Renuncia de Evo Morales; triunfo del respeto al voto

noviembre 11, 2019 By enriquesm

Renuncia de Evo Morales; triunfo del respeto al voto

Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

En los días previos, las barricadas dieron cuenta de la fuerza de los jóvenes que hicieron guardia, permanecieron sin dormir y se mantuvieron atentos a las reacciones o represalias del gobierno

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ Y AGENCIAS INTERNACIONALES DE NOTICIAS

Bajo los gritos de ¡Nadie se rinde!, ¡nadie se cansa!, miles de jóvenes bolivianos, expresaron jubilosos la renuncia del Presidente Evo Morales y salieron a las calles a celebrar este acontecimiento que se propagó rápidamente por todos los rincones del país.

Tras la renuncia del presidente Evo Morales, las barricadas se convirtieron en auténticas batucadas, mientras sus protagonistas se envolvían en los colores de su bandera y otros la ondeaban en señal de que la democracia había salido victoriosa. Por la noche se confirmó la determinación de someterlo

En los días previos, las barricadas dieron cuenta de la fuerza de los jóvenes que hicieron guardia, permanecieron sin dormir y se mantuvieron atentos a las reacciones o represalias del gobierno

En Bolivia celebran el fin de “una larga noche tiránica de casi 14 años”. El ex presidente, será llevado a juicio a proceso judicial y se ordenó su detención. El líder opositor Luis Fernando Camacho difundió un mensaje en su red social de twitter donde señaló que la policia y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar que se escondió.

Los militares le quitaron el avión presidencial y van por el, transmitió el mensaje.

POLICÍAS GRITARON SOMOS PUEBLO Y BAJARON SUS ARMAS

En los días previos, las barricadas dieron cuenta de la fuerza de los jóvenes que hicieron guardia, permanecieron sin dormir y se mantuvieron atentos a las reacciones o represalias del gobierno, pero la calma vino a ellos cuando los cuerpos policíacos se declararon “somos pueblo”, replegándose en apoyo al movimiento que reclamaba respeto al voto, violado de manera flagrante por el ahora ex presidente.

Con la renuncia, del llamado “Principe de los Andes”, concluye una larga noche tiránica de casi 14 años, definió el ex Presidente de Bolivia, Jorge Fernando Quiroga Ramírez, al referir que Morales había intentado quedarse en la presidencia violando la Constitución y al no conseguirlo, la única manera en que el mandatario se iba quedar en el poder era robando el cargo.

Con su salida, dijo, finaliza el llamado proyecto “Socialismo 21” que puso en marcha Evo a través de un comportamiento autoritario, que criminalizaba a la oposición, amordazaba a la oposición, compraba a las instituciones y buscaba quedarse eternamente en el poder.

Primero, dijo, vino el intento de Evo de quedarse a través de un referéndum y al no serle favorable intento robarse la presidencia a través de un fraude descomunal . A pesar de que los reportes hablaban de un fraude gigantesco con llenado de boletas en 90 por ciento a su favor, el insistía en permanecer a como diera lugar, pero el informe de la OEA fue demoledor.

Esto generó una indignación masiva y una movilización ciudadana que no iba a aceptar que le robaran la presidencia, hasta que vino el anuncio de su renuncia, aún cuando México, Argentina y otro países habían mantenido un abierto apoyo al ex mandatario.

Todavía en las pasadas elecciones del 20 de octubre, Evo Morales hizo caer el sistema por 23 horas y luego milagrosamente se proclamó presidente, pero para ese momento la mecha de la inconformidad ya corría por toda la nación andina.

A nivel general había el propósito de reunir a Congreso, buscar su renuncia, postular un mandato interino y convocar a nuevas elecciones. Todo ello, exigiendo respeto al voto y absoluto respeto a la democracia.

En esta etapa, los jóvenes fueron determinantes desde las barricadas y su júbilo contagió a todo el país. Las mujeres jóvenes, también hicieron su parte tanto en las guardias nocturnas, como en la preparación de comida que distribuían entre los manifestantes y los policías que para ese momento ya se habían adherido a su movimiento.

Dos días antes en Cochabamba, decenas de policías y ciudadanos se amotinaron en diferentes departamentos de Bolivia, pidiendo la renuncia del presidente Evo Morales. El movimiento empezó en Cochabamba, tradicional bastión del presidente. Allí la Unidad Táctica de Operaciones se rebeló. Pidieron la renuncia del comandante departamental, Raúl Grandy, quien fue relevado del cargo por Jaime Edwin Zurita.

En un primer momento, el Comando General de la Policía Boliviana dijo que la situación en Cochabamba era un tema ”aislado” y desde el Ministerio de Defensa esperaban que el mando de la policía pudiera controlar la situación, pero los motines se extendieron en Cochabamba y Santa Cruz, Bolivia.


Comparte
  •  
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *