Metro: Destino siniestro para 5.5 millones de usuarios

enero 11, 2021 By

Metro: Destino siniestro para 5.5 millones de usuarios

Comparte
  •  
  • 17
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    18
    Shares

Ardió el Metro como fiesta de pueblo. Y vienen más…

  • “No quiero más quejas”, esgrimió la directora del STC, Florencia Serranía, pero éstas hasta se convirtieron en explosión e incendio. Ella sigue sin reconocer sus errores. La doctora Sheinbaum la mantiene en el cargo. Ha cumplido, dice.

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ

Ciento veinte largos y desesperantes minutos se convirtieron en auténticos cantos a la vida para cerca de 20 empleados del Metro que vencieron las llamas de ese edificio del monstruo naranja que amenazaban devorarlos, pero también reflejaron la existencia de una escenografía trágica fallida que todavía tiene programadas otras puestas en escena para los 5.5 millones de usuarios que a lo largo de sus 12 líneas con un total de 226 kilómetros y 195 estaciones, asisten diariamente a sus servicios.

Dicho de otra manera el STC, Metro representa un destino siniestro, con accidentes, incendios, descarrilamientos y muerte para sus usuarios

No lo dicen las predicciones de algún brujo, sino la radiografía y diagnóstico de las autoridades, frente a un fenómeno de obsolescencia, retardos, mala calidad e inoperancia con que opera actualmente, y que agravarán en los tiempos inmediatos.

De todos los acontecimientos que ocurran como el que se registró el sábado pasado en el edificio central del Metro, no se exime de responsabilidad compartida a la directora, Florencia Serranía, a las autoridades de Hacienda y la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, “por dejar que corra la sangre” en este centro de gran concentración humana.

MANTENIMIENTO, EL GRITO DE LOS TRABAJADORES

¡Mantenimiento!, ¡mantenimiento!, ¡mantenimiento! es el clamor y el grito más angustioso que por años los trabajadores del Metro han solicitado para el buen funcionamiento de las instalaciones del Metro, pero poco eco han tenido en la actual administración de Florencia Serranía

La ola de siniestros que se habían advertido ya empezaron producto de su obsolescencia, pero a ese factor se suma la indiferencia, incapacidad y negligencia de la directora Florencia Serranía Soto.

Del lado de su escritorio hay una realidad diferente, como dice la conocida expresión, “con otros datos” en su poder que los usa para tomar determinaciones fundamentales.

Furiosa por tantas quejas sobre el mal funcionamiento del Sistema de Transporte Colectivo, Metro que le hacen llegar, su directora Florencia Serranía dejó en silencio reclamos, observaciones y necesidades urgentes hasta que el fuego de este sábado dejó en claro la ineficiencia y la obsolescencia en la que opera.

En su soberbia, decidió cancelar la plaza de subdirector de Mantenimiento, responsable, entre otras cosas, de la operación de la Subestación Eléctrica de Alta Tensión para hacerse cargo de estas tareas, bajo el argumento de que “el Metro tenía tantos problemas que era necesario dejar de escuchar quejas e instrumentar la reestructura que el sistema necesitaba”

Ayer fue la gran ausente, de esta tragedia que en gran medida propició por su “desbordada soberbia”, como lo califica el diputado Federico Dhoring.

El incendio en las instalaciones del edificio central ubicado en la calle de Delicias, donde se encuentra el cerebro principal del Sistema quedó paralizado, y pareciera algo increíble, pero en la urgencia hacían falta unas refacciones que costaban 20 mil pesos, 400 pesos como se lo reportaron y que la directora no hizo caso de atenderlos.

Lo que queda en evidencia, comentó el diputado panista Federico Dhoring, es que el riesgo era bien conocido y no hicieron nada para prevenirlo. No escucharon a los técnicos y profesionales, pues en la característica mezquindad del actual gobierno, prefirieron no invertir y su arrogancia resultó costar el precio más alto: una vida humana.

LA NEGLIGENCIA COBRÓ UNA VIDA

Una mujer elemento de la Policía Bancaria e Industrial perdió la vida al intentar cruzar, como muchos de los que ahí se encontraban, a las estructuras metálicas, debido a que resbaló y cayó desde un cuarto piso.

Tras los primeros análisis de los hechos, aparecen situaciones que suenan increíbles y que sin embargo formaban parte de la vida diaria de este organismo vital para el transporte capitalino.

Uno de ellos es que Florencia Serranía asumió un cargo doble y que en una larga conferencia de este domingo, se le requirió tres veces una explicación, pero tajante solo decía “Soy la directora” y complementaba con otro argumento diciendo que en ese lugar hay un gerente de instalaciones fijas, encargado de la supervisión…

Otro aspecto es que en el área donde se incendió e hizo explosión un transformador había almacenados 30 tambos de aceite, que no pudo explicar su existencia, dejándolo todo “a lo que diga el peritaje” que está enb marcha por tres instancias diferentes.

Lo cierto es que desde días antes de este percance ya se habían advertido fallas y el colmo es que para unas reparaciones urgentes hacía falta la compra de materiales de reposición por 24 mil pesos, de las que la directora hizo caso omiso.

ANUNCIAN MÁS SINIESTROS

El incendio de este sábado en instalaciones del Puesto Central de Control del Metro que dejo fuera de operación las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6, mostró la tragedia que se avecina en todo el Sistema en perjuicio no solo de la calidad del servicio, si no en el riesgo de pérdidas humanas ante otros siniestros, por la vulnerabilidad, deterioro y obsolescencia con que opera todo el sistema.

En este caso el daño no es menor, ya que de acuerdo con datos del Sistema de Transporte Colectivo STC las líneas 1 2 y 3 las cuales se alimentan de la Subestación de Alta Tensión (Seat) Buen Tono, realizan 44.4% de los traslados totales de la red del Metro que corresponde a poco más de 2 millones de recorridos diarios en promedio, aunque el Secretario de Movilidad dio un dato diferente al señalar que los afectados fueron del orden de 1.3 millones de usuarios.

FLORENCIA Y SHEINBAUM, RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Un diagnóstico oficial que habla de la necesidad de realizar inversiones urgentes refiere del peligro latente, del cual no se exime de responsabilidad compartida a su directora, Florencia Serranía, autoridades hacendarias y a la propia Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Este hecho se ubica como el primero de gran calado que están previstos por la propia autoridad.

De acuerdo con un informe del Gobierno de la Ciudad de México y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes SCT elaborado en agosto pasado, advirtieron que algunas instalaciones eléctricas del Sistema de Transporte Colectivo STC Metro han sobrepasado su vida útil, dejando fuera del paquete presupuestal el Proyecto Integral de Modernización de Subestaciones de Buen Tono y Subestaciones Rectificadoras de la Línea 1 que requería 6 mil 36 millones de pesos.

Con 50 años de operación las condiciones actuales de la infraestructura se encuentran expuestas a altos riesgos que pueden ocasionar incendios.

Menciona que el Sistema de Transporte Colectivo STC Metro va a continuar enfrentando este año el riesgo de

posibles incendios sobre todo en la Línea 1 que corre de Pantitlán a Observatorio debido a las malas condiciones de sus instalaciones eléctricas.

Dicho proyecto pasó a engrosar la lista de 238 programas y proyectos de inversión registrados sin asignación de recursos en 2021 a pesar de que fue incluido en la Cartera de Proyectos de Inversión con la clave 20093110003.

En el proyecto se alertó que sin recursos para modernizar las instalaciones hay altos riesgos de fallas en los transformadores de potencia térmicas, en el sistema de refrigeración, en moto bomba de aceite, las subestaciones rectificadoras y a lo largo del cableado que incluso pueden ocasionar incendio en las instalaciones.

También resaltó que las instalaciones actuales operan sin garantía de seguridad y calidad con estricto apego a las normas nacionales e internacionales.

El documento evidencia la vulnerabilidad de todo el sistema por el deterioro y obsolescencia de las instalaciones eléctricas.

Es contundente el estudio donde establece que la situación de deterioro y obsolescencia de las instalaciones eléctricas pone en riesgo a los usuarios que utilizan estas líneas de transporte y además la calidad del servicio también se ve deteriorada por las interrupciones.

En uno de los puntos establece como solución la instalación de una red específica en 15 kilovatios KV diseñada de tal forma que cualquier falla de un sólo elemento no afecte de ninguna manera la operación de los trenes y la alimentación de alumbrado y auxiliares que cumpla con disponibilidad y confiabilidad en la oferta de energía eléctrica los 365 días del año.

En la actualidad, merced a su antigüedad, las instalaciones como cableado y transformadores de la Subestación Buen Tono ubicada en el complejo Delicias del Sistema de Transporte Colectivo ya sufrían sobrecalentamientos al recibir diariamente la acometida de 85 mil voltios que enviaba la Comisión Federal de Electricidad (CFE), aseguraron trabajadores del Metro.

Los transformadores, con más de 50 años en operación, tenían la función de bajar el voltaje de 85 mil a 15 mil voltios para que después la energía se distribuyera hacia las líneas 1, 2 y 3.

CORTO CIRCUITO LA PROBABLE CAUSA

Presuntamente un corto circuito en uno de los transformadores ubicado en el sótano pudo haber provocado el fuego que se propagó rápidamente en el Puesto Central de Control 1 y a todo el edificio.

De acuerdo con la rutina establecida, a más tardar a las 5 y media las seis líneas que hay en ese PCC se van energizando, bajando las correspondientes cuchillas para la transmisión de energía, pero en esta ocasión, casualmente a esa hora las empezaron a sonar las alarmas de incendio en el otro PCC.

El hecho salía de lo programado porque de acuerdo a las versiones de una de las operarias, “Nosotros tenemos nuestro propio alumbrado, nuestros transformadores, se puede ir la luz en cualquier lado de la colonia, pero nosotros tenemos nuestros transformadores y no se va la luz y ayer en la noche cuando hicimos el corte de corriente, yo creo que eran como la una y media hubo una baja de energía, nos quedamos sin luz en el PCC2. Otro empleado refirió que dos veces nos quedamos sin luz como cinco minutos, lo que en su versión comentó. ¡Orale esto nunca había pasado, nunca nos habíamos quedado sin luz, sólo los tableros estaban encendidos”.

Desde antes, de acuerdo con los testimonios de quienes vivieron en carne propia la experiencia del incendio, el 25 de noviembre dejaron de funcionar dos tableros ópticos del PPC2 y aunque lo reportaron con sus superiores, no se hizo nada debido a que les indicaron que no había recursos para comprar los focos con un costo de 20 mil 418 pesos.

Myriam Urzúa, titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, informó que el incendio se originó en uno de los cuatro transformadores ubicados en la planta baja del edificio.

DESDE HACE 25 AÑOS YA HABÍA CUMPLIDO SU VIDA ÚTIL

Los trabajadores aseveran que la Subestación Buen Tono ya había cumplido su vida útil hace unos 25 años, incluso, entre la base trabajadora ya se consideraban instalaciones dignas de estar en un museo.

“Algún sobrecalentamiento del cableado o la misma longevidad de los equipos pues es lo que provocó este tipo de situación”, dijo un trabajador.

CUANTAS BOMBAS DE TIEMPO HAY EN EL METRO?

Delicias 67 es el cerebro del Metro. Ahí se ubica el Puesto Central de Control I (PCC), desde donde se gestiona el tráfico de los trenes, y la Subestación Eléctrica de Alta Tensión de Buen Tono (SEAT), que proporciona energía a las líneas 1, 2 y 3 del Sistema de Transporte Colectivo (STC), las más concurridas de todo el Sistema de Transporte Colectivo (STC), pero ya se había convertido en una auténtica bomba de tiempo.

A pesar de la urgencia, apenas el 30 de noviembre del año pasado se dio a conocer que este proyecto, incluido el mantenimiento a la SEAT Buen Tono, fue adjudicado al consorcio Cinotec, conformado por la empresa china CRRC, la española Coalvi y la francesa Thales, con una inversión de más de 37 mil millones de pesos a pagarse en 19 años. Las obras iniciarían en 2021 y 2022.


Comparte
  •  
  • 17
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    18
    Shares

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *