Ayotzinapa se convierte en punto de partida para emprender la Revolución Siglo XXI

septiembre 30, 2015 By Redacción Huellas

Ayotzinapa se convierte en punto de partida para emprender la Revolución Siglo XXI

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México a 30 de septiembre.- El ataque en contra de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, el pasado 26 y 27  de septiembre del 2014, debe ser considerado un crimen de lesa humanidad; al respecto, el secretario de gobernación presentó una polémica comparecencia que pretendía evadir las responsabilidades en los distintos ordenes de gobierno; no obstante, el movimiento por Ayotzinapa tiene un «eco global» y viste aires de cambio.

El especialista Edgardo Buscaglia, director del International Law and Economic Development Center e investigador principal en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia, en Estados Unidos señala que en México no existe una política de Estado que abarque un apoyo integral a la resolución de casos de desaparición forzada; en ese sentido, el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa debe ser tratado como un “delito de lesa humanidad y llevar a los responsables a la Corte Penal Internacional”, indicó el experto en temas de seguridad durante el Foro Internacional sobre Personas Desaparecidas en México. Buscaglia comentó que el informe de la CIDH sobre el caso Ayotzinapa fue muy valiente, pero ese organismo Interamericano “no tiene dientes” para sancionar o llevar a la cárcel a los involucrados en este problema, sean autoridades o integrantes de grupos delictivos.

Por su parte, el secretario de gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong, indicó durante su comparecencia ante el Senado: «Ni perdón para los culpables ni olvido para las víctimas»; Chong, indicó que el gobierno federal busca “simplemente la verdad” sobre el caso Ayotzinapa; por lo que, “el presidente Enrique Peña Nieto ha insistido en que “el gobierno y la sociedad estemos del mismo lado, porque buscamos el mismo propósito, no una verdad oficial o políticamente conveniente, sino simplemente la verdad”, sentenció el secretario.

No obstante, SalvadorGarcíaSoto, considera que Miguel Angel Osorio Chong miente al afirmar que la Federación no tenía facultades para intervenir en municipios como Iguala, contestación del secretario ante el cuestionamiento del caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa; Soto dice: “Las facultades y averiguaciones ahí estaban, lo que no hubo fue voluntad”; por lo que, “el responsable de la seguridad interna pretendió justificar la inacción de la Federación en Iguala antes y durante el crimen cometido contra los normalistas”, sentenió; sin embargo, “la justificación de Osorio se estrella con dos hechos documentados e irrebatibles: el primero, que el gobierno federal sí tenía y tiene facultades constitucionales y legales para intervenir en Iguala porque el que ahí —como él mismo dijo— era crimen organizado, delincuencia organizada, que es total y completamente facultad y fuero federal, según establece la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, modificada en 2009, y que en su artículo 2, menciona que si ”.

Además, en la polémica comparecencia de Osorio Chong, afirmó que en relación al famoso “quinto autobús” (el Estrella Roja) del Caso Iguala, las averiguaciones de la PGR determinaron que los estudiantes en ningún momento abordaron dicho autobús, por lo que no se había considerado importante en las investigaciones; no obstante, las afirmaciones se oponen de forma total a la investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quienes documentan la existencia de ese quinto autobús, así como la presencia de normalistas en el mismo.

A su vez, el exsecretario de Seguridad municipal, Salvador Bravo Bárcenas, declaró que denunció al exsubdirector Cesar Nava (hoy procesado) pero los militares lo liberaron junto con otros policías infiltrados; al respecto, el expediente de la averiguación previa por el ataque en contra de los normalistas, que la Procuraduría General de la República (PGR) consignó en enero pasado ante un juez, contiene la declaración de Bravo Bárcenas, en la que asegura que en 2013 alertó al 27 Batallón de Infantería de la infiltración entre sus subordinados; Cesar Nava fue pieza clave en la desaparición de normalistas.

Por su parte, Omar García, sobreviviente de la masacre de Iguala, fue entrevistado por RompeViento; al respecto, el estudiante perfiló un horizonte sugerente para el movimiento por Ayotzinapa: “[Transitar] de un movimiento por los desaparecidos a un movimiento por la transformación del país”; al respecto, el analista ArsinoéOrihuela considera que: “este planteamiento, que ciertamente yace en germen en el ánimo nacional (excepto en el de las oligarquías, políticos tradicionales, fuerza castrense de alto rango, y ciertas clases medias acomodaticias) es la condensación de una consigna que hoy tiene un eco global: la conversión del ciudadano desposeído en sujeto político de cambio”; por lo que, “Ayotzinapa es una coyuntura… Ayotzinapa es la posibilidad de cambiar mucho”; por su parte, Orihuela cita a Luis Hernández Navarro, quien aclara: “Lo que la tragedia de Ayotzinapa ha puesto en claro es hasta dónde el país está invadido por este mal (narcopolítica), hasta dónde nuestras instituciones de representación política y de procuración de justicia están capturadas por el crimen organizado”.

Mientras tanto, diversas mantas en Morelos acusan a Federico Figueroa, hermano del fallecido cantante Joan Sebastian, de ser el responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; en ese sentido, los mensajes sin firma, señalan que Figueroa es el líder del grupo criminal Guerreros Unidos y que junto con Noé Reynoso, quien acaba de dejar el cargo como alcalde de Amacuzac, son los responsables de la desaparición de los estudiantes. «Señores guerrerenses, padres de los normalistas de Ayotzinapa, no se dejen engañar y que tampoco se les olvide lo de sus hijos y familiares pregúntenle a Federico Figueroa adonde están sus hijos él es el que sabe del paradero de los normalistas el mandó a levantarlos y pregúntenle como traía a los campesinos de Iguala y parte de la sierra de Guerrero, les quita la siembra de lo que siembran”.

No obstante, según la Procuraduría General de la República (PGR), los responsables de los ataques contra estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa los días 26 y 27 de setiembre de 2014 son “Los Bélicos”, un grupo de élite a cargo de Francisco Salgado Valladares, ex subdirector de policía de Iguala, Guerrero; al respecto, los integrantes del grupo, encargado de ejecutar acciones “de reacción inmediata”, también respondían al mando del entonces alcalde José Luis Abarca, quien además los empleaba para vigilar los accesos a Iguala y cuando veían vehículos sospechosos los detenían.

Además, la PGR indicó que el ex alcalde de Iguala José Luis Abarca mintió siempre en sus declaraciones puesto que, estuvo al tanto de lo que ocurría con los estudiantes de Ayotzinapa, policías y miembros de Guerreros unidos desde las 22 horas del 26 de septiembre de 2014.

Sin embargo, antes de la desaparición forzada de los 43 jóvenes de Ayotzinapa, había al menos tres procuradurías mexicanas que guardaban en sus archivos denuncias e investigaciones donde relacionaban a María de los Ángeles Pineda Villa, a su familia y a su esposo, el ex alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca, con el crimen organizado.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) busca ampliar a más de seis meses la permanencia del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que investiga el caso Iguala y se comprometió con los padres de los normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 a no abandonarlos.

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *