octubre 23, 2014 By Ulises Navarrete

Pide Papa frenar tortura y pena de muerte; son ilegales

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

VATICANO.- El papa Francisco denunció el uso de la tortura y la pena de muerte en forma ilegal, las cuales son encubiertas o disfrazadas como acciones de combate a la delincuencia o tutela de la seguridad.
Ante la Asociación Internacional de Derecho Penal, el jerarca de la Iglesia católica lamentó el hacinamiento en las cárceles, criticó el abuso de la prisión preventiva y advirtió ante la “incitación a la venganza” como uno de los defectos de la procuración de justicia.
“Vivimos tiempos en los cuales, tanto de algunos sectores de la política como por parte de algunos medios de comunicación, se incita a la violencia y venganza, pública y privada, no sólo contra los responsables de haber cometido delitos, sino contra quienes recae la sospecha, fundada o no, de haber infringido la ley”.
En la actualidad no sólo se buscan chivos expiatorios que paguen con su libertad y su vida por todos los males sociales, como era típico en las sociedades primitivas, sino que existe la tendencia a “construir deliberadamente enemigos y figuras estereotipadas”.
Ante los juristas, explicó que tienen la “difícil tarea” de contener esas tendencias, mientras trabajan bajo presión de los medios, de “algunos políticos sin escrúpulos” y de “los deseos de venganza” que se extienden en la sociedad.
En este sentido, demandó la abolición de la pena de muerte y consideró “imposible imaginar” que hoy los Estados no puedan disponer de otros medios que no sean la pena capital para defender del agresor injusto la vida de las personas.
Afirmó que los Estados quitan la vida no sólo con la pena de muerte o con las guerras, sino también cuando los oficiales públicos “se refugian en las sombras de la potestad estatal para justificar sus crímenes”.
Consideró que en muchos países existen las ejecuciones extrajudiciales o extralegales, que son hechas para pasar como “producto de enfrentamientos con delincuentes” o de “las consecuencias indeseables del uso razonable, necesario y proporcional de la fuerza para hacer aplicar la ley”.
Por eso constató que aunque la pena de muerte sea ilegal en la mayoría de los países, ilegalmente y en diversos grados, actualmente se aplica en todo el mundo.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *