octubre 31, 2014 By Ulises Navarrete

Recibe Jorge Carlos Ramírez Marín presea «Andrés Molina Enríquez»

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Mérida, Yuc.- En el marco de la clausura del XVI Congreso Nacional de Derecho Agrario en México y II Internacional, el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín, recibió el Reconocimiento al Agrarismo Mexicano «Andrés Molina Enríquez» que otorgan instituciones educativas, legislativas, agrarias y jurídicas del país.
Se trata del primer secretario de Estado que recibe esta distinción, en la categoría de Servidores Públicos, y el mérito es por dirigir la nueva política de desarrollo agrario que impulsa el gobierno de la República, orientado fundamentalmente a darle mayor valor a la tierra y una nueva visión de futuro del campo mexicano.
En la ceremonia, realizada en el Salón de la Historia del Palacio de Gobierno de Yucatán, y tras recibir el reconocimiento, el titular de la Sedatu dictó una conferencia magistral en la que subrayó que esta administración ya no habla del futuro del campo, sino del campo del futuro, del cual dependerá el crecimiento, desarrollo y la subsistencia de las ciudades.
El funcionario indicó que 80 por ciento de la población del país se concentra en sólo 59 ciudades, las llamadas zonas metropolitanas, de manera que las zonas rurales que las rodean ya no pueden seguir siendo blanco de fraccionamientos, sino se deben convertir en zonas de producción de alimentos, de generación de energías limpias y de grandes áreas verdes, que le den sustentabilidad a las ciudades.
En su conferencia, Ramírez Marín informó que, como parte de la nueva reforma agraria que puso en marcha el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, el próximo año desaparecerá la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (CORETT) para dar paso al Instituto Nacional del Suelo, que se ocupará no sólo de regularizar los asentamientos irregulares, como lo hizo por años ese organismo, sino que ahora urbanizará los lotes para darle mayor valor a la tierra de los ejidatarios y se conviertan así en fuentes de mejores ingresos para ellos y sus familias.
Ante la presencia de representantes de los tres poderes del Estado, los organizadores del Congreso, legisladores federales y estatales, alcaldes, dirigentes de cámaras empresariales, organismos civiles y autoridades académicas, el titular de la SEDATU recibió el reconocimiento de manos del gobernador Rolando Zapata Bello, quien afirmó que comparte la acertada decisión de entregarle esa distinción y se suma al reconocimiento a su trabajo, entrega y pasión por esta encomienda que le confirió el Presidente de la República.
Las instituciones convocantes del premio otorgaron la presea «Andrés Molina Enríquez», en la categoría de Docencia e Investigación, a la escritora María Guadalupe Rivera Marín, quien no pudo asistir. La licenciada Isabel Medina Burgos recibió la distinción en su representación.
Asimismo, el jurado otorgó la presea «Emiliano Zapata Salazar», también por su aportación al agrarismo mexicano, al exsenador por Aguascalientes, Héctor Hugo Olivares Ventura, quien dijo en su discurso que el gran reto de nacionalizar la globalización y socializar la democracia requiere concretar la gran reforma del campo mexicano.
Instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Tribunal Superior Agrario, las comisiones de Reforma Agraria del Senado y la Cámara de Diputados y la Barra Nacional Universitaria de Abogados, son las que otorgan esos reconocimientos a quienes se han destacado en actividades relacionadas con el tema agrario a través de la investigación, la docencia o el servicio público.


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *