Nancy Núñez, caminante que no busca la gloria

junio 2, 2021 By enriquesm

Nancy Núñez, caminante que no busca la gloria

Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Virtual candidata ganadora al Tercer Distrito Electoral de la Ciudad de México

  • Una garantía para el electorado, por tres sencillas razones: llega sin vicios, sin compromisos y el objetivo de mejorar las condiciones de aquellas personas con las que ha convivido toda la vida.

Por Enrique Sánchez Márquez

Nancy Núñez, chintolola de corazón, caminante empedernida por las calles y barrios de Azcapotzalco, ha hecho de sus pasos una retroalimentación permanente y un instrumento de acercamiento con sus vecinos, convirtiendo esta práctica en una reflexión filosófica de vida.

Identificada con el palpitar de sus rincones, con dominio de sus historias y tradiciones, “Nan” para sus cuates, se define como una buena conocedora de su territorio que le ha servido para presentarse como una alternativa real de cambio en los comicios de este 6 de junio.

Desprovista de formalismos y ortodoxias, con su juventud a cuestas, su ímpetu imparable y su entusiasmo desbordado, abre caminos, como canta Serrat, sin perseguir la gloria… ni dejar en la memoria… De los hombres mi canción…

En esa brecha imaginaria, como la letra de Machado: Ama los mundos sutiles… Ingrávidos y gentiles…Como pompas de jabón…

Nancy no quiere más, solamente, simplemente ser ella, forjando en su pensamiento y corazón, un mejor mundo, útil a su comunidad.

Figura fresca, figura nueva en el escenario político local como candidata al tercer Distrito electoral de la Ciudad de México, representa una garantía para el electorado, por tres sencillas razones: llega sin vicios, sin compromisos con poderosos intereses que solo ven por ellos y con el objetivo de mejorar las condiciones de aquellas personas con las que ha convivido toda la vida.

Lejos está la posibilidad de atrapar de un jalón sus sueños y volverlos realidad de manera automática, su proyecto mental aparentemente bien integrado está lleno de problemas ocultos, pero ya es ganancia pensar en esa posibilidad y quizá el camino necesario, al final de cuentas no sea el adecuado, pero el valor de su proyecto radica en que trae un arma cargada de futuro.

Esa es su mejor carta, Nancy piensa en futuro.

LEJOS DE UNA SIMPLE CITA ELECTORAL

Su perfil sencillo cálido le ha ganado mucha simpatía, especialmente porque dice lo que vive, vive lo que piensa y piensa en un gran proyecto que se aleja de una simple cita con las urnas.

Este es el cambio necesario, tan cantado por estos tiempos y postergado como siempre.

La relación entre su vivencia y su persistencia ha conformado una filosofía de vida que no surge de la nada, sino de todo lo que ha escuchado, o como dice el pensamiento popular “de todo lo vivido, leído y escribido”, sin negar que esos cursos de calle han sido la evolución de un pensamiento que envuelto en la reflexión, darán para pensar a quienes serán sus compañeros de curul en los tiempos de septiembre de este año para adelante y por los próximos tres años.

Cuando menos eso es lo que “Nan” se ha trazado luego de haber cruzado por las etapas legales previas. antes de llegar de manera nítida y transparente a buscar con fuerza y fiereza un sitio como representante de la cultura chintolola y de la Ciudad de México en primer plano.

A través de su obra diaria, de su caminar imparable es como se ha propuesto sin espejismos, ni fantasías conformar la realidad de afuera para traducirla en un mundo con solidez hacia los suyos hasta conformar un mundo interior de satisfacciones hasta dejar de pensar que es imposible.

En suma Nancy Núñez es una mujer atenta a las circunstancias que la rodean, no descarta imposibles pero no se ahoga en ellos, al contrario se ausculta y se prepara para hacer escuchar su voz a través de iniciativas de cambio, por la sencilla razón de que se niega a ser mera espectadora de los cheques quincenales de su dieta.

Nancy está lejos de convertirse en una de esas legisladoras o legisladores que envejecen prematuramente apostados en su curul.

Ella teje fino el hilo de su futuro, no sueña en vano como la Penélope de Ulises, trabaja el sueño de su vida y este no se agota en estos días, seguirá construyendo a diario. Va por más llevando como bandera de lucha su propia causa, que es la causa de muchos y de su valioso equipo que la acompaña.

Ya se verá en los próximos tres años, o como dice un prestigiado columnista. ¡Al tiempo!


Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *