abril 13, 2015 By Redacción Huellas

Senado un ‘hoyo negro’, escapan miles de millones

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México a 13 de abril.- Para la politóloga, Denisse Dresser, los escándalos que involucran a la clase política gobernante llámese casas multimillonarias, tráfico de influencias, conflictos de interés, viajes ostentosos, sobornos, cohechos, «moches», «mordidas», uso privado de bienes públicos, enriquecimiento ilícito, en resúmen conductas que parecen impensables ero no lo son y que además no reciben castigo, es la muestra de un país donde la democracia en lugar de servir para generar más controles ha significado más corrupción; por lo que, la analista afirmó que la alternancia en el poder no ha frenado los abusos, por el contrario ha contribuido a exacerbarlos; en ese sentido, la corrupción es normalizada democratizando la codicia, sentenció Dresser en su columna llamada la Korenfeldización publicada por Reforma.

Y es que, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), advierte que en 2013 detectó que los 128 legisladores de las diferentes bancadas partidistas e independientes del Senado de la República gastaron más de mil 209 millones de pesos en 2013 en “Asignaciones a los grupos parlamentarios” y no comprobaron el ejercicio de dichos recursos. De tal forma que, a la fecha los gastos de los diferentes partidos políticos que tienen representación en el Senado, permanecen en calidad de desconocidos, ya que sólo se proporcionó un resumen y el auxiliar contable de los importes y conceptos que fueron transferidos a dicha partida durante el ejercicio 2013; al respecto, la ASF detalló: “La documentación que sustenta la aplicación de los recursos otorgados a través de la partida 39903, ‘Asignaciones a los Grupos Parlamentarios’, no fue proporcionada a la Auditoría, por tanto, no se pudo comprobar si éstos se ejercieron para llevar a cabo los trabajos legislativos”, según recopila el diario La Razon.

Asimismo, el “hoyo negro del erario” se localiza en los recursos adicionales para rubros como asistencia legislativa y atención ciudadana, que reciben los diputados y senadores. Dichos recursos para gestoría están definidos en los manuales de percepciones de ambas cámaras del Congreso; no obstante, existen recursos que se entregan de forma extraordinaria a partidos políticos y legisladores que por su naturaleza no constituyen parte de su percepción ordinaria y que por lo tanto no están sujetos a revisión de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Se trata de las llamadas subvenciones extraordinarias que pueden alcanzar hasta el 70 por ciento del presupuesto del Congreso, detalló el portal Sinembargo.

Además, a diferencia de los muchos mexicanos que no pueden faltar a su trabajo porqué serían despedidos o les realizarían descuentos significativos a su salario, los legisladores del Senado pueden faltar y seguir cobrando; en ese sentido, desde septiembre de 2012 a la fecha, los senadores tienen registrado un total de mil 796 ausencias de legisladores en las sesiones del pleno; no obstante, la Mesa Directiva ha justificado 857 faltas de senadores, quienes tienen a mano mecanismos para evitar el descuento de la dieta, en castigo por no presentarse a trabajar; sin embargo, apoyándose en el Reglamento y la flexibilidad que les otorga, los senadores tienen contabilizadas, como tales, sólo 63 faltas, en las 192 sesiones que se han llevado a cabo desde que arrancó la 62 Legislatura, informó Reforma.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *