La corrupción derribó al presidente de Guatemala

septiembre 4, 2015 By Huellas de México

La corrupción derribó al presidente de Guatemala

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Guatemala. Hace una semana y media, el acosado ex presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, de manera desafiante negó a dimitir en medio de una investigación de corrupción que crecía rápidamente y que ya había encarcelado a su vicepresidenta y a más de una docena de funcionarios. “No voy a renunciar, me voy a enfrentar y someterme plenamente a los procedimientos que corresponden a la ley”, dijo Pérez en un discurso televisado el lunes.

El jueves por la mañana, el desafío de Otto Pérez se desintegró cuando su portavoz anunció que el presidente había dimitido después de todo.

La dimisión se produjo apenas unas horas después de que un juez le ordenara al ahora ex presidente Pérez Molina comparecer ante la Corte para enfrentar cargos de fraude, asociación ilícita y corrupción en relación con un supuesto fraude aduanero de varios millones de dólares.

Para más tarde dictarle prisión provisional. Durante la audiencia, el juez Miguel Angel Gálvez dictó el fallo para asegurar que Pérez Molina se presente a la continuidad de la audiencia sobre una de red de defraudación aduanera.

Antes del fallo, el Congreso de Guatemala aceptó por unanimidad la renuncia de Pérez Molina, por lo que el vicepresidente Alejandro Maldonado, un ex magistrado conservador y quien recientemente asumió ese cargo después de que su antecesora renunciara en el escándalo de sobornos y fraude fiscal, prestó juramento como nuevo presidente del país.

“He pedido a todos los ministros y altos cargos de gobierno que pongan a disposición sus cargos”, dijo Maldonado de 79 años.

“Voy a formar un gobierno transitorio que invite a todos los grupos sociales que están manifestando en las calles, que hagan propuestas de nombres de los jóvenes profesionales para formar la nueva administración”.

Esta crisis política sin precedente en la historia reciente de Guatemala tuvo lugar en una agitada semana en la que Pérez Molina fue despojado de su inmunidad, abandonado por los principales miembros de su gabinete, y llevado a prisión provisional no sin antes ser testigo de cómo su ex vicepresidenta Roxana Baldetti fue encarcelada para también ser juzgada.

Mientras Maldonado asumía el cargo, Pérez Molina se encontraba en un tribunal haciendo frente a acusaciones por recibir sobornos, y por verse involucrado en una trama de corrupción en la que presuntamente un grupo de empresarios pagaban dinero para evitar el pago de aranceles de importación y agilizar trámites, según la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG).

Pérez Molina, de 64 años, es el primer presidente de Guatemala en renunciar y aún no está claro si iba a ser detenido preventivamente.

Toda esta crisis política se presenta antes de las elecciones del domingo en donde se enfrentaran un acaudalado empresario y político, Manuel Baldizón, frente a otros 13 candidatos, entre ellos un comediante sin experiencia política, una ex primera dama y la hija del dictador Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio.

La estructura, denominada La Línea por ser una especie de “alternativa” para resolver trabas en importaciones y reducir el pago de impuestos, estaba supuestamente dirigida por Juan Carlos Monzón Rojas, ex secretario privado de la ex vicepresidenta.

Al menos 100 personas están siendo investigadas por el caso de La Línea. Entre ellas está Baldetti, quien tuvo que renunciar a su cargo en mayo y se encuentra detenida preventivamente, acusada de haber recibido al menos 3.7 millones de dólares en sobornos, según la Comisión.

 

 

Fuente. TheWashingtonPost/ElEconomista


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *