Crónica de un magnicidio, 34 años después, resuelven el caso Olof Palme

junio 10, 2020 By David Galeano X.

Crónica de un magnicidio, 34 años después, resuelven el caso Olof Palme

Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

David Galeano/Huellas.mx

10 de junio 2020.- Eran alrededor de las 23 horas y 20 minutos del 28 de febrero de 1986, cuando dos disparos se escucharon en la esquina de Sveavägen y Tunnelgatan, de la capital sueca, acto seguido, el mundialmente famoso primer ministro de Suecia, Olof Palme, caía herido de muerte, y su mujer, Lisbet Palme, también resultaba herida; alrededor de 12 personas se encontraban cerca del lugar, pero una de ellas, el tirador, se iba corriendo por el callejón.

El caso, se volvió la más grande y enigmática investigación en la historia de Suecia, pasaron 34 años sin que pudiera resolverse, hasta que finalmente hoy, 34 años después, Krister Petersson, el fiscal sueco designado el caso, confirmó que se ha logrado llegar a la conclusión, cerrando definitivamente el emblemático crimen que conmocionó a Suecia y al mundo entero.

Olof Palme, fue uno de los más queridos y laureados políticos suecos, muchas veces controvertido, y por tanto también odiado por algunos sectores.

No solo fue un asiduo crítico del fascismo y el Apartheid sudafricano, lo que avivó múltiples teorías conspirativas, sino que también plantó cara a las grandes potencias de la época: la URSS y los Estados Unidos.

El asesino de Olof Palme

Desde el día siguiente del magnicidio, un hombre empezó a figurar en el caso: Stig Engström, un diseñador de la empresa de seguros Skandia, a quien se bautizó en medios como Skandia Man, o el Hombre de Skandia.

El sujeto, atrajó cierta atención, no solo por ser una de las personas que estaba en el lugar al momento del crimen, sino también por sus contradictorias declaraciones; no obstante que esta pista nunca fue abordada con seriedad de parte de los investigadores suecos de entonces, quienes se inclinaban más por las versiones de una conspiración internacional.

Fue hasta 2016, que un libro del arqueólogo Lars Larsson, y un par de años después, una investigación del periodista Thomas Pettersson, apuntaron al Hombre de Skandia, como el responsable del crimen.

Esta versión, es la que finalmente también concluyó el fiscal sueco designado para el caso, quien de esta forma también dio por concluido la más extensa investigación realizada jamás por el país escandinavo.

¿Cómo supieron que Stig Engström cometió el crimen?

Tras disparar, Engström corrió por un callejón cercano a la escena del crimen, hasta regresar a su lugar de trabajo, que se encontraba a unos pocos metros del lugar.

Stig Engström

Temblando, contó a los guardias de seguridad del atentado contra el primer ministro, para posteriormente regresar a su hogar esa misma noche.

En la escena del crimen, algunos testigos únicamente alcanzaron a ver un hombre que se iba corriendo por el callejón tras los disparos; varios de ellos identificaron varios elementos que coincidían con Engström, como su abrigo, la boina, su complexión, estatura y la bolsa que llevaba bajo el brazo.

Engström no fue interrogado sino hasta el día siguiente, él mismo reconoció que estaba preocupado por ser identificado como la persona que disparó, no obstante que se excusó afirmando que sí corrió por el callejón, pero detrás del asesino, quien, según su descripción, vestía un abrigo color azul.

También afirmó que Lisbeth Palme le dijo algunos detalles del asesino, y acto seguido se fue corriendo detrás de él.

No obstante, Lisbeth Palme jamás habló con él en realidad, y ningún testigo de la escena recuerda haberlo visto acercarse a dar primeros auxilios al ministro, cómo él lo afirmó.

A pesar de que en los relatos de las demás personas en la escena, había muchos elementos coincidentes, los testimonios de Engström no encaban con la descripción de los hechos; a pesar de esto, la policía sueca minimizó su importancia, y lo tomó como un mitómano que simplemente buscaba algún tipo de protagonismo en el caso.

Escena del crimen

De hecho, fueron muchos los errores de la investigación sueca desde los primeros minutos; ni siquiera acordonaron el área de forma apropiada, fue hasta dos días después que por casualidad una persona encontró las balas, y se desviaron con múltiples versiones que señalaban conspiraciones internacionales e intrincados planes, sin investigar nunca a fondo el papel del Hombre de Skandia.

También desvió la atención del caso el testimonio de Lisbeth, quien responsabilizó del crimen a Christer Pettersson, un bandido drogadicto, quien fue inicialmente acusado como el responsable y sentenciado a cadena perpetua a partir del testimonio de la primera dama.

No obstante que los investigadores creen que el atacante les disparó a corta distancia y por la espalda, por lo cual Lisbeth difícilmente pudo haber visto con claridad en medio de la noche, a la persona que realmente disparó; además de que existen versiones de que fue presionada para elegir a alguien, cuando la presentaron ante un grupo de personas sospechosas, donde estaba incluido Pettersson, y no estaba Engström.

Ante la falta de pruebas, al poco tiempo Pettersson fue liberado e indemnizado, y las investigaciones volvieron a estacancarse ante la falta de evidencia.

No obstante que, con la nueva investigación que finalmente encontró lo que parece ser la respuesta, se confirmaron otros detalles del hombre de Skandia, que fueron clave para verificar su responsabilidad.

Que había recibido entrenamiento militar, ya se sabía, no obstante que también encontraron que un amigo, tenía una extensa colección de armas, además de que el mismo Engström formaba parte de un club local de tiro.

El arma del crimen, nunca fue encontrada, ni identificada con claridad, aunque se calcula que correspondía a un calibre .357, posiblemente una Smith & Wesson, que fácilmente pudo esconder en la bolsa que llevaba bajo el brazo. Siendo también esta arma americana, una de las que más llamaba la atención de Engström, de acuerdo al testimonio de la hija de su amigo, entrevistada varios años después del crimen.

Además, se comprobó que Engström, no solo tenía firmes conviciones políticas, contrarias a la postura de Palme, sino que además, era un crítico asiduo de su persona, hacia quien parecía tener un particular resentimiento; e incluso en aquel entonces formaba parte de un círculo local anti-Palme, además de ser miembro de un partido moderado local, con principios más conservadores, y contrarios a las políticas del querido primer ministro.

También se descubrió que Engström, al día siguiente del crimen, llegó temprano al trabajo, solicitando a los guardias de seguridad, los datos exactos de sus horas de entrada y salida del día anterior, afirmando que esto se lo estaba solicitando la policía; a pesar de que en realidad aún todavía no era requerido para el caso.

Engström, quien se suicidó en el año 2000, un año después de divorciarse por segunda vez, también tenía problemas de alcoholismo, así como una personalidad inestable, que encaja con el perfil de un tirador solitario, resolvieron los investigadores.

Además, su ex pareja de aquel entonces, reconoció que en los meses y años posteriores al crimen que nunca confesó, Engström comenzó a beber de una forma todavía más incontrolable.

Los investigadores creen que Engström , quien estaba trabajando hasta tarde esa noche, y salió por algo de comer alrededor de las 9 PM, de acuerdo a los registros de su empresa, pudo haber visto a Palme ingresar al cine, por lo que solo habría tenido menos de dos horas para planificar el homicidio.

De esta forma, también se estarían tirando por la borda las versiones de la conspiración internacional, pues se trataría de un incidente fortuito, ya que la visita de Palme al cine de donde salió aquella noche minutos antes de morir, fue algo imprevisto.

También, con esto se estaría sellando un caso que marcó a una generación entera, y despertó múltiples hipótesis a lo largo de los años. El fiscal, señaló que está consciente que las teorías continuarán circulando, pero expresó su esperanza en que los resultados de esta investigación, finalmente puedan convencer a la opinión pública de su país, para terminar de cerrar el caso más enigmático de su historia.


Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *