Cuevas, “El niño terrible” que murió de sana vejez

CUEVAS
ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

“El niño terrible” murió de sana vejez. El escultor, pintor y dibujante quien con su mirada fija e insinuante desnudaba a las mujeres. El polémico Gato macho, amante de las noches de cabaret en El Siglo XX, José Luis Cuevas, murió en una tarde lluviosa y bien dibujada de verano. Tenía 86 años.

Rebelde, polémico, provocador, profesional del escándalo y la bulla cultural, el artista plástico nacido en la ciudad de México el 23 de febrero de 1931, fue miembro distinguido de la llamada generación de la Ruptura con el muralismo mexicano.  Apasionado cinéfilo, protagonista de la vida cultural del México que vio nacer la Zona Rosa. De él se dice que fue uno de los artistas más vendidos y falsificados. Sin duda, tenía estilo.

El artista del neofigurativismo contó que a él se le atribuye haber bautizado a la Zona Rosa. “Alguna vez caminando en la colonia Juárez, entre Reforma, Insurgentes y avenida Chapultepec, hice el comentario de que ésta zona era rosa, a diferencia de la roja”, que a él le gustaba visitar y a quien por su mirada profunda y seductora sus amigos le llaman El Gato Macho.

Respecto a su obra, en entrevistas y pláticas solía decir que su mundo plástico se alimentaba de cosas terribles de la condición humana, como la miseria y la prostitución. Entre sus amigos le llamaban Enfant terrible (niño terrible) y, él estaba de acuerdo. En una entrevista con El Universal en 2016 ante la pregunta de dónde estaba aquel niño terrible, Cuevas respondió: “El niño está aquí, frente de usted, aunque ya no tan terrible”.

El escultor supo deslindar su arte con sus pensamientos políticos. Solía decir: “Nunca contamine mi trabajo con la política”, precisaba; sin dejar de reconocer que la muerte le aterraba, por dejar muchas cosas inconclusas, aseguraba que la vejez no le impedía seguir siendo creativo.

Siempre polémico, José Luis Cuevas se consolidó como pintor, dibujante, grabador, escultor e ilustrador, pero, su pensamiento político, su crítica social, su opinión sobre la vida y sobre todo, su ingenio, quedaron inscritos en letras vivas en su columna “Cuevario” que durante varios años escribió en los periódicos Excélsior  y posteriormente en El Universal.

 

ENFANT TERRIBLE

Cuevas era un niño de 8 años cuando ganó el concurso de dibujo infantil de la SEP, con un trabajo titulado: “Niño Obrero”, autorretrato. Ya como artista de arte profesional sus trabajos abordaron temas de la pobreza y prostitución. Una de sus grandes pasiones y disfrutes era visitar el cabaret “Siglo XX”, donde se vivía al cien por ciento el arrabal donde la música de orquestas y sonoras marcaban el ritmo de sus noches.

Fue autodidacta aunque ya como profesional del arte estudió en la escuela La Esmeralda, hizo ilustraciones para periódicos. En 1950 se fue a los Estados Unidos y latinoamérica, donde realizó importantes exposiciones de su trabajo. En los años 60’s se consolida como artista plástico, premios, exposiciones en museos y galerías de las ciudades más importantes del mundo. Sus obras eran muy codiciadas y muy bien pagadas.

José Luis Cuevas fue hospitalizado el viernes 30 de junio y, con gran hermetismo se corrió la noticia de su muerte el lunes 3 de julio. El martes 4 se le rindió un homenaje en el Palacio de Bellas Artes. Cuevas nació el 23 de febrero de 1931. Casó por primera vez con Bertha Riestra (q.e.p.d.) y con quien tuvo tres hijas: Mariana, Ximena y María José, con quienes se distanció porque éstas aseguraban que Beatriz del Carmen Bazán –su segunda esposa- mantenía prácticamente “secuestrado” a su padre.

En la calle de Academia 13, centro Histórico –a un costado de Catedral-, se encuentra el Museo de José Luis Cuevas, donde quedó huérfana su famosa y también controvertida escultura “La Giganta”.

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *