¡Bendito Biden! En México muchas cosas van a cambiar

noviembre 8, 2020 By enriquesm

¡Bendito Biden! En México muchas cosas van a cambiar

Comparte
  •  
  • 4
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

Enrique Sánchez Márquez/Huellas

El mundo comienza a reconocer el triunfo de Joe Biden como el próximo presidente de los Estados Unidos, mientras en Washington y otras ciudades, celebran con gritos de alegría, bocinazos y petardos la victoria del candidato demócrata, sepultando la figura de Donald Trump

La conseja popular diría que conociendo al malo, todo el que venga será bueno y en caso extremo, menos malo, que es como se pretende ver la llegada de Joe Biden a la Presidencia de los Estados Unidos.

A la luz de diversos parámetros como el tema de la economía, seguridad, migración, energía e inversión, hay en México un ánimo renovado de que las cosas cambien en la relación con el vecino país.

Analistas, especialistas y estudiosos del fenómeno bilateral consideran que la administración Biden podría ser mejor para la economía mexicana para los próximos años.

Sin duda uno de los puntos más notables de la agenda del próximo presidente estadounidenses, radica en su propuesta de estimular la energía verde, que obligaría al presidente Andrés Manuel López Obrador a cambiar su política energética.

Sin olvidar que tanto Donald Trump, como el recién electo pertenecen a la misma óptica de colonialismo, sojuzgamiento e intervencionismo, -del que México no puede escapar-, entre uno y otro existen palpables diferencias de las que se esperan frutos positivos para los mexicanos y los connacionales que residen en el vecino país.

Todo es bueno, diría el sabio consejo, luego de la retórica agresiva que mantuvo el presidente antiMéxico desde que asumió su mandato hace cuatro años.

Las embestidas agresivas que fueron frecuentes, el derrumbe de acuerdos, pactos y tratados que recientemente culminaron con la detención del general Cienfuegos, y las amenazas constantes, parecen tener vientos de cambio en la conflictiva relación bilateral.

Esa agresividad perdura aunque amainó paulatinamente en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, a cambio de la aceptación de sus políticas en áreas estratégicas de la vida nacional.

Con Biden, se espera a partir del 20 de enero, una especie de retorno a una normalidad diplomática y un mejor campo para las inversiones estadounidenses en nuestro país, sin
que esto signifique la superación de tensiones, presiones e imposiciones como las que acostumbra aplicar el imperio.

Se habla con marcado entusiasmo del paquete de estímulos de hasta 3.4 billones de dólares para combatir la pandemia de COVID-19 y aumentar el gasto en general.

Este cambio representaría para México un tanque de oxígeno, tomando en cuenta que la recuperación de México depende en gran medida de la demanda estadounidense, que ayudará a México en términos de manufactura y en términos de remesas.

Todavía se recuerda con agrio sabor de boca la decisión de Ford Motor en enero de 2017 de cancelar una planta de 1.6 mil millones de dólares en San Luis Potosí, por las amenazas
El plan de Biden de aumentar los impuestos en su país significaría en el futuro darle a México un “impulso adicional” para incrementar la inversión en el país.

Las ventajas de una visión globalista de Trump, a un multilateralismo, es contrastante y por otro lado, probablemente presionará a México para que mejore sus bajos estándares laborales.

Aspectos como la industria, la manufactura, el comercio en general, tomando en cuenta que México es el tercer socio comercial para el vecino del norte, después de China y Canadá y que Estados

Unidos representa la fuente más grande de inversión extranjera directa, la llegada de Biden ha sido vista como una bendición.

En suma lo que Trump hacia, todo bajo la bandera nacionalista del “Make America Great Again”, “América Primero”, irá quedando en el pasado para un regreso a la normalidad que no significa la ausencia de otras tensiones.

Uno de los puntos con mayor expectativa es el tema de la energía en la que Joe Biden podría presionar al gobierno mexicano a quitar el freno para avanzar en el uso de tecnologías de energía limpia y renovable.

Es sabido que Trump estaba enfrascado en continuar la política de apoyo a los combustibles fósiles y de producción de petróleo, en total coincidencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de darle prioridad a los combustibles fósiles.

Con Biden hay una clara política de frenar el despacho de las energías renovables.
En el escenario alterno, Biden presionaría a México para generar una industria de energía renovable, acorde con su decisión de regresar a Estados Unidos al Acuerdo de París.

“Biden va a favorecer a las energías limpias y ese tipo de influencia puede ayudar a que el gobierno mexicano recapacite y este es el escenario más favorable para México”.

Uno de los puntos capitales en que mostraron total divergencia los dos candidatos a la presidencia de los Estados Unidos que el tema de la migración

El muro en la frontera con México fue uno de los símbolos de la política migratoria de Trump que luego se transformó en una acción de terror con la detención de decenas de miles de migrantes, que en su punto más alto llegaron a registrar hasta 4 mil arribos diarios.

En este terreno el gobierno mexicano fue duramente criticado por las acciones de contención en la frontera con Guatemala, al ser vistas como una extensión de los deseos de Trump.

Hoy Biden ha prometido revertir esas políticas migratorias y facilitar el flujo de peticiones de asilo, promover un camino más sencillo hacia el estatus legal para al menos 11 millones de migrantes que viven en las sombras en EU y detener la construcción del muro.

Otra medida que Biden busca es restaurar es la protección a los llamados ‘dreamers’, jóvenes que llegaron en la infancia a territorio estadounidense y no cuentan con la ciudadanía, y las visas para trabajadores especializados en sectores como el de la tecnología.

De este lado, al gobierno de AMLO le corresponde realizar una ardua tarea de acercamiento y tender nuevos puentes con Biden y su gente que ahora no existen, ante el desdén a uno y las preferencias marcadas que siempre tuvo con el mandatario saliente.


Comparte
  •  
  • 4
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *