Corrupción de “clase mundial” contamina a la CFE

ComparteShare on Facebook6Tweet about this on Twitter6Share on Google+0Email this to someone

Ciudad de México a 16 abril 2015.- Los senadores panistas solicitan que la Procuraduría General de la República (PGR) investigue el megacontrato que otorgó la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a la compañía Casanova Rent por más de 3 mil 600 millones de pesos para renta de vehículos; “A la empresa Casanova se le adjudicó de forma directa esa suma sin que hubiera un testigo social”, denunciaron los legisladores; asimismo, refieren que dentro del proceso de la adjudicación no se hizo público el desarrollo económico de los precios y únicamente se publicaron los de los ganadores.

El dueño de la empresa beneficiada es Samuel Fraijo, un sonorense que participa en distintos giros; entre sus principales empresas se encuentran: Exploraciones Mineras del Desierto con la que ganó la polémica obra del Acueducto Independencia de Hermosillo y Acuícola Sayri, una productora de camarón. Cabe destacar que, a nombre de esa empresa, se encuentra el avión Cessna Chancellor 414 bimotor, matrícula N233JH; dicho avión, ha sido prestado por el empresario sonorense Samuel Fraijo para que Claudia Pavlovich hiciera viajes personales o para actividades políticas, detalló Reforma.

En ese sentido,Samuel Fraijo es un hombre cercano a la senadora Pavlovich, quien se ha convertido en cabeza de los constructores sonorenses que ahora apoyan a la candidata del PRI; por lo que se presume, que la legisladora intercedió por esas empresas para que obtuvieran contratos de obras carreteras.

Por lo que, ¿Qué tanto, es tantito?, titula Alfonso Zarate a su columna en alusión a los recientes escándalos de la clase política; al respecto, refiere: “Hemos alcanzado tal grado de cinismo que, en estos días, no faltan periodistas que victimizan a David Korenfeld, ex director de Conagua, por haber tenido que renunciar luego de la irritación pública que provocó la divulgación del uso privado de un helicóptero adscrito a la dependencia. Para sus defensores se trató de una “pequeña” falta (…) Los abusos de Korenfeld son una gota más al vaso donde antes se vaciaron la casa blanca, la de Ixtapan de la Sal y la de Malinalco, así como la terca exhibición de la riqueza y la frivolidad de los altos funcionarios de un gobierno que ha ofrecido ajustarse el cinturón.”, publicó El Universal.

Pero, “no es nueva esta costumbre de abusar de los cargos desde el poder ni se reduce a los priístas. Baste registrar la voracidad mostrada por varios alcaldes, generalmente panistas, que cobran caro el “honor de servir a la comunidad” (con sueldos que rebasan al devengado por el Presidente de la República), o la suntuosidad con que se mueve la cúpula perredista (ejemplo reciente, el arranque de campaña de Silvano Aureoles en Zitácuaro, Michoacán). Sólo que ahora las malas cuentas económicas hacen menos tolerante a la opinión pública ante las desviaciones y tropelías que año con año reporta la Auditoría Superior de la Federación, sin mayores consecuencias. Por fortuna, comienza a funcionar una suerte de “auditoría ciudadana” que documenta y sube a las redes sociales los usos de la clase gobernante.”, añadió Zarate.

Paradójicamente, el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (IFAI) jamás ha rendido cuentas; no obstante, se encuentra ante una oportunidad “histórica” con la instalación del Sistema de Evaluación del Desempeño Institucional (SEDI) inaugurado ayer, opinaron expertos en corrupción consultados por el portal Sinembargo. La herramienta permitirá vincular el uso de recursos financieros con el desempeño de los programas del IFAI. Para su instalación fue sometida a la observación de expertos de organismos como el Banco Mundial (BM), el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Fundar, México Infórmate, Transparencia Mexicana y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

 

Redacción. Huellas de México

ComparteShare on Facebook6Tweet about this on Twitter6Share on Google+0Email this to someone

Written By Redacción Huellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *