abril 1, 2015 By Redacción Huellas

Encendida polémica sobre votar o no votar

Comparte
  •  
  • 4
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Ciudad de México a 1 de abril.- De las elecciones de junio del 2015, aún se presentan muchas incógnitas; desde si, ¿ganará el abstencionismo?, ¿Serán boicoteadas?, ¿Por quién votar?; además, de las expectativas de los políticos, a quienes debería preocuparles la legitimidad democrática de los comicios y es que los resultados que arrojen las elecciones serán un buen parámetro para medir el descontento social.

No sólo las encuestas reflejan una baja popularidad de la figura del máximo representante del Ejecutivo; asimismo, las protestas que se han concentrado a lo largo de la gestión de Enrique Peña Nieto han aglomerado sectores diversos que incluyen desde estudiantes, campesinos, trabajadores y padres familia entre otros, los cuales han identificado al Estado como el culpable de sus desgracias.

Para el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador: “»Si los que se dicen de izquierda radical están llamando a no votar, vale la pena preguntar: ¿son lo mismo?, o ¿los extremos se tocan y se dan la mano?, o ¿es simple ingenuidad?», “El no votar sólo beneficia a la <mafia del poder>”; no obstante, conscientes de que cada voto depositado legitima las elecciones y el sistema imperante, miembros de organizaciones como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en particular las secciones de Guerrero y Oaxaca; así como los padres de los normalistas de Ayotzinapa y el activista Javier Sicilia se han pronunciado por boicotear las elecciones.

En la opinión de Marco Rascón, columnista de Milenio, “En el mismo estado de Guerrero, los llamados al boicot sin diferenciar la elección federal de la local y particularmente la municipal, es un tiro en el pie contra los procesos de organización popular y comunitaria, dejando sin posibilidades a éstos para acceder a los gobiernos municipales y fortalecerse frente a las mafias criminales. Por consecuencia, la propuesta de boicotear la elección en Oaxaca y Guerrero por la Ceteg y la CNTE, neutraliza las luchas comunitarias y municipalistas en busca de salidas democráticas, haciéndole gran favor a los cacicazgos y las mafias que seguirán gobernando aunque haya un voto. Luego de 30 años de castigo presupuestal a los municipios, abandonados por los gobiernos federal y estatales, el resultado fue el acceso de las bandas de narcotraficantes y criminales, que pudieron comprar gobiernos municipales por m2 como si fueran inversionistas inmobiliarios.”

Mientras tanto, la legitimidad de la democracia en México esta aprueba en las próximas elecciones; en ese sentido, Pascal Beltrán del Río cuestiona ¿Quién gana con la abstención?, a lo que el columnista responde que: “A la abstención le teme la clase política en su conjunto porque sería una mala señal sobre la confianza en la democracia y el sistema de partidos. Pero también, porque, a juicio de la oposición —principalmente el PAN y el PRD—, mientras menos gente salga a votar, mayores posibilidades de éxito tendrá el PRI en las urnas. La lógica que guía esa conclusión es que el PRI se beneficia de la abstención porque sus votantes son, en su gran mayoría, personas obligadas a votar. Si los electores libres no acuden a las urnas habrá menos sufragios que compitan con los de los acarreados”.

Por su parte, Germán Martínez Cázares de Reforma cita a Karl Kraus, quien decía que la democracia consiste en «poder ser esclavo de cualquiera»; el periodista refiere, ”Quienes ya promueven anular el voto en las próximas elecciones sí quieren vivir en democracia y, me imagino, también están dispuestos a someterse al poder de otro individuo, pero rehúyen un gobierno de «cualquiera». El razonamiento parece sensato y hasta democrático, pero es tramposo y catastrófico. Los padres de los desaparecidos de Ayotzinapa buscan impedir la celebración de las elecciones en Guerrero porque, sostienen, «no quieren más Abarcas». No desean a un . En esa exigencia ya cabalgan algunos intelectuales promotores del voto nulo. Como los padres de los muchachos asesinados, no quieren autoridades corruptas ni cómplices del crimen, y se hacen eco de una indignación social contra todos los mandos, no importa el partido político. El hartazgo es producto de una sensación generalizada de que estamos gobernados por ”.

A su vez, Sergio Aguayo, indicó que “La esperanza está en la sociedad consciente que recibió un jalón de orejas de Javier Hernández Valencia, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México: los inconformes, dijo, . Pidió encontrar formas para exigir respeto a las autoridades. Tiene razón pero su receta es difícil de aplicar porque las élites resguardan con fiereza el sistema que tanto las ha beneficiado y porque hay un enorme déficit de organizaciones intermedias que sirvan de puente entre sociedad y autoridad. Hay muchísima más conciencia que capital social positivo. En tanto no aparezcan y cuajen los actores colectivos que capten, procesen y canalicen el malestar social, la opción más razonable es encauzar la inconformidad en organizaciones sociales intermedias que ataquen problemas concretos. Podrá parecer simplista lo que estoy diciendo pero algunas de las grandes transformaciones vividas por México nacieron en la sociedad. Entre otros, la equidad de género, los derechos humanos y el medio ambiente. El riesgo siempre latente es que una causa o movimiento se , es decir se desvíe, pervierta o monetice, por simuladores como Vicente Fox o el cínico Partido Verde”.

 

 

Redacción.- Huellas de México


Comparte
  •  
  • 4
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *