVID-19MX-, han aumentado asimismo los sitios web, tiendas online, plataformas de teletrabajo y apps en el sector privado, servicios que también exigen diferentes datos de parte de los usuarios.

A pesar de que se ha puesto énfasis en algunos mecanismos de ciberseguridad, en América Latina se reportó un aumento del 74% en delitos cibernéticos durante la pandemia, con 20.5 millones de ataques a ordenadores y 1.2 millones de ataques a dispositivos móviles entre enero y septiembre de 2020.

Además, aunque las medidas de seguridad están centradas en resguardar los números de las tarjetas y otros datos económicos en pos de evitar robos, lo cierto es que el resto de la información personal también forma parte de la privacidad de las personas y puede ser utilizada con fines maliciosos.

Las amenazas que conlleva el despliegue masivo de datos sensibles son un tema de conflicto entre las autoridades y las empresas administradoras de datos. Se han encendido luces de alarma y en algunos países se están actualizando los marcos regulatorios e institucionales.

Sin embargo, los avances son desiguales. Según la CEPAL, mientras que en Bolivia, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay se requiere el consentimiento de los usuarios para acceder a sus datos personales, no es así en Argentina, Brasil, Ecuador y Paraguay. En estos países la declaración de emergencia ha permitido que los datos puedan ser extraídos por las autoridades sin consentimiento de las personas.

Hábitos que fortalecen la ciberseguridad

Más allá de las normativas vigentes, distintas entidades fomentan el desarrollo de hábitos digitales seguros de parte de los usuarios, para disminuir las posibilidades de sufrir un ciberataque. La empresa de hosting en México Neolo ha reunido una lista con recomendaciones generales:

Estar atentos. El éxito de los ciberataques frecuentemente depende de errores humanos. Cuando las personas están estresadas, cansadas o distraídas son más propensas a cometer errores y a bajar la guardia frente a posibles riesgos cibernéticos.

Tener contraseñas seguras y no guardarlas en el navegador ni en un documento dentro de la computadora o teléfono.

– Conectarse únicamente en redes WiFi confiables.

– Verificar que el sitio web en el que se está navegando posea protocolo de seguridad HTTPS, especialmente para compras en línea, movimientos bancarios o cuando se envían datos personales. Estas páginas se caracterizan por tener un candado en la barra del navegador.

Utilizar un antivirus actualizado. Si bien estos no pueden detectar todo el malware, brindarán una capa de protección adicional a los dispositivos.

– Revisar la privacidad de las cuentas de redes sociales: observar qué información personal está expuesta y hacer las modificaciones necesarias para protegerse.

– Desconfiar al recibir un correo electrónico o mensaje de un usuario desconocido que solicita información, así como de los enlaces o archivos adjuntos sospechosos.

– Descargar aplicaciones exclusivamente de plataformas seguras -como Google Play Store o App Store- y revisar las calificaciones de otros usuarios.

Revisar la cuenta bancaria frecuentemente para detectar actividad sospechosa.
– Si hay duda sobre la veracidad de un correo de un banco o plataforma de compra online, contactar directamente a la entidad para corroborar la legitimidad de ese correo.

Para proteger a menores de edad:

– Explicarles la importancia de la ciberseguridad, incluyendo la protección de su identidad digital.
– Prestar atención a sus experiencias online y conocer sus hábitos de navegación. Descargar controles de seguridad de familia y buscadores de internet para niñez, a fin de evitar que ingresen a sitios inapropiados.

– En ocasiones se comparten los dispositivos móviles en familia, en los cuales suele guardarse información sensible como contraseñas, números de tarjeta de crédito o información laboral. Es importante revisar que los niños no puedan acceder a esas cuentas y activar sistemas de protección.
– Exhortarles a borrar contactos que no conocen en persona y a comunicar cualquier interacción online que los incomode.

Estudios demuestran que estar informados sobre los posibles riesgos disminuye las posibilidades de sufrir un ataque online que ponga en riesgo los datos personales y bancarios. Internet es una fuente de herramientas y posibilidades que facilitan la vida humana, pero estas deben aprovecharse con conciencia y responsabilidad.


Comparte
  •  
  • 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    19
    Shares

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *