agosto 27, 2014 By Huellas de México

El azúcar, el endulzante de la discordia entre México y EEUU

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 27 de ago.- Este miércoles continúan las reacciones ante el anuncio realizado por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, quien afirmó que proximamente estarían implementando aranceles de entre el 2% y el 18% al azúcar procedente de México, debido a los presuntos subsidios del gobierno mexicano a la industria azucarera, que harían desleal la competencia, según denunció la industria estadounidense.

 

El conflicto

Este martes el gobierno de los Estados Unidos, determinó imponer de manera preliminar un arancel de 14.87 por ciento a productores y exportadores de azúcar mexicana, así como porcentajes diferenciados a empresas particulares, un arancel de 17.01 por ciento al Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA), y del 2.99 por ciento a Ingenio Tala y empresas del Grupo Azucarero México (GAM).

Esto fue derivado de una denuncia de la industria estadounidense azucarera, quien acusó pérdidas de más de mil millones de dólares, debido a los presuntos subsidios al azúcar mexicana, no obstante el Departamento de Comercio norteamericano, señaló que continúan las valoraciones y que la decisión final será conocida en enero de 2015.

 

México acusa de mentirosos a los Estados Unidos

Diversos funcionarios han salido a criticar la nueva postura estadounidense; el subsecretario de Comercio Exterior mexicano, Francisco de Rosenzweig puntualizó que México se limita a apoyar a los productores cuando el precio de la caña de azúcar está por debajo de un rango establecido y aseguró que «no se otorgan subsidios».

El funcionario afirmó en entrevista radiofónica que la medida es «un retroceso en este espíritu de libre comercio» que México y Estados Unidos formalizaron junto con Canadá en 1994 en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Rosenzweig también afirmó que la industria mexicana es altamente competitiva, prueba de ello es que el 17.01% del arancel se le impuso a los 9 ingenios de Feesa, los cuales prácticamente no exportan nada a Estados Unidos, pues el gobierno de México determinó que los excedentes se enviarán a otros países distintos al mercado estadounidense para evitar un desbalance y por ello venden a Lituania, Rusia, Canadá y Marruecos, señaló.

También el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, lamentó la determinación, acusando también que la investigación carece de méritos, además de reiterar que existen vías mucho más propicias y colaborativas para superar las diferencias que pudieran surgir en el mercado de edulcorantes en la región.

“México lamenta profundamente la decisión del Departamento de Comercio (…) El establecimiento de cuotas compensatorias representa un retroceso en la integración y delicado balance de los mercados de edulcorantes en México y Estados Unidos, lograda a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, señaló la dependencia a través de un comunicado.

El secretario de Economía,  quien se encontraba acompañando al presidente Enrique Peña Nieto en su gira por Estados Unidos, afirmó que México ya ha iniciado pláticas para tratar de llegar a un sano arreglo al respecto, y se mostró confiado en alcanzar un acuerdo.

«Seguimos apoyando la industria para llevar resolución, para apoyar a ganar y demostrar la invalidez, pero a veces puede ser más valioso un buen acuerdo que un mal pleito, porque si no la llevamos a pleito nadie nos garantiza que vamos a ganar; sin embargo, con el acuerdo podemos llegar a una suspensión que beneficie a los mexicanos y no se les caiga el acuerdo de azúcar en Estados Unidos», afirmó.

 

Reacciones en la industria

El presidente de la cámara azucarera mexicana, Juan Cortina, también negó que existan subsidios al azúcar mexicana, y criticó también las nuevas amenazas arancelarias; «El Gobierno de México no subsidia a la industria azucarera (…) Estamos en desacuerdo sobre cualquier cobro que imponga el Gobierno de Estados Unidos», afirmó.

A través de un comunicado, también la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA), advirtió de las consecuencias que ésta determinación podría generar; “Esta decisión podría afectar el delicado balance del comercio bilateral en materia de edulcorantes, ya que Estados Unidos exporta fructosa de maíz a México y México requiere exportar azúcar de caña a América del Norte”, señaló la CNIAA.

Por su parte la Central Campesina Cardenista (CCC), presidida por Max Correa exigió a las secretarías de Economía (SE) y de Agricultura (Sagarpa) cerrar la frontera a la importación del maíz proveniente de la Unión Americana como una respuesta a las cuotas impuestas por el gobierno de Barack Obama.

Cultiba, la firma que agrupa a todas las embotelladoras de PepsiCo y al Grupo Azucarero México, también adelantó que analiza los costos que esta determinación generaría para su empresa, la cual sería una de las afectadas por la imposición de aranceles por parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

 

Panorama complicado

Analistas consideran además que las nuevas imposiciones arancelarias, llegan en el peor momento para la industria, ya que el precio internacional del producto se encuentra en una tendencia negativa; en los últimos dos meses se registra un retroceso de poco más de 12 por ciento, comportamiento similar al de la mayoría de los commodities agrícolas, afectados por aumentos en la producción, analiza Álvaro Montero de El Financiero, quien subraya que el precio del endulzante en el Intercontinental Exchange de Nueva York, ha tenido una caída del precio del 47.03 desde agosto de 2011 al mismo mes en 2014.

 

 

David Galeano
Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *