septiembre 12, 2014 By Huellas de México

Peña Nieto responde al conflicto Texas vs México

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 12 de sep.- Las relaciones entre México y Texas siguen en deterioro, la guerra de declaraciones ya incluye a los altos mandos, el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto calificó como despreciables y condenables las acciones del gobernador de Texas, Rick Perry en un conflicto bilateral que involucra a millones de migrantes y a billones de litros de agua.

 

El problema de la frontera

Uno de los asuntos que ha elevado el tono de los señalamientos es el tema de la seguridad fronteriza desplegada por Texas en su frontera con México, el gobierno de Peña Nieto, condenó a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el reforzamiento militar, ocurrido el mes pasado.

El gobernador texano se justificó afirmando que grupos terroristas podrían entrar por la frontera con México; “Necesitamos tener una clara presencia del fuerzas del orden público, tanto policías como otras en la frontera sur, para mandar el mensaje de que está controlada”, señaló Perry..

Al día siguente el vocero del Pentágono negó que se tenga información de posibles incursiones del grupo Islámico de Irak y Siria (Isis) a través de la frontera mexicana; lo cual fue replicado por la embajada mexicana para poner en duda las afirmaciones de Perry.

No obstante hace unos días, el subsecretario de inteligencia y análisis del Departamento de Seguridad Nacional de kis Estados Unidos, Francis Taylor, señaló en comparecencia ante un comité del Senado de los Estados Unidos, que sí se han detectado comunicaciones de yihadistas, manejando la posibilidad de acceder a EEUU a través de la frontera con México; «Ha habido intercambios de mensajes a este respecto entre extremistas por todo el mundo en Twitter y en otras redes sociales», afirmó Taylor en respuesta a una pregunta del senador John McCain.

A pesar de ello el día de ayer la SRE emitió un nuevo comunicado acusando al gobernador de Texas de tener «intereses políticos» con el despliegue de miembros de la Guardia Nacional en la frontera.

«La medida emprendida de manera unilateral por el gobierno de Texas es indudablemente errónea y no contribuye a los esfuerzos que los países llevan a cabo para construir una frontera segura y una solución al fenómeno migratorio», manifestó la SRE.

Horas más tarde el presidente de la república, en entrevista con Jacobo Zabludovski, reprochó severamente la actitud del gobierno de Texas, «Mire, no sólo es desagradable, sino yo creo que es condenable. Me parece que es una política completamente des- aceptada, que no se inscribe en el espíritu de cordialidad y de buena amistad entre dos países, particularmente esto ocurre en el estado de Texas, cuando observamos que otros estados de la Unión Americana han, sin duda, cambiado su política, la han hecho mucho más amigable, especialmente para la población migrante», afirmó el mandatario.

 

El problema del agua

Otro de los temas candentes entre Texas y el gobierno mexicano es el asunto del agua, la entidad estadounidense afirma que México le debe casi 500 billones de litros de agua, como informó el Washington Post el lunes pasado, por lo que el problema de la carencia del vítal líquido en Texas, genera también gran preocupación.

El prestigioso diario norteamericano, describe la denuncia del gobierno de Texas, quien afirma que México está incumpliendo con su parte del tratado firmado hace 70 años, un «asunto que es de vida o muerte para nuestros granjeros», señaló el legislador de Texas, Eddie Lucio.

El meollo del conflicto sería la «Presa de la amistad», de la cual México no niega que tiene un adeudo; «Hemos tenido una sequía prolongada desde 1994 hasta ahora. Ha sido difícil para México dar esta agua», excusó, Ignacio Peña Treviño, representante de México en la Comisión Internacional de Límites y Aguas, según el Washington Post; no obstante los texanos acusan que el gobierno mexicano no ha implementado acciones suficientes; «Esa excusa, perdón por el juego de palabras, no se sostiene», afirmó el presidente de la Junta de Desarrollo del Agua de Texas, Carlos Rubinstein, citado por el mismo medio, quien también añade el testimonio de Roberta Jacobson, alto funcionario del Departamento de Estado para América Latina, quien afirmó: «vamos a persistir en nuestra defensa hasta que logremos nuestro objetivo de asegurar la entrega de agua suficiente de México para aliviar las penurias de las comunidades del sur de Texas».

Cabe señalar que además Texas enfrenta un grave problema por la sequía, por lo que la presión política contra México, continuará creciendo.

 

Relación en deterioro

Cabe señalar que la relación entre la administración de Enrique Peña Nieto y el estado de Texas no ha sido cordial desde un inicio, cabe recordar las múltiples condenas que hizo el gobierno mexicano contra el gobernador Perry por la ejecución del preso mexicano Edgar Tamayo, a pesar de la resolución de la Corte Internacional y de las solicitudes hechas por el gobierno de Barack Obama.

También resultó sospechoso la cancelación de un encuentro entre Barack Obama y Enrique Peña Nieto en Texas hace unos días; a pesar de que cientos de medios replicaron la información oficial que anunciaba la reunión; horas después el gobierno norteamericano negó la reunión sin mayores explicaciones.

También a finales del mes pasado el presidente Peña Nieto calificó como un error la política de Perry, a la cual además calificó como carente de ética; «A quienes aún creen y apuestan por la exclusión, la discriminación o rechazo a la diversidad» solo hay una cosa que decirles: ‘Un futuro muy próximo les demostrará su error ético, el tiempo nos habrá de dar la razón'», manifestó el presidente mexicano, habrá que esperar que así sea.

 

 

David Galeano
Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *