10 grandes misterios sobre la noche trágica de Iguala

septiembre 27, 2015 By Huellas de México

10 grandes misterios sobre la noche trágica de Iguala

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 27 de sep.- El día de ayer miles de personas en México y el mundo salieron a las calles inconformes no sólo con la desaparición de 43 jóvenes estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, sino por la gran falta de capacidad para dar una respuesta clara y contundente acerca de su paradero, y por el contrario emitir versiones oficiales cuestionables que han propiciado la confrontación de hipótesis con organismos internacionales de expertos.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ha realizado una amplia investigación que de forma detallada expone múltiples pormenores del caso, mismos que vienen a abrir nuevos cuestionamientos que tampoco logran resolver la gran pregunta que tienen los padres, ¿dónde están?, ni tampoco a terminar de definir con claridad que fue lo que pasó, aquella noche del 26 de septiembre del 2014 en Iguala.

Ante esta confrontación de verdades, surgen decenas de dudas y cuestionamientos; a continuación resumimos 10 dudas que de resolverse podrían dejar mucho más claro el destino de los normalistas, los hechos que acontecieron, los culpables y los motivos detrás de todo esto.

 

¿Porqué desaparecieron a unos y otros los dejaron libres?

Un hecho fundamental que aún no tiene explicación, es porque a unos se les levantó y siguen desaparecidos y porqué a otros, quienes se encontraban en el mismo tiempo y lugar que los levantados, se les permitió irse con vida y libertad del lugar.

En el reporte del GIEI queda claro que son dos los lugares y momentos clave en los que se llevan a los estudiantes actualmente desaparecidos, los cuales se dan de forma prácticamente simultánea, en lugares distantes entre si, y de forma dirigida en contra de 2 de los 5 camiones que estuvieron involucrados en los hechos: los Estrella de Oro (1531 y 1568).

Según la versión del GIEI un grupo de 3 camiones, después de haber sido baleados y perseguidos por el centro de Iguala, alcanzaron a ser interceptados casi llegando al Periférico, después de varios minutos de intentar bajar a los estudiantes finalmente bajan a los del camión de la parte de atrás, el Estrella de Oro 1568, llevándose en patrullas de forma violenta a todos los estudiantes y al chofer.

A estos estudiantes lograron bajarlos después de encañonarlos desde cerca e incluso haber herido de bala a un estudiante, quien es el único que salvó la vida al ser trasladado por una ambulancia momentos antes de que se llevaran a todos los que actualmente siguen desaparecidos.

Esta misma técnica pudieron haberla forzado con los demás camiones en ese lugar (Costa Line), y aunque los mismos estudiantes cuentan que estaban también a punto de entregarse, el policía finalmente le dijo a un estudiante que se bajó a negociar, que ya se largaran, pero que si regresaban y los volvían a encontrar se los iban a llevar.

¿Porqué se llevan a los del Estrella de Oro y no a los del Costa Line?

Algunas versiones han especulado sin prueba alguna acerca de que uno de los camiones recién robados pudiera haber tenido algún contenido del narcotráfico; no obstante los autobuses recién robados fueron los Costa Line y el Estrella Roja; los Estrella de Oro son los camiones con los que llegaron a Iguala los estudiantes.

De igual forma es difícil considerar la posibilidad de que fuera un ataque dirigido a uno o a varios normalistas en específico, pues los estudiantes se bajaron, revolvieron y dividieron de forma espontánea en la Terminal de Iguala, donde tomaron 3 camiones más, de modo que ni ellos mismos sabían, y tampoco se sabe todavía a ciencia cierta actualmente, que estudiantes iban en cada camión.

Similiar destino tuvieron los pasajeros del otro Estrella de Oro, el 1531, el cual fue el primero en salir de la Terminal de autobuses, y cuando estaba por salir de la ciudad, a la altura del Palacio de Justicia de Iguala, fue detenido por un retén; por esta ruta se fue también el autobús Estrella Roja, que fue el último en salir de la Terminal de Iguala, y aunque llegó también al mismo retén frente al Palacio de Justicia, donde vieron también a sus compañeros; a estos últimos los dejaron escapar con destino a un cerro cercano; mientras que a los del Estrella de Oro 1531 los levantaron y se los llevaron sin que hasta el momento se sepa algo más de ellos.

Los choferes de los Estrella de Oro también fueron los únicos levantados e incluso golpeados; aunque más tarde fueron liberados.

2 ¿Porqué hay una abismo en la investigación, acerca del destino de lo estudiantes, después de ser detenidos?

La versión oficial, también reconoce la detención de los estudiantes, no obstante no se tienen elementos para determinar con claridad que fue lo que pasó con los normalistas entre el lapso que fueron detenidos y el momento en que presuntamente terminaron siendo incinerados en el basurero de Cocula, para lo cual no tuvieron que pasar muchos minutos.

Practicamente el único punto donde se tiene evidencia, estuvieron los estudiantes antes de desaparecer, es en la famosa Comisaría de Iguala, las llamadas barandillas; no obstante, según la documentación del GIEI, basado en múltiples testimonios y documentación oficial, se tiene certeza de que a lo mucho llegaron a estar de 16 a 17 estudiantes en ese lugar; es decir apenas un poco más de la tercera parte de los estudiantes que se encuentran desaparecidos.

¿A donde fueron llevados entonces de forma directa todos los demás estudiantes?

La cámara de vigilancia que llegó a grabar a los policías trasladando estudiantes también grabó unicamente tres camionetas, quienes se trasladaban hacia el suroeste de la ciudad (del lado de Cocula y Loma de Coyote); no obstante se trata presumiblemente de los 16-17 estudiantes que minutos antes habían sido sacados de barandillas, al parecer por César Nava González, el narco policía de Cocula que ya había sido denunciado previamente por el ex militar a quien desplazó de facto como director policial de dicho municipio.

3 ¿Porqué no se ha investigado la región de Tianquizolco?

Al oeste de Cocula hay una pequeña coordillera de montañas; del otro lado se encuentran pequeñas comunidades serranas como Tianquizolco y Chilacachapa, considerados bastiones de Guerreros Unidos; el GIEI denunció en su informe que no encontraron elemento alguno que indique que se ha investigado algo en estos lugares, a pesar de testimonios que se tienen acerca de que ahí pudieron haber sido trasladados los normalistas.

Un policía de Cocula, de apellido Aceves, y quien acompañó a César Nava a todos los lugares donde se desplazó aquella noche, declaró ante el Ministerio Público que escuchó que los estudiantes habían sido trasladados a Tianquizolco; a pesar de ello no se investigó nada al respecto.

Meses después una reportera de ElUniversal de forma encubierta realizó una investigación en la comunidad de Chicalachapa (vecina de Tianquizolco), donde varias personas, con gran hermetismo y preocupación le contaron acerca del gran movimiento que hubo en la región esa noche del 26 de septiembre; gente de Guerreros Unidos, que ya dominaba estas comunidades desde meses atrás, se llevó a mucha gente a ayudarles porque según sus explicaciones «se había desatado la guerra».

«Mis paisanos saben donde están los estudiantes», se titula el poco difundido artículo, esa es también la afirmación de personas de la región que afirman que las personas que se fueron a ayudarles a los Guerreros Unidos, saben el paradero de los estudiantes; estas mismas personas afirman haber escuchado órdenes emitidas a los comisarios vía radio en los que los apresuraban a llevar también gran cantidad de bolsas negras. A pesar de ello en Tianquizolco siguen sin investigarse nada, ni cuestionar a los pobladores sobre el caso.

4. ¿Porqué no se ha investigado Chilapa?

Hace unos días trascendió que la PGR ha solicitado finalmente apoyo a la NASA, para identificar posibles imágenes satelitales que puedan ayudar a determinar el paradero de los estudiantes; meses atrás el gobierno federal hizo oídos sordos a los señalamientos de científicos y astrónomos aficionados que descubrieron que el sistema satelital de detección de incendios de la NASA, no detectó ningún incendio esa noche en la zona de Iguala.

No obstante, el sistema satelital de la NASA sí detectó un incendio de consideración esa noche en Guerrero, pero no en Cocula, sino en Chilapa, ciudad que se ubica al sureste de Iguala.

A pesar de que este señalamiento se hizo desde diciembre pasado, siguen sin aclararse que fue lo que se incendió en Chilapa aquella noche; quizás este nuevo acercamiento con la NASA ayude a definirlo.

5. ¿Porqué a pesar de tener 111 detenidos no se tiene respuesta ni consignados?

El gobierno federal ha presumido como uno de los mayores logros de la investigación la detención de 111 personas, algunos de ellos piezas clave sobre el caso; no obstante sobresale que a pesar de los cientos de testimonios y las miles de cuartillas de declaraciones e investigaciones; no se ha llegado a determinar con claridad que fue lo que pasó aquella noche, ni la responsabilidad de los implicados.

Tal parece que la carencia de certeza es tan grande, que no ha permitido la consignación formal y sentencia para ninguno de los presuntos implicados en el caso, quienes se encuentran también en un limbo, donde nada parece tener definición.

Está detenido el alcalde de Iguala, su esposa y presunta villana, el director de policía de Cocula, decenas de policías de Iguala y Cocula, al presunto líder de Guerreros Unidos, recientemente el Cabo Gil presunto lugarteniente del mismo cártel; no obstante todas las declaraciones se entrelazan en una maraña de contradicciones y medias verdades que han vuelto imposible, incluso para las autoridades, demostrar una verdad histórica minuciosa e integral de lo que pasó aquella noche.

6 ¿Dónde quedaron los 8 estudiantes que ni el GIEI ha podido determinar donde se encontraban al momento de su desaparición?

Y aunque en base a testimonios, prendas y demás elementos de prueba se ha podido determinar que estudiantes iban en los camiones Estrella de Oro, destaca que ni el GIEI ha podido determinar aún donde estaban 8 de los estudiantes faltantes.

Hasta la fecha continúa siendo un misterio en que momento fueron desaparecidos:
– Abel García Hernández (Abel)
– Benjamín Ascencio Bautista (Dormilón)
– Carlos Iván Ramírez Villareal (El Diablito)
– Felipe Arnulfo Rosas Rosas (Felipe)
– Israel Caballero Sánchez (Aguirrito)
– José Angel Campos Cantor (Tío Tripa)
– José Luis Luna Torres (Pato)
– Mauricio Ortega Valerio (Espinosa)

No se sabe con certeza si iban en alguno de los camiones Estrella de Oro donde fueron levantados y desaparecidos los demás estudiantes; o si desaparecieron en algún otro momento aquella noche.

7 ¿Porqué el Ejército no hizo nada?

También sigue siendo uno de los más grandes enigmas la sospechosa participación del Ejército Mexicano; la investigación del GIEI documenta la presencia de oficiales de inteligencia del ejército mexicano en prácticamente todo momento en torno a los estudiantes; lo cual se iba reportando en tiempo real a través del C-4, de forma que en todo momento estuvieron informados los altos mandos policiales estatales, federales y militares de lo que iba aconteciendo, incluidos el Batallón 27 de Iguala y la 35 Zona militar de Guerrero; sin que movieran un dedo por evitar lo que se está consolidando como uno de los crímenes más brutales de la historia reciente de México; y por el contrario, la orden militar era mantenerse al margen de las acciones, como documenta también el diario ElPaís.

Se tiene documentada la presencia de elementos militares desde que llegaron los estudiantes a botear en las inmediaciones de Iguala, estuvieron presentes en la toma de autobuses en la Terminal de Iguala, estuvieron presentes en la balacera en el centro de la ciudad, en la persecución a los normalistas por la ciudad, de las balaceras contra estudiantes cuando estaban por salir al periférico, cuando balearon a 3 estudiantes del grupo de 3 autobuses, incluido Aldo, quien recibió un disparo en la cabeza, estuvieron presentes cuando bajaron y golpearon brutalmente a los estudiantes frente al Palacio de Justicia de Iguala, no obstante a pesar de tantas vejaciones, para los altos mandos del ejército todo transcurría con normalidad.

Fue en eso cuando se dio la orden de levantar y desaparecer a los estudiantes, todo frente a sus narices y después de que ya se habían registrado múltiples señas de violencia anormal, que hacían evidente que la intención era asesinar.

De igual forma la actuación posterior del ejército es cuestionable, pues en vez de auxiliar a los estudiantes, algunos de ellos gravemente heridos, los volvieron a agredir psicológicamente para posteriormente abandonarlos a su suerte, lo cual propició también más muertos y heridos.

Y la indiferencia del ejército no debe explicarse solamente desde aquella noche; sigue sin explicarse como es posible que un reconocido ex militar como Bravo Bárcenas, denunció personalmente ante el comandante del Batallón 27 de Iguala la coptación del crimen organizado de la policía de Cocula, a través de César Nava González y el ejército no hizo nada por detenerlo o investigarlo.

Es más, se tiene documentado que se fue a reunir el comandante del Batallón 27 con César Nava, no obstante sólo fue para pactar la protección, misma que se extendió al menos hasta la noche de Iguala.

César Nava González, actualmente está preso y es señalado por haber sido quien coordinó la operación de los policías de Cocula aquella noche, estando también en el lugar de los hechos.

8 ¿Porqué no se ha investigado la casa de seguridad desde donde se coordinaron acciones la noche de Iguala, ni las cámaras que grabaron lo acontecido aquella noche?

Hay otro detalle interesante en la investigación del GIEI y que no ha sido abordado de forma oficial: la existencia de una casa de seguridad en Iguala desde donde se estaban coordinando diversas acciones realizadas aquella noche.

De esta casa se sabe por el testimonio del chofer del autobús Estrella de Oro 1531, del que desaparecieron estudiantes frente al Palacio de Justicia; el chofer declaró que los policías no estaban seguros de que hacer con él por lo que lo llevaron a una casa de seguridad en Iguala, donde una persona se encontraba dando órdenes, y aunque primero había dicho que le hicieran «lo mismo que a los otros», cuando ya se marchaban les dijo que ya mejor lo dejaran ir.

¿Quién coordinaba acciones aquella noche?; ¿se trataba de un plan predeterminado?

El GIEI también subraya que la PGR no había investigado ni asegurado diversos videos donde se documentó la presencia de los normalistas aquella noche, algunos videos ya no podrán recuperarse, no obstante los expertos lograron recuperar las grabaciones tanto de la Terminal de autobuses como del Palacio Legislativo, en el primero de ellos se hace evidente la llegada de policías armados así como la presencia de halcones y posibles oficiales de inteligencia atestiguando lo que pasaba y comunicándose con centros de mando. En las cámaras del Palacio de Justicia también se da cuenta de la forma en que fueron bajados, golpeados y detenidos los estudiantes del Estrella de Oro 1531.

9 ¿Porqué el gobierno federal se ha cerrado en torno a temas como el del basurero de Cocula?

El tema de si fueron incinerados o no los estudiantes en el basurero de Cocula, sigue siendo uno de los más escabrosos para el gobierno federal; pues aunque cuentan con el testimonio de expertos que dicen que sí pudo ser posible la incineración de los normalistas en tal lugar, no han querido confrontar la discusión, con muchos otros expertos, incluido el del GIEI, quienes presentan una argumentación bastante amplia acerca del tema.

Torero, el académico peruano, especialista consultado por el GIEI, niega categóricamente que hayan existido condiciones para incinerar a 43 normalistas, afirmó en entrevista con Jorge Ramos, que el gobierno mexicano no se ha molestado en llamarlo para consultarlo acerca de sus conclusiones, negándose a contrastar las posturas en un ámbito exclusivamente técnico, lo cual podría ayudar a definir de una vez por todas si los estudiantes fueron incinerados o no en dicho lugar.

Cabe señalar también que el GIEI subrayó que hasta la fecha la PGR no ha aportado evidencia alguna que vincule a los restos obtenidos por buzos de la marina en el Río San Juan, con aquellos encontrados en el basurero de Cocula, haciendo notar además que no fueron notificados de la búsqueda submarina, por lo que cuando llegaron a inspeccionar las muestras que finalmente fueron enviadas a Innsbruck, éstas ya estaban siendo examinadas por peritos de la PGR.

El GIEI además confirmó el descubrimiento de restos humanos en el basurero de Cocula, que no corresponden a ninguno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

 

10. ¿Porqué?

Y más allá de la duda priporitaria que sigue siendo ¿dónde?, algún día tendrá que esclarecerse también el ¿porqué?

Sea cual haya sido el destino de los estudiantes; al menos ya se tienen registro de agresiones, asesinatos y desaparición forzada; no obstante, ni en la versión oficial, ni en la del GIEI, termina de quedar claro el porque de tal nivel de saña en contra de los estudiantes que apenas iniciaban sus estudios para convertirse en maestro.

En el caso de la versión oficial, ya ha quedado sepultada la versión de que los jóvenes acudían a Iguala a sabotear el evento de la presidenta del DIF, quien presuntamente en un ataque de ira ordenó acabar con los jóvenes; ya se han mostrado «n» cantidad de evidencias que demuestrasn que los jóvenes ni pretendían intervenir en ningún evento oficial, ni estaban enterados del mismo, y además llegaron a la ciudad cuando éste ya había acabado, por lo que aquí falta aún definir un móvil del crimen.

Y aunque hay otras teorías como las que apuntan a que algunos jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, pudieran haber tenido alguna relación con el cártel rival de Los Rojos, hay tan escasas evidencias tangibles de este hecho, como las que hay también acerca de que pudo haber sido una estrategia de contrainsurgencia articulada en el estado a través de un grupo criminal, como afirman teorías contrapuestas como las de Sergio González Rodríguez.

Sea cual sea la verdad, aún falta mucho por encontrarla.

 

Raúl Flores Durán
Huellas.mx


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *