septiembre 17, 2014 By Ulises Navarrete

Museo Nacional de Antropología, medio siglo resguardando nuestro pasado

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Museo Nacional de Antropología tiene su historia, aparte de la que resguarda.
El 17 de septiembre de 1964 se inauguró formalmente el más grande de los recintos en México, único en su tipo. Moderno, con un estilo vanguardista y con el interés de que los visitantes, pero sobre todo los mexicanos, conocieran el pasado del México-Tenochtitlan y sus cultura aledañas.
El Museo Nacional de Antropología fue construido por el arquitecto Pedro Ramírez como una casa en forma de herradura, con un amplio patio central que tiene una gran fuente, colmada por una techumbre en forma de paraguas, la cual en su momento llamó mucho la atención de propios y extraños. Hoy es famosa esa fuente, la cual ha maravillado a mandatarios de otras latitudes.
Pero en su momento creó polémica, pues no faltaron quienes se opusieran a la necesidad de deforestar ocho hectáreas del Bosque de Chapultepec y reducir el espacio del parque, el principal pulmón de la ciudad.
Para recorrer el museo de museo, el cual alberga el pasado de todas las culturas asentadas en territorio mexicano, se requieren no sólo un día, sino incluso una semana. Si uno se pone a caminar por sus pasillos recorrería 5.5 kilómetros en los que se guardan 40 mil años de historia, desde la prehistoria hasta la vida presente de los pueblos indígenas en México.
En opinión del historiador Miguel León Portilla, “para verlo con calma” haría falta “una semana entera”.
Sólo así sería posible encontrarle la verdadera riqueza a piezas como la joyería de oro rescatada de las tumbas de Monte Albán (Oaxaca) o la colección de vestidos, herramientas y utensilios de las etnias vivas de México.
Aunque algunos estiman que el MNA es visitado cada año por 1.3 millones y 2.3 millones de personas, bien se puede asegurar que la cantidad se queda corta, ya que los domingos el acceso es gratuito y entre semana los turistas extranjeros pueden apreciar desde la Piedra del Sol hasta Tláloc, quien da la bienvenida a todos los interesados en las culturas mesoamericanas a través de sus 24 salas.
A sus 50 años, el Museo Nacional de Antropología se mantiene más vivo y joven que nunca.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *