Pastor canadiense es liberado de prisión norcoreana

newsphotos-PastorLim-12.17.15-630x330
ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Un pastor canadiense encarcelado por más de dos años en Corea del Norte por más de dos años finalmente llego a su hogar, donde descansó después de reunirse con su familia el sábado.

Hyeon Soo Lim, antiguo pastor en una de las iglesias más grandes de Canadá, desapareció en una misión a Corea del Norte a principios de 2015. Fue condenado en diciembre de 2015 acusado de intentar derrocar al régimen de Pyongyang.

La agencia de noticias KCNA de Corea del Norte dijo recientemente que Lim, de 62 años, fue liberado por razones humanitarias, lo que sugiere que su salud era mala. Sin embargo, su familia aseguró que no estaba en condiciones críticas.

La liberación de Lim se produce en medio de las tensiones entre Washington y Pyongyang, aunque las autoridades no han dicho que exista conexión entre su liberación y los esfuerzos para calmar el enfrentamiento con el programa nuclear de Corea del Norte.

Los miembros de la familia celebrarán una conferencia de prensa el sábado por la tarde en la Iglesia Presbiteriana de Luz en el suburbio de Toronto Mississauga.

Aunque no se ha aclarado si el pastor Lim aparecerá en la conferencia de prensa, según Pak, quien dijo que asistiría a los cultos dominicales en su iglesia.

El gobierno canadiense emitió una declaración, en la que se afirma que se une a su familia y la congregación de Lim en la celebración de su regreso a casa.

“Canadá ha participado activamente en el caso del Sr. Lim en todos los niveles, y seguiremos apoyándolo a él ya su familia ahora que ha regresado”, dijo el comunicado.

La familia de Lim, en junio, instó al gobierno canadiense a reforzar los esfuerzos para buscar la liberación de Lim, tras la muerte de Otto Warmbier, un estudiante estadounidense que murió días después de haber sido liberado de una prisión norcoreana cuando se encontraba en coma.

 

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *