El PAN, humillado en sus bastiones, pretende consolarse con migajas

junio 3, 2019 By David Galeano X.

El PAN, humillado en sus bastiones, pretende consolarse con migajas

Comparte
  •  
  • 7
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

David Galeano. Huellas.mx

3 de junio 2019.- Este domingo se vivió una nueva jornada electoral en México, lo cual sirvió también de termómetro político, a un semestre del inicio del autodenominado proceso de Cuarta Transformación; y que entre sus más relevantes conclusiones exhibe una notoria derrota para el PAN, quien está viendo esfumarse dos de sus más importantes bastiones políticos: Puebla y Baja California.

Desde que Rafael Moreno Valle asumió el poder en Puebla a inicios de la década, el PAN, no solo había posicionado a 4 gobernadores de sus filas al mando, sino que el estado, se había convertido también en uno de los más sólidos referentes del panismo a nivel nacional.

No obstante, que de acuerdo a los resultados preliminares, encuestas de salida y conteo rápido del INE, su candidato, Enrique Cárdenas, estará perdiendo la elección de forma clara, ante el candidato de la alianza Morena-PVEM-PT, Miguel Barbosa Huerta, quien ganará la elección por casi 10 puntos porcentuales.

Ni siquiera en los municipios donde se celebró elección extraordinaria en la misma entidad, el PAN pudo cosechar algún éxito, ya que casi todas las alcaldías se estarán quedando en manos del PRI (4), mientras que Morena también estará incorporando una más a su colección.

Más trágico aún es el caso de Baja California, pues desde que Ernesto Ruffo ganara la elección y asumiera el poder en 1989, otros 5 panistas, mantuvieron la gubernatura bajo dominio del PAN, hasta que finalmente, Kiko Vega, se está llevando una memorable y aplastante derrota en esta jornada electoral.

Fueron 30 años de panismo, que están siendo totalmente aniquilados, en tan solo un día. En este trágico domingo para el panismo, no solo perdieron la gubernatura, sino que también, el 100% de las diputaciones y el 100% de los municipios, fueron ganados por candidatos de la coalición Morena-PVEM-PT-Transformemos, por lo que ahora tendrán carro completo, para permitir al virtual gobernador electo, Jaime Bonilla, manejar a su total voluntad las políticas y finanzas del estado fronterizo.

Dejar Baja California, no es cosa menor para el PAN, pues su primer gobernador, Ernesto Ruffo, fue además, el primer gobernador no priista en todo el país, después de 60 años de totalitarismo priista; y desde hace 3 décadas, venía siendo un refugio y bastión histórico del panismo nacional.

A pesar de sendas y aplastantes derrotas, Marko Cortés, el líder nacional del PAN -con ayuda de un grupúsculo de bots que posicionaron el hashtag #ElPanCrece en redes sociales-, pretendió minimizar las derrotas y tratar de concluir como un éxito la jornada, en función de los triunfos obtenidos en otros estados.

No obstante, que en ninguna otra de las entidades, había algo tan importante en juego, como lo es una gubernatura.

Además, si bien es cierto que en Tamaulipas estarán ganando la gran mayoría de distritos, en realidad no ameritaría un festejo tan grande, considerando que actualmente el PAN ya es mayoría en el congreso local, así que tampoco representará una gran diferencia.

Caso similar sucede en Aguascalientes, pues el líder del PAN pretende celebrar como un gran triunfo la jornada electoral en esta entidad, donde su partido estaría ganando 5 municipios, incluida la capital; sin embargo, aquí también la capital ya era gobernada por el PAN, y en comparación con la elección anterior (2016), solo estarán sumando un municipio más a su cuenta (gobernaban 4).

Es decir, el PAN pretende festejar aludiendo que «avanzar», significa que tendrán un minúsculo municipio más que gobernar, dentro de un estado ya de por sí bastante pequeño.

Controvertida también es la afirmación, de que en Durango hubo un gran «avance» para el panismo; pues su mayor triunfo es que estarían ganando la capital, pero de igual forma se trata de un municipio que ya gobernaban, por lo que tampoco parece un logro demasiado escandaloso que presumir. Y si bien es cierto, que fueron 9 los municipios que ganaron en las pasadas elecciones municipales, y que ahora serán alrededor de 19, en este caso, lo están haciendo en alianza con el PRD (al menos en 17 de esos 19 municipios), es decir, que tendrán que dividir el poder, y por tanto les resultará en la práctica, una cantidad similar a la que ya venían manejando.

Y por si fuera poco, en Quintana Roo, más que avance, también se podría hablar más bien de retroceso, pues el hecho de haber ganado (de acuerdo a datos preliminares del PREP) solamente 3 de los 15 distritos, significaría 3 diputados de mayoría relativa en el congreso local, y aunque todavía habrá que ver, cuantos obtienen por representación proporcional, muy posiblemente no serán más de los 6 en total que tienen actualmente; pues en esta ocasión, están en alianza con el PRD y con Encuentro Social, lo que significa que además tendrán que dividir su, cada vez menos cuantioso, poder.

 


Comparte
  •  
  • 7
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *