abril 23, 2015 By Huellas de México

Mexicanos en la antesala de la muerte; la pena capital, signo de barbarie

Comparte
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Kuala Lumpur, Malasia, 23 de abr.- Esta mañana la corte de Malasia ha ratificado la pena de muerte en contra de tres mexicanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal, quienes fueron detenidos el 4 de marzo del 2008, acusados de tráfico, producción y distribución de narcóticos.

Los abogados de los mexicanos externaron sentirse decepcionados por la resolución del tribunal, así lo señaló Kitson Foong, uno de los defensores, quien señaló que la corte no escuchó sus argumentaciones:

«Hemos intentado con nuestros argumentos que el tribunal entendiera que la cadena de custodia sobre la principal prueba contra mis clientes había fallado. Los jueces no han estimado nuestras explicaciones«, como describe ElFinanciero

Los mexicanos fueron detenidos junto con 29 kilos de metanfetaminas, valoradas en 15 millones de dólares en el mercado.

Por su parte la Secretaría de Relaciones Exteriores también lamentó los hechos, afirmando que desde su captura se han estado haciendo gestiones para evitar la ejecución de los mexicanos, pues contraviene tratados internacionales y las leyes mexicanas.

La SRE manifestó que a los mexicanos se les ha otorgado también apoyo consular y se han hecho gestiones para mejorar sus condiciones.

“El gobierno federal reitera su compromiso con la protección de los derechos de los mexicanos en el exterior que enfrentan un proceso penal sin prejuzgar su culpabilidad o inocencia”, afirmó la dependencia, como detalla LaJornada.

La última esperanza para los mexicanos es el perdón real, no obstante no será sencillo obtenerlo, pues la zona del sudeste asiático, mantiene una tendencia a radicalizar sus penas contra el narcotráfico, que se ha vuelto un problema grande, motivo por el que prevalece la pena de muerte, así se trate de extranjeros.

De forma paralela este mismo jueves indonesia rechazo la aplelación final de 2 de los 10 condenados a extranjeros que están condenados a muerte por narcotráfico, por lo que a 9 de los 10 ya se les ha negado el perdón final, solo resta la determinación de un nigeriano.

Mientras tanto dos australianos, otros dos nigerianos, un brasileño, una filipina y recientemente un ghanés y un francés han sido condenados de manera definitiva a la pena capital.

Esto a pesar de los conflictos diplomáticos que se han generado, especialmente con países como Brasil e Indonesia, como narra Terra.

No es de extrañar que se haya recurrido a tales prácticas, siendo que el narcotráfico se ha vuelto un grave problema y radicalizar las penas hasta llegar a la pena de muerte ha sido una táctica que ha ayudado a bajar los níveles de criminalidad en países como Singapur, donde además se recurre a otras prácticas como la humillación de los detenidos por causas graves, así como el trabajo forzado para los prisioneros, como describe ifrevista.

Y aunque hasta en países presuntamente desarrollados como Estados Unidos, se sigue aplicando, la pena de muerte sigue siendo catalogada también como un acto de barbarie, como analiza Arnaldo Córdova de LaJornada, quien cita también el testimonio de varios escritores que han estudiado la aberración de la pena capital, incluso desde el siglo XVIII.

«Si la ley es fruto del contrato que los hombres tienen para organizar su sociedad, del consenso popular (él era un contractualista convencido), y es elaborada por los representantes populares, entonces es inadmisible que la pena sea considerada como venganza de la sociedad. El delito es como una enfermedad en el cuerpo social: no se le sana amputándolo», argumentaba el filósofo Cesare Beccaria.

 

 

Redacción. Huellas de México

 


Comparte
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *