Cambios de Peña

agosto 28, 2015 By Huellas de México

Cambios de Peña

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Difícilmente los pobres cambios en el gabinete presidencial, podrán cambiar y mejorar el pobre bolsillo de los mexicanos, como lo cacarean los cardenales priístas y el propio presidente Enrique peña Nieto.

Un grupo de rostros sonrientes, felices, con trabajo bien remunerado y un bolsillo acaudalado, son los nuevos hombres y mujeres del Presidente, quien les pidió trabajar con honestidad, trasparencia y ética, esto es, no comprar casas blancas a la luz del día.

Regularmente los cambios en cualquier sector de la vida, deben hacerse en el tiempo justo y exacto con el único fin de mejorar. Ejemplo de ello es la selección mexicana de futbol donde se cambió al técnico porque el anterior no pudo con el paquete y dio muy pobres resultados. Además así lo pedía el pueblo.

Sin embargo en el juego de la política los cambios son al revés, en las secretarías de Estado donde no pasa nada, donde solitas van caminando, cambian a los titulares a quienes ya se les pagó factura política y, se mete a la cancha a los amigos y recomendados, aunque, seguramente, que tampoco meterán goles, pero, el ENTRENADOR de la selección nacional de Los Pinos, es inamovible.

En el terreno de juego –donde seguramente el tricolor jugará los 90 minutos-, quedan los dos centros delanteros que no meten goles, pero, además, son culpables de la mala economía que vive el país, uno de ellos es Luis Vedegray, el camiseta número 9 que no le atina al marco y falla penales.

Asimismo, el número 10, el talentoso quien debe distribuir el juego, el disciplinado, el capitán y responsable de poner orden en todas las líneas, Miguel Angel Osorio Chong cometió una falta “IMPERDONABLE” y muy visible a mitad de cancha, con mil repeticiones instantáneas y hasta con cámara subterránea y a ras de suelo, pero el árbitro, el dueño del balón, el inquilino de Los Pinos y de la Casa Blanca, no lo expulsó, tras la vergonzante fuga de Joaquín El Chapo Guzmán.

Como en los tiempos aztecas, se sacrificaron a otros para acallar las voces de inconformidad. Se les sacó el corazón para ofrecerlos al Dios Tiempo y que les permita llegar al final del sexenio: a los noventa minutos que dura el juego.

Salieron del juego los veteranos, los jugadores viejos, mañosos y quemados, herederos de la sangre dinosauria como Emilio Chuayffet, Jesús Murillo Karam y Enrique Martínez y Martínez entre otros.

Pero el entrenador de Los Pinos -de la selección nacional del gabinete-, Enrique Peña Nieto sacó un as de la manga, metió a jugar a su amigo Aurelio Nuño, considerado por su técnico como “El Joven Maravilla” –el Messi de la política- a quien pizarrón en mano encargó jugar y repartir juego en el área grande de la educación.

El resto de los cambios en el equipo presidencial, sólo fueron, como dicen en la tele: “hombre por hombre”, pero en la estrategia se observa también mucha pobreza de decisión e imaginación para mejorar al país, para que el juego sea parejo para todos. En fin, apenas se jugaron los primeros 45 minutos. El árbitro ya pitó.


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *