México, el país con mayor tasa de letalidad por Covid-19 en América; ¿qué pasa?

abril 24, 2020 By Raúl Flores Durán

México, el país con mayor tasa de letalidad por Covid-19 en América; ¿qué pasa?

Comparte
  •  
  • 8
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Shares

24 de abril 2020 (Huellas.mx).- Desde que se registró la primer defunción con Covid-19 en México, el pasado 21 de marzo, la tasa de letalidad en México ha estado creciendo de forma incontenible, al grado que actualmente se ubica como el país con mayor índice de mortalidad por coronavirus en todo el continente.

Es decir que en México, como en ningún otro país de América, fallece una mayor proporción de personas infectadas con Covid-19.

Mientras que a nivel mundial, la media de letalidad es de alrededor del 6%; en México, la tasa se sigue acercando al 10%; y crece de forma incontrolable a medida que avanza la pandemia. Es decir, que hoy en día casi 1 de cada 10 casos de Covid-19 en nuestro país, termina en defunción.

De acuerdo al seguimiento de datos realizado por la Organización Mundial de la Salud y el CDC de la Unión Europea, y que se expone a través de la plataforma ourworldindata.org, México alcanzó el día 23 de abril, un índice de letalidad del 9.20%.

Con esto, volvió a encabezar la lista de países con mayor mortalidad del continente. Posición que desde hace varios días se ha estado intercambiando con Honduras, uno de los países con los más deficientes sistemas de salud del continente.

El Top 5 lo conforman México, Honduras, Trinidad y Tobago, Brasil y Bolivia; aunque estos tres se encuentran aún con cierta distancia, y menos del 7% de letalidad. México, actualmente se encuentra incluso peor que Ecuador, país que hace unas semanas encabezaba esta lista, pero que ha venido reduciendo su tasa en días recientes.

Cabe señalar que el 9.20% de letalidad registrado en México el día de ayer, 23 de abril, es la cifra más alta que se había alcanzado desde el inicio de la pandemia.

¿Por qué México tiene la mayor letalidad de coronavirus del continente?

Seguramente son diferentes causas las que han propiciado que en nuestro páis se siga disparando la tasa de letalidad.

De entrada, el hecho de ser uno de los países con mayor índice de diabetes y obesidad, es un factor relevante, al ser algunas de las enfermedades adyacentes más vinculadas a las defunciones por CoV-SARS-2.

Las condiciones hospitaliarias, que de igual forma se han venido deteriorando de forma dramática en años recientes, producto de la corrupción y malos manejos, también ha dejado en débil situación la infraesctructura hospitalaria.

Cabe recordar, las múltiples manifestaciones que ha realizado el personal médico a lo largo del país en diferentes hospitales, quejándose de la falta de insumos y protección, lo cual ha venido a complicar aún más su labor.

No obstante que cabría también cuestionar el papel de los responsables de la salud en el país, pues aquí también pudiera haber motivos relevantes que han incentivado esta situación.

Muchos coinciden en que ha sido extraordinaria la labor de funcionarios como el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, realizando conferencias de prensa diariamente, preparando exposiciones, concediendo ‘n’ cantidad de entrevistas al día, para tratar de informar, y quizá también, de tranquilizar a la población. Pocos lo dudan.

¿Pero qué tanto esfuerzo se está destinando a las labores comunicativas, y qué tanto se está haciendo por avanzar en el conocimiento y las estrategias para el combate el coronavirus? Desde esta perspectiva, nos parece que muy poco.

Y es que mientras que en otros países, se están aplicando tratamientos que están demostrando un buen grado de efectividad, y que no solo están manteniendo en un nivel bajo la tasa de letalidad, sino también neutralizando las curvas de infección de la pandemia, en México seguimos aplicando estrategias de hace más de una década; al menos en las instituciones de salud pública.

De acuerdo a la información vigente destinada al personal de salud, como el «Flujograma de atención médica para COVID-19 en el primer nivel de atención», para los casos de manejo ambulatorio, se receta solamente «Paracetamol»; es decir, un fármaco que solo sirve para calmar un poco las molestias que causan los síntomas.

Esto, a pesar de que ha habido casos de fallecimientos, donde familiares han expresado inconformidad, pues el paciente falleció, sin recibir más asistencia que una dosis de 500 mg de Paracetamol cada 6 horas para aplicar en su propio domicilio.

De igual forma, en el «Lineamiento para la atención de pacientes por COVID-19», en la misma plataforma oficial de la Secretaría de Salud para afrontar el coronavirus, y la cual, permanece sin cambios desde los inicios de la pandemia, para los casos confirmados de Covid-19, el tratamiento clínico inicial recomendado, es a base de Oseltamivir.

Este fármaco, también conocido como Tamiflu (TM), fue el principal medicamento utilizado en el combate al virus AH1N1 en 2009. Y de hecho, la cita bibliográfica incluida en el documento oficial de la Secretaría de Salud, ¡hace referencia a una investigación científica del 2018!

Desde luego que se tienen una serie de recomendaciones de ventilación, protección alveolar e intubación en los casos que requieren cuidados intensivos; no obstante que se hace hincapié en que aún no existe un tratamiento farmacológico que se pueda usar con seguridad para los casos de Covid-19.

«No hay y no se recomienda ningún tratamiento antiviral contra COVID-19. Se conducen actualmente ensayos clínicos con medicamentos (Remdesivir,
Lopinavir/ritonavir e interferón) que han mostrado actividad antiviral in vitro, pero por ahora no hay justificación para usarlos». Señala a la letra el mismo documento.

Esto, a pesar de que en hospitales privados, como el ABC, o el Hospital Ángeles, ya se están usando otros tramientos, como los aplicados en EEUU y parte de Europa, donde se usan métodos como la Hidroxicloroquina y Azitromicina, principalmente en casos no graves.

Es cierto que la postura oficial de la OMS al respecto, es la misma que la expresada por el gobierno mexicano, en el sentido de que aún no hay estudios definitivos al respecto; no obstante que también es cierto, que los cuestionamientos a esta organización mundial, se han venido agudizando en semanas recientes.

No solo por el caso del gobierno de los Estados Unidos, que anunció el rompimiento de relaciones con la OMS, sino que también diversos especialistas del sector, han cuestionado los intereses detrás de esta postura, considerando que se trata de una organización financiada en más de un 80% por intereses privados, particularmente por empresas farmacéuticas.

De hecho, son varios los países del mundo que ya han estado utilizando desde hace varias semanas, la estrategia de la hidroxicloroquina + un antibiótico; países como Islandia, con una tasa de letalidad del 0.56%, anunció incluso hace unos días, una importación masiva de este fármaco para seguir tratando a los pacientes de Covid-19.

Investigaciones representativas como las realizadas en Wuhan, China, también demostraron una notoria mejoría en los casos tratados con hidroxicloroquina, en comparación con otros métodos.

Esto también ha propiciado que se multipliquen las investigaciones al respecto; y aunque algunas de estas, como las enfocadas en los pacientes graves, no han demostrado una variación tan importante, son ya varios los estudios que sí revelan un considerable nivel de efectividad, en los casos que aún no se llega a los cuidados intensivos.

También se tiene el caso de Francia, donde están tratando de controlar los crecientes índices de letalidad, y donde el presidente Macron se reunió recientemente con el connotado epidemiólogo Raoult, después de que condujo una investigación, donde logró aplastar la tasa de letalidad, usando también la hidroxicloroquina.

Para ello, aplicó esta combinación de antiviral + antibiótico en más de 2,600 personas, de las cuales solo 10 fallecieron. Esto representó un índice de letalidad de solo el 0.05%; mientras que los métodos tradicionales en Francia están generando una tasa de letalidad superior al 17%.

Habría que realizar un análisis médico profundo, para valorar si las estrategias empleadas en México, realmente están a la vanguardia de los avances que se están alcanzando a nivel global.

Pues mientras que, incluso en nuestro mismo continente, hay países como Chile o Costa Rica, que mantienen índices de letalidad, inferiores al 2%; en nuestro país, las cifras siguen creciendo de forma exhorbitante, y lo peor es que, de acuerdo a las estimaciones de los expertos, apenas está por iniciar la fase crítica de la pandemia en México.

 

Raúl Flores Durán. Huellas.mx


Comparte
  •  
  • 8
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *