Especial Huellas: López-Gatell les dio una severa paseada a senadores

mayo 28, 2020 By enriquesm

Especial Huellas: López-Gatell les dio una severa paseada a senadores

Comparte
  •  
  • 3
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Imposible saber cuantos muertos hay

  • Con abrumadoras cifras y argumentos, los dejó inconformes pero callados
  • Con una introducción inicial equivalente a 67 páginas –de transcripción- expuso planteamientos para mostrar que las tareas contra el Covid-19 han sido “todo un éxito”

POR ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ

Como un“alcaponcito” agigantado, al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, le fue muy bien en su comparecencia con los senadores, porque como cuenta un chiste popular, “no le sacaron nada”.

Fue abrumadora su participación con diapositivas, datos, fechas y argumentaciones a través de una introducción inicial equivalente a 67 páginas –de transcripción-, en las que expuso planteamientos para mostrar que las tareas contra el Covid-19 han sido “todo un éxito”.

Todavía al final de su larga primera exposición, el subsecretario pidió una moción de orden.

-Quisiera respetuosamente consultar al senador Ricardo Monreal, sé que la exposición ha sido larga, están abrumados, si le parece pertinente, me detengo ahí y el material adicional, anexo, por si hubiera preguntas adicionales.

Al término de su comparecencia, no hubo aplausos, pero si una victoria soterrada. Dicho de otra manera se les fue vivo. El subsecretario López Gatell impuso su modelo de presentación y por ahí cavó un largo túnel de argumentaciones, con una amplia explicación que ofreció, apoyado en numerosas diapositivas que mantuvieron callados a los legisladores por largo tiempo, pero además por los conocimientos limitados que mostraron los senadores que lo inquirieron durante cinco horas y cuarenta minutos.

IMPOSIBLE SABER CUÁNTOS MUERTOS HAY

Durante la comparecencia virtual que tuvo ante la Mesa Directiva del Senado de la República en la que participaron todos los integrantes de la Junta de Coordinación Política, (Jucopo), y representantes de numerosas comisiones, López Gatell, todavía encontró espacio para justificar un hecho irrebatible que permanente se ha negado.

Como el mismo lo planteó.

¿Cuántos casos realmente existen en México?

-¿Cuántos casos existen en otros países? En Estados Unidos, en Canadá, en Francia, en España, Reino Unido, en Alemania, en Australia, etcétera, etcétera, China…, inquirió.

La respuesta fue fría, tajante: Nadie sabe cuántos casos reales hay en su país, y esto jamás debe interpretarse como un fenómeno de deliberada negligencia o incapacidad.

Y defendió a capa y espada su aseveración, sin que hubiera réplica. “Y hago la comparación, porque en la narrativa pública en México, se ha privilegiado la percepción por algunos segmentos de la sociedad, de que sólo México no tiene una identificación completa de casos. Falso, y esto es demostrable.
Precisó que la diferencia estriba en que el “Gobierno mexicano, quizá a diferencia de muchos otros, acaso la mayoría, declaradamente ha dicho que no tiene como propósito de la vigilancia epidemiológica el contar todos y cada uno de los casos, sino por el contrario, acudir a los mecanismos eficientes modernos y probados de la vigilancia focalizada, que es el conjunto metodológico al que pertenece la vigilancia centinela de enfermedades respiratorias”.

Esa es una realidad que no se puede soslayar.

Como lo citó también en conferencia de prensa, el funcionario explicó que ante los diferentes señalamientos sobre que México es uno de los países con la más alta mortalidad de Covid-19 a nivel internacional, son cifras sobrestimadas, pues “ningún país del mundo ha podido contar todos y cada uno de los contagios; además de que cada nación maneja una medición epidemiológica diferente, lo que no puede generar una comparación precisa”.

El visitante, los paseo, les dió la vuelta, les dijo lo que quizo e incluso hasta los responsabilizó de manera indirecta de ser corresponsables de lo que está ocurriendo en el país, al plantear que el PRI y PAN son corresponsables del panorama de desastre que observa el sistema médico nacional.

NI EU SABE EL NÚMERO EXACTO DE CONTAGIOS

En otro punto, en referencia a una pregunta concreta del senador Ricardo Monreal, planteó ¿Hay o no subregistro de casos?

La respuesta contundente y clara es: En todo el mundo existen subregistros de casos, explicó.

Enseguida puso como referencia a Estados Unidos, un ejemplo referencial, por ser el país con la mayor cantidad de casos en el mundo.

Estados Unidos de América tiene en este momento notificados más de un millón 500 mil personas enfermas de COVID; ha realizado cerca de siete millones o un poco más de pruebas diagnósticas, según nos reportan, y en algunos grupos sociales, tanto de ese país como en otras partes del mundo incluido México, podría caber la idea de que Estados Unidos hace masivamente pruebas, entonces tiene el reconocimiento total de sus casos. La respuesta es no, desde luego que no.

Si Estados Unidos tiene registrados un millón 500 mil casos, posiblemente tiene, le voy a plantear un número referencial, conste que no es un número constatado ni constatable, cinco millones de casos, 10 millones de casos, 30 millones de casos; tranquilamente tiene esto en una población de más de 360 millones de personas.

No es sorpresa alguna que los países, todos, absolutamente todos, tengan una subestimación o subregistro de casos.

CONTABILIZAR CASOS, ES UN DESPERDICIO DE TIEMPO…

En su escenario surgió otra interrogante que él se encargó de dilucidar.
¿Se necesita registrar a todos y cada uno de los casos? Ya dijimos, no, ni en esta enfermedad ni en ninguna otra, ante un fenómeno inconmensurable, que es un desperdicio de tiempo, esfuerzo, recursos y es un distractor de los esfuerzos de vigilancia, prevención y control enfocar las baterías hacia un intento, de antemano irrealizable, de contabilizar todos y cada uno de los casos.

Pero aún más, agregó al derivar que la atención a la cuenta de casos, históricamente en varios países, y conocemos perfectamente que en México lleva a la falsedad de pretender que sólo los casos confirmados existen.

MUERTOS HAY MÁS

Entonces, ¿en qué resulta esto? Que también la mortalidad se subestime; ¿Sólo en México? No, en todas las partes del mundo. Esto lo digo con total certidumbre, porque he tenido el privilegio de participar en otras epidemias, concretamente la pandemia de 2009, H1N1; y fui partícipe del esfuerzo que coordinó la Organización Mundial de la Salud, cerca de año y medio después de concluida la pandemia, para estimar la mortalidad oculta de influenza H1N1.

Para reforzar su postura, compartió a los legisladores el artículo científico se realizó a través de un consorcio que se llamó Glamor, Global Estimates of Mortality, relacionada con la influenza.

Asimismo, Hugo López-Gatell Ramírez, explicó que ante los diferentes señalamientos sobre que México es uno de los países con la más alta mortalidad de Covid-19 a nivel internacional, son cifras sobrestimadas, pues ningún país del mundo ha podido contar todos y cada uno de los contagios; además de que cada nación maneja una medición epidemiológica diferente, lo que no puede generar una comparación precisa.

Sin embargo, aclaró que, en la medición de letalidad -la cual calcula el numero de defunciones por cada 100,000 habitantes- México se coloca muy por debajo de otros países como Estados Unidos, Ecuador, Canadá y Brasil.

MUCHOS MÁS QUEDAN PENDIENTES DE REGISTRO

Encarrerado y sin encontrar objeciones, expuso en otro momento que las muertes registradas, se componen de dos conjuntos, muertes en quienes ya se ha podido hacer la confirmación por laboratorio y por lo tanto el diagnóstico de manera directa es COVID; y en personas que fallecieron y en quienes todavía está en proceso el diagnóstico. Habló de cuando menos 716, al corte de información.

Recordó para el caso que además hay otras personas que en su momento fallecieron, y no se les pudo tomar por las razones diversas que se conocen, una muestra útil para diagnóstico por laboratorio. Esas personas no quedan sin registro, quiero dejarlo muy en claro, no quedan sin registro, pero no será sino hasta después cuando se determine la cifra más cercana.

PRUEBAS NO SON TAN NECESARIAS

Uno de los puntos que se contemplaba que metería en complicaciones al funcionario de Salud, fue el relativo al número tan bajo que registran las pruebas de diagnóstico del virus, pero también salió airoso.

Antes de iniciar la sesión, el senador Monreal al darle la bienvenida, reveló que entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el último lugar en la aplicación de pruebas para detectar el Covid-19, al aplicar 0.4 pruebas por cada mil habitantes, cuando la media está en 22.

Debido a esto, el senador cuestionó al subsecretario si esto no representa un actuar subóptimo en la ruptura de las cadenas de transmisión.
En su explicación posterior le daría respuesta y manera concreta sostuvo que los casos de Covid 19 dependen de la condición clínica no de pruebas; éstas no son relevantes para tomar decisiones médicas ni clínicas, que permitan el manejo y vigilancia médica de los enfermos.

En su comparecencia, donde no encontró mucha resistencia de sus anfitriones, los senadores de todos los partidos, López Gatell, ilustró que “si la condición clínica es caso leve, es decir, infección respiratoria compatible con Covid 19, se le debe mandar a su casa por dos razones: esta persona no necesita una atención hospitalaria, es decir, aunque concurra al hospital la decisión no va a ser que se quede al no haber un recurso que vaya a modificar positivamente su curso clínico, pronóstico y tiempo de recuperación”. Y en el caso que la persona resultara tener infección por el virus SARS-CoV-2 lo estará propagando en el trayecto a la unidad médica, en la sala del hospital, al personal y, además, obstaculiza el acceso a la atención a otro cuya condición médica le fuera necesaria la hospitalización. La disposición de que una persona enferma por Covid-19 se quede en aislamiento domiciliario es de amplia utilidad y para la prevención población en México y otros países, siempre y cuando no tengan una alta probabilidad de complicarse como los que están en riesgo por padecimientos como hipertensión, enfermedades crónicas, mayor de 60 años o si se trata de una mujer embarazada.

PARTE DE LO QUE OCURRE, CULPA DE PRI Y PAN

En el reporte puntual de Carlos Cordero, reportero de la gencia Quadratín, el PRI y PAN son corresponsales de los desenlaces fatales por Covid 19 por la alta prevalencia de enfermedades crónicas derivadas de una mala alimentación que ambos partidos en sendos gobiernos impusieron al menos durante cuatro décadas.

Otras enfermedades crónicas como hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo, por citar algunas son producto de un sistema de salud nacional que muestra sus estragos por el descuido y olvido en que se mantuvo sumido por años.

Con un tono académico y siguiendo los lineamientos del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin variar ni un ápice de sus postulados, explicó que dentro de un contexto social y económico, el país ha sido asolado por un modelo económico que genera una importante polarización, donde la mayoría de las personas no tiene los insumos o ingresos para satisfacer sus necesidades, incluida una alimentación adecuada.

Esto, añadió, es producto de los modelos económicos que ambos partidos decidieron implantar a lo largo de las últimas décadas”, replicó tajante López-Gatell Ramírez, al dar respuesta a los cuestionamientos de las senadoras Nuvia Mayorga del PRI y la panista Alejandra Noemí Reynoso.

Y para remachar citó como evidencias claras que hasta el sexenio pasado, las corporaciones de la industria alimentaria eran visitantes frecuentes de la Secretaría de Salud (Ssa), así como de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud. “¿Cuál es la razón?, se preguntó.

-No eran visitas de cortesía, eran para coordinar los esfuerzos de modo que se pudiera interferir con políticas públicas para la salud que la propia Organización Mundial de la Salud y otras han propuesto a lo largo de muchos años, amparados en evidencias científicas rigurosas que han hecho instituciones”, reviró.

Este punto hasta lo aprovechó para destacar como primer paso la aprobación de la Ley de etiquetado en alimentos y bebidas, cuyos logotipos lucían colgados atrás de él y cuyas normas obligarán a las empresas a incluir información nutricional en el que adviertan del alto contenido de sodio, azúcares y grasas.

Y ya de repasón, les dijo a las senadoras: Que no se les olvide que durante todo el sexenio de 2012-2018 estuvo censurada la política pública del etiquetado claro para los alimentos o productos industrializados de muy bajo valor nutricional.

OBSOLESCENCIA, MAL AÑEJO EN SALUD

En su disertación, habló de las importantes carencias que sufre el sistema de salud nacional. Ustedes saben que las he declarado antes de que empezara la epidemia de COVID; también saben ustedes que están claramente documentadas por distintos organismos internacionales y nacionales, destacadamente la propia Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, y también organismos tales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, que en todo momento y de manera consistente habían identificado que en México ha existido por un periodo muy prolongado mayor a 35 años, subinversión en el desarrollo del Sistema Nacional de Salud.

Habló de la persistencia de un retraso en el desarrollo de profesionales de la salud, sobre todo profesionales especializados; también un bajo desarrollo o lento desarrollo de la infraestructura física, o la renovación del equipamiento.
Y también un reto fundamental que ha persistido por décadas en México, que es la fragmentación, sobre fragmentación de la rectoría del Sistema Nacional de Salud, entre otras múltiples características de amplio conocimiento público, añadió.

Destacó que ese es el contexto al que se enfrentó el Gobierno mexicano en la administración actual, frente a esta pandemia, y obviamente no es lo mismo, tener que enfrentar una epidemia donde existen amplias y consistentes capacidades del Sistema Nacional de Salud, como podría ser el caso de algunos otros países; que enfrentarlo con un déficit muy importante de los aspectos que he señalado y otros adicionales, cuando se requiere actuar rápido, de manera efectiva, con las capacidades existentes.

Y, la segunda razón para destacarlo, dijo, es porque las decisiones que en su momento tomamos y las acciones que en su momento ejecutamos, precisamente derivan de estas insuficiencias y la necesidad de solventarlas en un periodo sumamente corto, antes de que llegara el primer caso y después, progresivamente a lo largo del manejo de la epidemia.
De ahí derivó a una conclusión triunfalista, que ya no abandonó a lo largo de su presentación ante senadores.

Así llegó al punto en el que “entonces, declaro que tuvimos éxito en esta primera misión de preparación, pero también reconozco que tuvimos la fortuna de que lo logramos hacer antes de que llegara el primer caso, y no que el primer caso se nos anticipara en las fechas previstas o respecto a las fechas previstas”. Por ahí se fue.

 

Aclara López-Gatell: No son tantas muertes en un día

Van 78,023 contagios y 8,597 fallecidos

A 66 días de iniciada la Jornada Nacional de Sana Distancia, al menos 78,023 personas se han contagiado de coronavirus en México, de las cuales 15,592 se mantienen activos y 33,566 como casos sospechosos.

Hasta ayer miércoles 8,597 personas habían fallecido a causa de Covid-19, lo que significó el registró de 463 nuevas muertes en comparación a un día anterior.

Acerca de las cifras de letalidad de Covid-19 en México, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aclaró que el día más mortal del coronavirus en el país se registró el pasado 15 de mayo y no el 26 como se difundió de manera oficial.

Expuso que esas cifras de 501 muertos, son casos acumulados que se dan a conocer tras la confirmación del diagnóstico de coronavirus, por lo que la ocurrencia de la muerte se pudo presentar en días previos.

Señaló qué hasta el momento, el día más mortal del coronavirus en México se registró el pasado 15 de mayo, cuando 261 personas perdieron la vida por dicha enfermedad; seguido del 14 del mismo mes con 258 defunciones; el 18 de mayo con 252; el 17 de mayo con 246 y finalmente el 19 de mayo con 245 personas fallecidas por Covid-19.

 


Comparte
  •  
  • 3
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *