El papa en Cuba

septiembre 19, 2015 By Huellas de México

El papa en Cuba

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

La Habana, Cuba, 19 de sep.- Este sábado, el papa Francisco fue recibido en la isla de Cuba por el presidente Raúl Castro. Dicha visita, que durará hasta este martes, se produce en el marco de restablecimiento de las relaciones entre EE. UU y Cuba iniciadas hace casi un año.

Durante el recibimiento del sumo pontífice, Castro exigió, en un discurso de gran carga política, el levantamiento del actual bloqueo económico que pesa sobre la isla desde 1957.

El bloqueo es cruel, brutal e inmoral. El territorio de la base de Guantánamo debe ser devuelto a Cuba”, exigió el presidente cubano, quien señaló que las relaciones entre la isla y la Santa sede son las mejores.

Por su parte, el papa Francisco se refirió al restablecimiento de relaciones entre ambos países e indicó que los líderes políticos deben seguir trabajando en la reconciliación de los pueblos.

“Desde hace varios meses, estamos siendo testigos de un acontecimiento que nos llena de esperanza: el proceso de normalización de las relaciones entre dos pueblos, tras años de distanciamiento. Animo a los responsables políticos a continuar avanzando por este camino”, indicó el sumo pontífice.

 

Una esperada visita

Horas antes de su histórica visita a Cuba, el papa Francisco envió un mensaje de fe y esperanza a los cubanos en el preámbulo de una gira que se ha anunciado como pastoral, pero que tiene un innegable trasfondo político, no solo por el proceso de normalización de las relaciones entre La Habana y Washington, sino también por la situación interna en lo que toca a las reformas económicas que empezó a aplicar, el cambio generacional y el creciente papel que la Iglesia católica está desempeñando en la isla.

La presencia del santo padre es la tercera de un pontífice en 17 años, después de las de Juan Pablo II en el 2008 y Benedicto XVI en el 2012. Y para darle más significado, continuará en EE. UU., donde se espera haga alguna referencia al levantamiento del bloqueo económico, tema espinoso en manos del Congreso de EE. UU., hoy adverso en su mayoría al presidente Barack Obama.

Cuba se “abrió al mundo” como pidió Juan Pablo II, aunque existen focos de resistencia entre quienes no quieren perder influencia. El mundo también se ha abierto. Las reformas económicas emprendidas por Raúl Castro para atraer inversiones extranjeras parecen dar fruto y en ese orden de ideas se ha movilizado el episcopado para la visita del primer obispo de Roma latinoamericano.

En los templos se repartieron folletos con la carta papal sobre el Año de la Misericordia. También, pegatinas y afiches que la gente coloca en ropas, autos y vitrinas. El Gobierno echó la casa por la ventana. Mientras el papamóvil ensaya los recorridos por las calles habaneras remozadas para la ocasión, enormes pancartas le dan la bienvenida.

Esta visita “es un acontecimiento histórico de mayor significación que las dos anteriores porque llega en un momento especial del proceso cubano”, dijo el profesor Enrique López Oliva, profesor de Historia de las Religiones de la Universidad de La Habana.

En su concepto, “Cuba está en un proceso de cambios grandes. Es un momento clave en su historia. De un lado, las reformas económicas, pues necesitamos inversión extranjera y, de otro, el cambio generacional. Algunos expertos consideran que a los cambios económicos les seguirán cambios de carácter político. Hay una generación que está esperando para reemplazar a la generación histórica de la revolución cubana”, dice. Y añade: “Hay un grupo de laicos –Cuba Posible– que quizás en un futuro se pueda transformar en un grupo político”.

Para López Oliva, la visita del Papa podría ser “el gran milagro” que Cuba necesita, “la estabilidad en las inversiones extranjeras, la normalización de las relaciones con EE. UU.”, proceso de deshielo en el que el pontífice argentino tuvo una participación destacada.

Éxodo masivo

Sin embargo, el académico sostiene que el acercamiento se debe a que el poderoso vecino del norte “no puede permitirse un éxodo masivo de un millón de cubanos a la Florida”. Por otra parte, “hay un grupo en EE. UU., que son nietos y biznietos de los cubanos que emigraron en los años 60, que tiene otra mentalidad y quiere volver a la patria de sus ancestros”.

López Oliva agrega que la visita del Papa tiene carácter pastoral, pero también político, y que ayudará a la normalización con otros países e, igualmente, a “fortalecer a la Iglesia católica en Cuba, que estaba en una profundísima crisis, como lo está en el resto del mundo”.

Por todo esto, llama la atención la enorme imagen del Sagrado Corazón de Jesús, en la que se lee “Vengan a mí”, que preside la plaza de la Revolución desde la fachada de la Biblioteca Nacional. Al frente se levanta el altar para la misa de mañana.

“Voy a visitarlos para compartir la fe y la esperanza”, expresó Francisco en un videomensaje emitido el jueves por la televisión cubana en horario estelar.

Con voz pausada agregó: “Me hace mucho bien y me ayuda mucho pensar en su fidelidad al Señor, en el ánimo con que afrontan las dificultades de cada día, en el amor con que se ayudan y sostienen en el camino de la vida”.

Recordó que Jesús “sabe mejor que nadie lo que uno necesita”, que “siempre se queda al lado dispuesto a acogernos”.

Señaló que “necesitamos rezar”, y destacó que “es lindo tener un corazón como el de Jesús, para saber amar como Él, perdonar, dar esperanza, acompañar”.

Sonia Castillo, una mujer de 57 años que se define como religiosa no practicante, afirmó a este diario que al escuchar al Papa sintió mucha paz: “Me llegó muy hondo. Se ve que es el mensajero de Dios. Yo no creo en muchas cosas, y si hay que ir a un santero de vez en cuando tampoco me niego, pero sí creo en Dios. El Papa nos dijo que Dios sabe de nuestras penurias y eso reconforta. Fue un mensaje de esperanza”.

Por su parte, María Rodríguez, una maestra de escuela que se crio como católica, saltó por un tiempo a la Iglesia evangélica para volver al redil de la Iglesia de Roma, expresó a esta corresponsal que “su visita va a ser para bien. Es un llamado a la esperanza, y nuestro pueblo lo necesita porque estamos muy golpeados y la esperanza es lo que nos mantiene. La espiritualidad del mensaje nos hace falta porque no solo de pan vive el hombre”.

 

Entre indultados hay 14 colombianos

La semana pasada el Gobierno de Cuba anunció el indulto de más de 3.500 presos –entre los que hay 14 colombianos, según confirmó la Cancillería–, una de las mayores excarcelaciones impulsadas por la revolución castrista y una costumbre que se adoptó con motivo de las anteriores visitas papales de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

 

Castro pide flexibilizar más el bloqueo

El presidente de EE. UU., Barack Obama, y su homólogo de Cuba, Raúl Castro, sostuvieron el viernes una conversación por teléfonoen la que el líder cubano le pidió al estadounidense “profundizar” las nuevas flexibilizaciones del embargo contra la isla anunciadas ayer, dijo la Cancillería cubana.

Obama decidió suavizar más las sanciones económicas y otro tipo de restricciones que aún pesan sobre Cuba, en nuevos ajustes que harán más fácil el comercio y el turismo con la isla.

Con las nuevas reglas, empresas de EE. UU. podrán abrir locales en Cuba y hasta contratar personal cubano. Además, se aclaran los mecanismos para que las empresas con filiales en la isla puedan realizar transacciones financieras.

Los nuevos cambios, además, facilitarán también el proceso para que las compañías de cruceros puedan utilizar a Cuba como uno de sus destinos turísticos y eliminan las restricciones para el envío de remesas.

 

Milagros López de Guereño
Corresponsal de EL TIEMPO
La Habana


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *