Con toda calma Isis destruye otras torres históricas en Palmira

septiembre 4, 2015 By

Con toda calma Isis destruye otras torres históricas en Palmira

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Tres torres funerarias de alto valor arqueológico ubicadas en la ciudad siria de Palmira fueron destruidas por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), confirmó hoy el director general de Antigüedades y Museos Mamoun Abdulkarim.

El funcionario sirio explicó a medios internacionales que imágenes satelitales tomadas el pasado martes por el Instituto Syrian Heritage Initiative, radicado en Estados Unidos, confirmaron la destrucción de los monumentos.

«Hicieron estallar tres de las torres funerarias, las que estaban mejor conservadas, las más bellas», expresó Abdulkarim.

Agregó que las torres destruidas corresponden a las célebres tumbas de Elahbel, Jamblique y Khitot, obras que «simbolizaban el desarrollo económico de la ciudad en los primeros siglos de nuestra era».

El pasado 30 de agosto, los extremistas armados del EI destruyeron las ruinas del templo Bel, un monumento milenario, también ubicado en la ciudad siria de Palmira.

Las ruinas del templo, con más de mil 983 años de historia, fueron dinamitadas y destruidas por miembros del EI, quienes mantienen ocupada la ciudad desde finales de mayo.

El templo de Bel era una antigua construcción de piedra en ruinas, ubicada en Palmira, una histórica ciudad ubicada a 223 kilómetros al noreste de esta capital y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980 por la Unesco.

Construido en el año 32 del siglo I, el templo estaba consagrado al dios semita Bel.

Seis días antes, habían destruido el templo de Baalshamin, otra joya arquitectónica de casi dos mil años, después de dinamitarla con una gran cantidad explosivos.

Este santuario, uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo, fue construido en el año 17, del siglo I, y sobrevivió a numerosos invasores y ocupantes.

Otros monumentos destrozados por el EI fueron la estatua de la diosa Al-lat, una de las piezas arqueológicas más importantes que se preservaban en Palmira, y que fue destruida a martillazos, y el mausoleo dedicado a Mohammad Ben Ali, un descendiente de la familia del profeta Ali Ben Abi Taleb, demolido por una explosión.

 

 

Fuente. prensa-latina.cu


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *