México una encrucijada: AMLO de espaldas a Biden

enero 20, 2021 By enriquesm

México una encrucijada: AMLO de espaldas a Biden

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El demócrata llega a la Casa Blanca en medio de muchas expectativas de cambio

  • La percepción desde EU es que a López Obrador le disgusta Biden de manera muy directa porque siente que le hace contrapeso a su proyecto, lo que no sucedía con Trump.

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ/Huellas

Sin duda, millones de personas en el mundo ven la llegada del Presidente Joe Biden a la Casa Blanca como signo de buen augurio al considerar que es el principio de un viraje prometedor del que México no escapa, a pesar de la turbulencia que se observa a distancia.

De igual forma como estalló la fiesta de alegría y fiesta en Washington y las principales ciudades de la Unión Americana en las primeras horas de su ventaja electoral sobre Donald Trump, así el mundo lo recibe con un significativo Bienvenido Mr. Biden por las elevadas expectativas de cambio que trae consigo.

Otro signo de aliento se levanta con el acompañamiento de una mujer afroamericana en la vicepresidencia, junto a un político profesional como se le considera.

De manera gráfica y sencilla llega con jeringa en mano para hacer frente a la pandemia que Trump desdeñó y que nunca se atrevió a combatir frontalmente hasta el grado de haber llevado a su país a enfrentar una de las mayores catástrofes sanitarias del mundo.

Llega con un prometedor plan en el ámbito internacional en lo que corresponde al cambio climático, medio ambiente, seguridad, energías limpias, aprovisionamiento de vacunas y de la pandemia que en México podría tener un giro en la forma en que se viene atendiendo.

REFORMA MIGRATORIA EN PUERTA

Con un anuncio en pro de los migrantes Joe Biden, arrancará su gobierno, lo que significa que abrirá los brazos para mucha gente que no le favoreció con su voto en las elecciones pasadas. Defensores de inmigrantes y demócratas están de fiesta mientras los republicanos se quiebran la cabeza para intentar frenar sus planes.

Con este plan de reforma migratoria abrirá el camino a la ciudadanía con ocho años de residencia para millones de mexicanos y de otras nacionalidades, de este lado del Río Bravo, hasta el Suchiate y Centroamérica, lo que de cristalizar impactará favorablemente en una población aproximada a los 11 millones.

Es tiempo ha dicho Biden de cumplir las promesas del pasado, dando un revés a los mal pensados que veían con suspicacia sus declaraciones en este sentido.

No obstante el anuncio previo de esta decisión, no ha detenido a los gobiernos de México y Guatemala que siguen enfrentando a los migrantes con operativos militares, como si continuara Donald Trump al frente del vecino país.

ABRUPTA RELACIÓN CON MÉXICO

A México le espera un arranque difícil frente a su nuevo vecino convertido en presidente porque desde ya, el gobierno federal tendrá que revisar por completo su forma de relacionarse y trabajar con EU.

No hay duda que esta mañana para hoy cuando Joe Biden finalice la lectura de su discurso como presidente, habrá comenzado también una nueva etapa diplomática, política y económica de México.

No parece ser la hora de hacer cuentas alegres, ni tampoco de esperar el cobro de facturas, pero no resulta fácil pasar por alto la osadía del presidente López Obrador de jugar las contras durante la elección presidencial y después negarse a reconocer de inmediato al triunfo de Biden como lo hicieron la mayoría de los países del mundo para lo que esperó más de dos meses y que anuncia en principio una relación muy tensa, donde Marcelo Ebrard, Esteban Moctezuma y Roberto Velasco, tendrán un delicado trabajo por delante.

Hasta ahora, está claro que “el gobierno del presidente López Obrador busca una confrontación con Washington” en la era Biden, sostiene en entrevista con Pablo Hiriart para El Financiero, el director del Centro de Estudios México-Estados Unidos, en el Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad de Rice (Houston), Tony Payán

Es posible que “Si López Obrador logra incitar a un conflicto con el (nuevo) gobierno de Estados Unidos, puede apelar a los remanentes del nacionalismo mexicano y luego ubicarse como el gran defensor de la soberanía nacional”.

La percepción desde Estados Unidos es que a López Obrador le disgusta Biden de manera muy directa porque siente que le hace contrapeso a su proyecto, cosa que no sucedía con Trump.

Hasta ahora el presidente ha respondido con bravatas que para muchos observadores esta radicalización obedece a una estrategia planeada de convertirse en el defensor de la soberanía nacional y al mismo tiempo esconder sus pretensiones de continuar con sus transformaciones autoritarias.

Para AMLO, la situación no parece favorable, porque a juicio de algunos observadores políticos y conocedores de la relación bilateral los panistas Polkos, encabezados por Marko Cortés, van a buscar tener una mejor relación con los miembros del Partido Demócrata y en su momento buscarán presionar a AMLO desde esa trinchera.

SEGURIDAD Y ENERGÍA A LA MESA DE REVISIÓN

A primera vista el tema Cienfuegos no es el único que puede generar problemas en la agenda bilateral.

Un tema central es el energético porque Biden viene dispuesto a implementar una reconfiguración energética de la Unión Americana con base en las energías renovables y en este aspecto México tiene un papel muy importante que desempeñar por las grandes inversiones estadounidenses que ya están desde hace años en México.

No es casual que el T-MEC contenga un capítulo energético que prácticamente obliga a compatibilizar las agendas energéticas de los tres países. No es fácil que López Obrador intente romper estos acuerdos porque hay una cruda y real amenaza de Estados Unidos y Canadá que pueden dejar a México sin energía en un par de días.

BIDEN LE ECHA EL OJO A MÉXICO

Está visto que entre los primeros nombramientos que ha adelantado en la designación de Roberta Jacobson como integrante del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos para su zona sur, colindante con México, dejar ver la prioridad que su gobierno asignará a los temas con su complicado vecino: México.

Con Jacobson se avisora una nueva dinámica en la agenda de seguridad fronteriza, migración, medio ambiente, derechos humanos y temas laborales que irán permeando paulatinamente en acuerdos y acciones concretas, porque está visto que en ella y su equipo hay conocimientos claros de lo que buscan y pretende lograr sin demora.

EL NUEVO ROSTRO DE UN PRESIDENTE EN LA CASA BLANCA

Biden es bien visto, entre otros factores porque ha comprometido su gestión con la defensa de los valores de la democracia, la libertad y los derechos humanos.

Sus primeras horas en la Casa Blanca serán definitivas para dimensionar cual será el futuro de la democracia en Estados Unidos con la suerte que corra su antecesor quien se apunta con un juicio político en su trayectoria que frustraría desde ahora sus sueños hegemónicos por la presidencia en 2024, o si quedará inhabilitado por el juicio político.

Las posibilidades de cambio que trae prometedoras, sobre todo en dos de ellas muy significativas relacionadas con la práctica de su antecesor de mentir a la menor provocación y polarizar de manera compulsiva contra todo y contra todos. No se esperan esas bruscas reacciones de un presidente en torno a lo que vea en la televisión y escriba en Twitter.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *