«El Jeque» mexicano con un pie en la libertad

julio 17, 2020 By enriquesm

«El Jeque» mexicano con un pie en la libertad

Comparte
  •  
  • 10
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares

Las revelaciones de Emilio Lozoya van a sacudir las elecciones del 2021

  • El imputado acordó con la Fiscalía General de la República de México (FGR) aportar información sobre el caso Odebrecht a cambio de beneficios sobre su posible sentencia y de su familia.

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ/Huellas

Como un libro abierto donde ha sido posible enterarse de lo que va a decir cuando comparezca, Emilio Lozoya ex director de PEMEX llegó a México con un pie en la libertad y el otro en juzgados donde sus declaraciones habrán de sacudir la prematura campaña electoral de 2021 al involucrar a integrantes del grupo sagrado del PRI, encabezado por el ex presidente Enrique Peña Nieto, pero también del PAN, PRD y demás partidos.

De acuerdo con los pormenores del caso que han estado brotando en los últimos días, se fortalece la percepción de crear un entramado político con proyección a la contienda electoral de 2021, donde hay un interés manifiesto del presidente López Obrador de mantener la mayoría en la Cámara de Diputados.

Se busca con estas negociaciones, desmantelar o pulverizar la fuerza que el PAN tiene en varias regiones del país, donde hay gobernadores blanquiazules y que en su momento figuraron presuntamente, como agentes de corrupción.

De las filtraciones que promovieron autoridades judiciales y desde Palacio Nacional, se sabe que Lozoya viene con el compromiso de aportar información sobre Odebrecht y la compra de Nitrogenados, como parte del acuerdo con la Fiscalía General de la República.

En la parte medular de un legajo de declaraciones por escrito que hizo con antelación, figura el ex presidente Enrique Peña Nieto quien junto con el ex secretario de Hacienda y Relaciones Exteriores, Luis Videgaray aparecen como los abanderados de la corrupción en el sexenio pasado.

En este primer paquete de imputaciones figuran, José Antonio Meade, quien fuera candidato perdedor en los comicios pasados donde Andrés Manuel López Obrador, de Morena arrasó en la contienda presidencial, además de José Antonio González Anaya. Junto a ellos aparece muy cercano a los oscuros tejidos que se fraguaron por esos años, el también ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, actual senador expulsado de Acción Nacional y uno de los más cercanos al ex presidente Felipe Calderón.

Miguel Ángel Osorio Chong, quien fue poderoso secretario de Gobernación es otro que quedará expuesto a la verificación de presuntos delitos.

El caso de Emilio Lozoya y su ancla indivisible, Odebrecht extiende sus pulpos de posible corrupción a personajes como Pedro Joaquín Coldwell, entonces secretario de Energía y Enrique Ochoa Reza, otros dos importantes personajes del añejo priísmo.

En esta oleada de corrupción figuran además David Penchyna Grub quien tuvo una destacada participación en la administración pasada y Omar Fayad, actual gobernador de Hidalgo, quienes de acuerdo a la versión preliminar de Lozoya, fueron los encargados de acordar “moches” con legisladores de otros partidos a cambio de que aprobara la llamada Reforma Energética, vía “fast track” y otras iniciativas impulsadas por quien acababa de llegar a la Presidencia de la República, Enrique Peña.

De acuerdo con los abundantes trascendidos “de fuentes cercanas al caso”, Lozoya trae en su equipaje de viaje 16 horas de grabaciones en las que aparecen senadores, diputados y otros personajes de la oposición que resultaron beneficiados por generosas entregas de dinero.

SINDICATO PETROLERO CÓMPLICE CON IMPUNIDAD

Con su llegada el imputado va a develar los secretos que se fraguaron en oficinas de gobierno y del PRI, pero también del PAN, cuyos miembros distinguidos cobijaron y toleraron la corrupción que ahora se busca meter como ingredientes políticos para desbaratar su fuerza ante los comicios del 2021.

En esta pléyade que se presume incorruptible aparecen como principales negociadores de la oposición en el Senado los panistas Salvador Vega Casillas, Jorge Luis Lavalle, Raúl Gracia Guzmán, Francisco Domínguez y Francisco García Cabeza de Vaca actuales Gobernadores de Querétaro y Tamaulipas.

Otro senador en ese periodo que ahora funge como gobernador de Puebla es Miguel Barbosa que durante años hizo fama como uno de los guías principales del perredismo nacional.

Entre los renombrados panistas quienes encabezaron las negociaciones en la Cámara de Diputados fueron Ricardo Anaya y Luis Alberto Villarreal, este último señalado en distintas ocasiones por ser el promotor de cobro de “moches” a estados y municipios a cambio de ayudarlos a rescatar recursos de la federación.

Del PVEM hay dos de sus más sobresalientes representantes, Arturo Escobar y Pablo Escudero, cuyo involucramiento está por comprobarse a partir de las indagatorias que emanen de la presentación de Lozoya, quien está acusado de cuatro cargos, tres relacionados con el caso Odebrecht: lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho y uno más por lavado de dinero en el caso de Agro Nitrogenados.

Emilio Lozoya se encuentra en territorio mexicano, acogiéndose a la figura de “Criterios de Oportunidad” que le permite tener una posición de mejor trato y mayor disposición para ser atendido, lejos del criminal prófugo o delincuente peligroso,

Entre las ventajas a su favor deriva el hecho poco probable que la carpeta de investigación se amplíe con otros delitos o irregularidades en que incurrió durante su gestión, entre ellos el robo de hidrocarburos en altamar y la compra irregular de astilleros españoles a precios elevados, pero en condiciones de chatarra.

Otro hecho que podría ser objeto de sanción, entre muchos otros que quedarán en el anecdotario, es el referente al uso que le dio al helicóptero Eurocopter EC145 que estaba en la flota de Pemex y según auditorías lo utilizó para 727 viajes personales.

En las dos operaciones principales por las que le fincan cargos, como en muchas otras más, siempre estuvo presente una representación del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, STPRM que controlaba de manera férrea, el entonces dirigente, Carlos Romero Deschamps.

Así ocurrió en lo relacionado con la compra y operación de Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México, una planta de fertilizantes en Coatzacoalcos, Veracruz con 14 años en desuso y calificada en una auditoría como en estado de desecho pero que Pemex la pago como nueva, de acuerdo a las especificaciones que más adelante se describen.

Consta en actas que durante aquella sesión extraordinaria donde se dio luz verde al proyecto, además de Lozoya Austin, fue avalado por Pedro Joaquín Coldwell, entonces secretario de Energía; Enrique Ochoa Reza, subsecretario de Planeación y Transición Energética; Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y José Rogelio Garza Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía.

De igual forma actuaron los consejeros del sindicato de Pemex, Fernando Navarrete Pérez, Fernando Pacheco Martínez, Jorge Wade González, Sergio Lorenzo Quiroz Cruz y José Pilar Córdova Hernández. De los consejeros profesionales que estamparon su firma se encontraban, José Fortunato Álvarez; Enríquez Héctor Moreira Rodríguez, Jorge Borja Navarrete y Fluvio César Ruiz Alarcón.

Según la Auditoría Superior de la Federación ASF, el Consejo de Administración de Pemex tuvo responsabilidad en la transacción porque tuvo conocimiento, en el período de compra, de las deficientes condiciones operativas y financieras de dichas empresas.

De las averiguaciones subsiguientes resalta que las inversiones fallidas en el sector de fertilizantes con la compra de dos plantas chatarras Fertinal y Agro Nitrogenados, dejaron pérdidas para Pemex, superiores a los 21 mil millones de pesos.

A FLOTE TODA LA CORRUPCIÓN

Lo fundamental para la actual administración es sacar a flote la corrupción que imperó en la administración pasada con intervención relevante del PRI y PAN.

Sobre este punto el presidente López Obrador adelantó en una de sus conferencias mañaneras que el imputado, Emilio Lozoya llegó a un acuerdo con la FGR para obtener beneficios en su posible sentencia

El presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, acordó con la Fiscalía General de la República de México (FGR) aportar información sobre el caso Odebrecht a cambio de beneficios sobre su posible sentencia.

El señor Lozoya está dispuesto a dar a conocer todo lo que sucedió con relación a los sobornos de Odebrecht, todo el dinero que se repartió. Eso no lo dijo el Fiscal, eso lo digo yo, todos los involucrados (…) según entiendo, está aceptando la extradición por un acuerdo con la Fiscalía para lograr algunos beneficios en cuanto a su posible consignación y condena aportando información”.

En estas condiciones, el deportado no tendrá beneficios inmediatos y será llevado al Reclusorio Norte, afirman unos y otros mencionan el Hospital Militar; sin embargo, conforme avance su proceso y dependiendo las pruebas presentadas, podría alcanzar la libertad en algún momento, si colabora con la Fiscalía General de la República (FGR) y aporta información que relacione a otros funcionarios o ex servidores públicos de su mismo nivel o superiores y los lleva a juicio por el caso Odebrecht u otras investigaciones.

En el intercambio de información pactada, con los beneficios que le otorga el Código de Procedimientos Penales en vigor también habrá beneficios procesales para su madre, Gilda Margarita Austin y Solís; Gilda Susana Lozoya Austin, su hermana; así como Marielle Helene Eckes esposa del exfuncionario, quienes aparecen como coimputadas de los delitos mencionados.

HISTORIA DE LUJOS Y DISPENDIO

De manera concreta a Emilio Lozoya Austin se le acusa de haber recibido más de 12 millones de dólares en sobornos y compra de maquinara “chatarra” al empresario Alonso Ancira, dejando ver una vida de lujos y dispendio que le permitieron comportarse como un verdadero “jeque” mexicano. Todo a costa de la alicaída Petróleos Mexicanos.

Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, símbolo de los excesos del gobierno anterior y considerado uno de los funcionarios más cercanos al ex presidente Enrique Peña Nieto, acusado de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa, llegó a México al aceptar su extradición.

Al ex funcionario, que juraba no vendría al país y confiado en mantenerse intocable se le acabó la resistencia y después de una búsqueda internacional por Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia y posterior detención en España y su encarcelamiento en Málaga que se prolongó casi 10 meses, aceptó colaborar con las autoridades mexicanas para esclarecer el famoso caso de corrupción de Odebrecht.

Acusado de recibir sobornos por más de 12 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht, permaneció más de cuatro meses en prisión provisional a partir de su detención el 22 de febrero pasado, ante el riesgo de fuga, y porque no contaba con arraigo laboral, ni domicilio en España.

Muy distante de la vida de jeque que se daba al frente de Petróleos Mexicanos, ya no soportó continuar en su

celda de tres por cuatro metros y con dos literas, en la prisión Provincial de Málaga a donde fue enviado, luego de comparecer ante el magistrado Ismael Moreno en España.

Al ser detenido, Lozoya viajaba en un taxi y portaba una licencia de conducir con su fotografía, pero a nombre de Jonathan Solís Fuentes.

VOY A COLABORAR: LOZOYA

Una vez que avanzaron las negociaciones de entrega, Emilio Lozoya presentó formalmente su solicitud de extradición y se mostró dispuesto a dar información, mucha relacionada con el ex presidente Peña Nieto sobre el caso Odebrecht.

En este nuevo lapso, y durante 2019, Petróleos Mexicanos también denunció ante esta Fiscalía, delitos por operaciones con recursos de procedencia ilícita, en el caso de la empresa Agro Nitrogenados”, confirmó el fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero.

El fiscal dio a conocer la información en un videomensaje y destacó que la actual Fiscalía tuvo que retomar el caso porque en dos años anteriores no se avanzó en nada, además que hubo una filtración sobre este asunto y Lozoya logró huir del país.

Destacó que en la actual administración al retomar las indagatorias por el caso Odebrecht se aseguraron inmuebles vinculados a lavado de dinero a Emilio Lozoya.

Para traerlo a México, se realizaron una serie de gestiones ante el gobierno del Reino de España que permitieron su translado en un plazo inmediato.

Con tal fin, esta Fiscalía ha realizado las diligencias necesarias para trasladar a este individuo, desde España hasta México, en una aeronave de bandera mexicana, con objeto de cumplir con todas las previsiones de seguridad y de salud en la internación a nuestro país”.

Lozoya Austin es el segundo detenido por el caso Odebrecht, ya que en julio de 2019 su madre Gilda Margarita fue detenida en Alemania cuando estaba de vacaciones con sus nietos para su traslado a México.

Desde noviembre se encuentra en arresto domiciliario mientras se le investiga por haber recibido en sus cuentas parte del dinero que se sospecha Lozoya cobró de manera irregular.

De igual a su hermana, Gilda Susana, también le fue impedido el acceso a sus cuentas bancarias.

LOZOYA, PROTOTIPO DE LA CORRUPCIÓN PRIÍSTA

Su detención y extradición del ex directivo de Pemex entre 2012 y 2016, representa un capítulo muy emblemático en la cruzada contra la corrupción que enarbola el presidente Andrés Manuel López Obrador.

MÉXICO, D.F., 13AGOSTO2014.- Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía y Emilio Lozoya Austin, director general de Petroleos Mexicanos (PEMEX), durante la «Presentación de la Rondas Cero y Uno de la Reforma Energética» realizado en el Museo Tecnológico de la CFE.
FOTO: ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO.COM

El arresto en Málaga de uno de aquellos rostros del llamado “Nuevo PRI”, caracterizado por sus actos de corrupción y escandalosa forma de vida, fue visto con beneplácito por amplios sectores de la población en México, quienes consideraban una burla su escape al extranjero.

Con su regreso al país en calidad de procesado, seguramente saldrán a la luz muchos de los misterios envueltos en supuestos sobornos por 9,1 millones de dólares que Lozoya recibió a cambio de favorecer a Odebrecht con contratos, algunos de ellos en la refinería de Tula, en el Estado de Hidalgo.

El otro caso muy llamativo por la forma en que se operó lo vincula a la compra desde Pemex de dos empresas en pésimas condiciones de la empresa Altos Hornos de México, de Alonso Ancira.

De acuerdo con los antecedentes que forman parte de la averiguación en su contra, Pemex compró en 2014, cuando Lozoya era su director, las empresas Agro Nitrogenados y Fertinal. La operación le costó a la petrolera, ya en problemas financieros, 442 millones de dólares por compañías que tenían 14 años sin operar sus instalaciones y con el 60% de su maquinaria en estado inservible, de acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación. La decisión se convirtió en un hoyo negro que generó a Pemex gastos y pérdidas por 1.400 millones de dólares en el intento de reactivar la industria de los fertilizantes en una planta considerada chatarra.

Un mes después de que Pemex cerrara el trato para hacerse con Agronitrogenados, Altos Hornos transfirió 3,7 millones de dólares a una cuenta en un paraíso fiscal que Odebrecht utilizaba para pagar sobornos. Ese dinero abandonó luego esa cuenta para ser transferido a una empresa supuestamente vinculada a Lozoya Austin.

Durante varios meses Lozoya manejó como escudo de protección a través de su abogado, que el exdirector de Pemex “no se mandaba solo”, en alusión indirecta que comunicaba a la imagen del ex presidente, Enrique Peña Nieto

A su hermana, Gilda Susana, también le fue impedido el acceso a sus cuentas bancarias. Su madre, Gilda Austin, de 71 años, fue detenida en Alemania en julio y trasladada a México. Desde noviembre se encuentra en arresto domiciliario mientras se le investiga por haber recibido en sus cuentas parte del dinero que se sospecha Lozoya cobró de “mordidas”.

La detención de Lozoya apunta a otra dirección. Lo dice quien fuera su abogado, Javier Coello, al afirmar que el exdirector de Pemex “no se mandaba solo”. Interrogado por los periodistas, el letrado se abstuvo de dar nombres: “lo dejo a la imaginación”. La imaginación de los mexicanos solo puede pensar en la cúpula del Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Ahora que ya está en territorio nacional, habrá que esperar ver en qué grado de penalidad se le trata al imputado y hasta donde se pretende aplicar una sanción ejemplar, aunque lo que se ve dista de esperar un manejo estricto y riguroso de la ley.


Comparte
  •  
  • 10
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *