marzo 26, 2015 By Huellas de México

6 grandes enigmas a 6 meses de que desaparecieron estudiantes

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 26 de mar.- Este 26 de marzo se cumple medio año de la trágica desaparición de 43 estudiantes y la muerte de 6 jóvenes más en las inmediaciones del municipio de Iguala de la Independencia, Guerrero, acontecimiento que ha marcado un antes y un después en la historia de México.

A 6 meses del crimen hay pocos conformes con la versión oficial; las familias de los desaparecidos y cientos de organizaciones sociales se siguen manifestando por encontrar la verdad a un caso que sigue teniendo más preguntas que respuestas; a continuación un resumen de las mayores incógnitas existentes aún en torno al caso que mantiene también a otro estudiante en coma desde aquella fecha.

 

1. Los Pineda, empoderados por el estado

Uno de los elementos que más intriga provoca, es el hecho de que el gobierno mexicano tenía multiples antecedentes de que los Pineda eran poderosos criminales, no obstante nunca se les puso un alto; por el contrario, cada vez recibieron más concesiones y poder de parte del estado.

Era el año 2009 cuando el entonces titular de la Subprocuraduría Investigaciones Especiales en Delincuencia Organizada (SIEDO), Noé Ramírez Mandujano, era encerrado en la cárcel por haber sido presuntamente corrompido por Alberto Pineda Villa, alias El Borrado, hermano de María de los Ángeles Pineda Villa, primera dama de Iguala hoy considerada una de las principales responsables del crimen, es decir su familia ya estaba identificada como una de las más poderosas del crimen organizado.

Para esas fechas la PGR ya tenía conocimiento también de la delincuencia de toda la familia Pineda Villa, incluso 14 de sus familiares fueron detenidos en un operativo especial donde también se capturaron a sus padres y algunos de sus hermanos, quienes ya figuraban entre los más buscados por ser lugartenientes de los Beltrán Leyva.

Los años pasaron y la hermana menor de los Pineda Villa siguió en total impunidad; aún merece mucho mayores explicaciones el hecho de que a pesar de los nexos criminales, el ejército le regaló de manera ilegal 5.2 hectáreas de terrenos a ella y a su esposo, José Luis Abarca, para consolidarlos como los empresarios más poderosos de Iguala, la tercer ciudad en importancia en Guerrero.

Muy poco se ha explicado como fue posible que el Ejército Mexicano de forma completamente ilegal e irregular, hiciera una donación de terrenos para los que no están facultados; incluso la Secretaría de la Función Pública denunció la ilegalidad de la maniobra para otorgar una gran extensión de terreno a los Abarca para su Plaza  Tamarindos, motivo por lo cual el pasado 15 de marzo se supone debieron haberse devuelto dichos terrenos, lo cual aún no ha sido explicado por el Ejército mexicano.

De igual forma quedan múltiples antecedentes de las denuncias que tenía la PGR acerca de la criminalidad del ex gobierno de Iguala, quienes además de dirigir las riendas del grupo criminal Guerreros Unidos, cometían múltiples ejecuciones políticas con total impunidad; no obstante nadie les puso jamás un alto.

 

2. El ejército lo sabía

También sigue sin explicarse el contenido de las reuniones que sostuvo el coronel del Batallón 27 de Iguala, Juan Antonio Aranda Flores, quien se reunió con César Nava González, narcopolicía de Cocula quien se hizo por la fuerza del control de la policía de Cocula y quien actualmente está preso, considerado también uno de los principales responsables de la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa.

Lo grave del caso es que la reunión se dio a petición del militar retirado y director de seguridad pública de Cocula, Salvador  Bravo Bárcenas, quien desesperado fue a denunciar ante el coronel del Ejército, que un sujeto (Nava González) lo estaba desplazando por la fuerza de su cargo, amenazándolo con hacerle daño hasta su familia, si intentaba detenerlo.

El mismo mayor Bravo Bárcenas, denunciaba desesperado que Nava González estaba entrenando de manera ilegal a la policía de Cocula, equipándolos con armas de uso exclusivo del ejército y practicando en lugares como el mítico basurero de Cocula.

Lo increíble del caso es la actitud Aranda Flores, quien en lugar de ponerle un alto a Nava González, ¡fue a reunirse con él!, de forma por demás amistosa y enigmática.

Actualmente es un misterio el contenido de esa reunión, pues a partir de entonces Nava González siguió dirigiendo la policía de Cocula, con total protección del Ejército Mexicano, otra grave acusación que no ha sido explicada.

 

3. Los misteriosos hombres de negro

Es todavía un misterio quienes eran los hombres de negro que estuvieron operando aquella noche en Iguala, de su presencia no solamente quedan los testimonios de varios testigos presenciales, sino también documentación oficial donde queda asentada su presencia.

Uno de estos elementos de prueba son las bitácoras del ejército mexicano, publicados por la periodista Anabel Hernández, y donde queda asentado el testimonio de militares que señalan haber visto «policías vestidos de negro» manipulando a los estudiantes detenidos.

No solo es un misterio como sabían los militares que se trataba de policías si estaban vestidos de negro; sino que también coincide con los múltiples señalamientos que circulan en redes sociales, acerca de que un comando armado paralelo, habría ejecutado la desaparición dee los estudiantes, contrario a las versiones oficiales que indican que se trató solo de un grupo de 6 chamacos pertencientes al cártel Guerreros Unidos.

 

4. La inacción ante la contingencia

Resulta también todavía un misterio, porque paso tanto tiempo antes de que las autoridades realizaran verdaderas acciones de búsqueda de los estudiantes; también pasó más de una semana para que el presidente de la república se manifestara al respecto.

Desde el día 27 diversos medios ya estabamos dando cuenta de los terribles hechos en Iguala, ya se tenía conocimiento de varios jóvenes habían sido asesinados, no obstante pasaban las horas y no había una apropiada reacción del estado, ante un hecho que aunque se tratara de un simple secuestro, la masividad de las acciones ya ponían a México en comparación con graves situaciones como la de Nigeria y Boko Haram.

Como es posible que desaparezcan a decenas de jóvenes y las autoridades tengan que esperar semanas para empezar una búsqueda seria de los ausentes.

Los carísimos helicópteros Black Hawks del Ejército Mexicano, cuentan con poderosos detectores de temperatura, que facilmente hubieran detectado la presunta hoguera gigantesca de Cocula, no obstante nunca se pusieron en operación.

 

5. La ciencia refuta la verdad histórica

También son ya decenas los testimonios científicos que se burlan de la versión oficial de la super hoguera de Cocula, una de las cuestiones que más intriga genera es que en el detector satelital de incendios de la Nasa no se registró ningún incendio en Cocula aquella noche, mientras que sí se registró su existencia en otras partes de Guerrero como en Chilapa, donde se tiene el reporte de un incendio de menores proporciones que sí fue detectado por el satélite de la Nasa.

De igual forma la poca devastación de la zona, contrasta con las supuestas altísimas temperaturas que se alcanzaron aquella noche; además de la escases de evidencia de que fueron incinerados ahí 43 cuerpos; desde la ausente grasa humana identificable que debería quedar en el piso; hasta los restos metálicos de cientos de llantas que debieron usarse para alcanzar tan altas temperaturas.

Múltiples organismos científicos independientes, además del prestigioso grupo de peritos forenses argentinos, también han manifestado sus dudas al respecto, así como su intriga por no haber sido convocados para elementos de prueba que serían fundamentales, como el presunto descubrimiento de las osamentas que después fueron enviadas a Austria.

También es un misterio como es que cientos de militares que habían peinado Cocula días antes del descubrimiento de la hoguera, no detectaron nada inusual, así como los habitantes de los alrededores, cuyo testimonio también queda asentado en múltiples medios de circulación nacional.

 

6. El motivo

Aunque quizás la mayor incógnita aún, es el motivo de la desaparición de tantos jóvenes; pues ni siquiera en la teoría oficial se ha explicado que intención tenían para asesinar cruelmente a decenas de jóvenes estudiantes, pues aunque algunos eran sospechosos de pertenecer a alguna banda rival, el resto de los estudiantes no tendrían culpa alguna.

Una escándalosa acción que contrasta con el discreto accionar que caracteriza a estos grupos criminales, y que es necesario para seguir operando en la impunidad; acción que no se puede entender para un grupo criminal que sabe debe mantenerse en sigilo.

También resulta un misterio porque desollaron al joven José Luis, una brutalidad sin comparación que tampoco ha sido explicada en los expedientes oficiales.

Y tomando en cuenta las versiones no oficiales, de que el estado habría tenido involucramiento en el caso, tampoco está claro cual sería el móvil para cometer una acción tan brutal.

Ante los cientos de acusaciones de que #FueElEjército, hace unos días el «periodista» Carlos Marín, cuestionaba en su columna, ¿Para que rayos querría el ejército desaparecer a decenas de estudiantes de la combativa normal de Ayotzinapa?

Habría que rememorar un poco la historia, y recordar que en México ya hay un antecedente de brutal represión asesina del Ejército en Guerrero: la impune Guerra Sucia, donde motivaciones políticas propiciaron una brutal represión de estado; la cual mientras se mantenga en la impunidad, como sigue actualmente, seguirá dando pie a pensar, que el Ejército es más criminal de lo que imaginamos, y por lo tanto la duda seguirá en el aire.

 

 

Raúl Flores Durán
Huellas.mx


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Yo creo que son puras acusaciones sin fundamentos contra
el ejército, ya que si así fue porque no hay denuncias de estos hechos ante el
M.P. Para que se castiguen a los responsables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *