marzo 19, 2014 By

Autodefensas prorusas tomán la sede Sebastopol en Ucrania

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Kiev, 19 de marzo.-La tensión crece en Crimea apenas unas horas después de su anexión formal a Rusia. Una docena de militares ucranios han sido expulsados de la sede de la Armada en Sebastopol después de que unos 200 civiles tomaran durante la mañana del miércoles el edificio, donde ya ondean tres banderas rusas, y el jefe de la Armana ucrania ha sido retenido según Defensa. El portavoz naval ucranio, Serguéi Bogdanov, asegura que no hubo violencia en la toma del complejo y considera que los efectivos pertenecen a las llamadas “unidades de autodefensa” prorrusas. Se trata de milicianos, tanto mujeres como hombres, algunos enmascarados, que vestían de paisano. Según los medios, las autodefensas crimeas propusieron a los soldados ucranianos que se rindieran y se unieran a ellos o bien abandonen la base. Horas más tarde, otro grupo de milicianos prorrusos han entrado en la base de Novoozernoye, al oeste de la península. «En estos momentos, soldados rusos han tomado el punto de control. Los oficiales ucranianos están armados», ha señalado el ministro de Defensa ucranio.

El presidente ucranio Arseni Yatseniuk ha enviado de manera «urgente» al ministro de Defensa y al viceprimer ministro a Crimea para intentar rebajar la tensión con Rusia. Pero el primer ministro de la península ha declarado que no les permitirá la entrada, según Interfax. «No son queridos aquí y nadie les permitirá entrar. Serán mandados de vuelta a Ucrania». Unos 14.500 soldados ucranios se encuentran desplegados en Crimea según las estimaciones de los expertos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió ayer en su discurso ante el Parlamento que las tropas ucranias se retiren “democrática y civilizadamente” de la península, pero el Ministerio de Defensa ucranio ha permitido a sus soldados emplear las armas para defender sus posiciones. El ministro Ihor Tenyukh ha asegurado que las tropas leales a Kiev no abandonarán la península pese a la escalada de los acontecimientos.El incidente ha ocurrido horas después de la muerte de un oficial ucranio y un miliciano prorruso en un enfrentamiento que se produjo en una unidad militar ucrania asaltada por fuerzas de autodefensa del régimen local, según ha confirmado el ministerio de Defensa de Ucrania.

El teniente general Mijaíl Kutsin, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranias, informó de los hechos a su colega ruso, Valeri Guerasimov, y propuso la creación de una comisión de ambos Ministerios para evitar la escalada del conflicto y el derramamiento de sangre. Por otra parte, Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, dijo que el incidente había sido una provocación de quienes querían desestabilizar la situuación en Crimea el día en que era aceptada por Rusia.

Medios militares ucranianos en Crimea señalan que la unidad asaltada es un batallón geodésico situado en las afueras de Simferópol y que los asaltantes fueron un grupo de cosacos rusos. Se trata de una dependencia de los servicios de cartografía del Ejército.

Detrás de las frases conciliatorias de los políticos rusos y crimeos, se encuentran realidades más complicadas a la vista de que en Crimea sigue habiendo miles de uniformados ucranianos leales a Kiev que, en unas duras condiciones psicológicas y rodeados por uniformados rusos y fuerzas de autodefensa, están esperando órdenes concretas y se niegan a proceder en tanto no reciban instrucciones claras de sus superiores.

El martes, el general responsable de todas las tropas del ministerio del Interior en Crimea pidió a los subordinados que pudo reunir en Simferópol que tuvieran paciencia y no se entregaran, señalan medios informados. El general les hizo saber que las acciones de Rusia son ilegales y partía del supuesto de que todavía era posible encontrar una solución política. “Resistan”, “En Ucrania se preocupan por nosotros”, “Crimea fue, es y será ucraniana”, eran las frases retóricas del alto mando que ni satisfacían a los subordinados ni contribuían a aclarar su situación, señalaron las fuentes. Pese a que los dirigentes de Crimea dijeron el lunes que los soldados ucranianos podrán elegir entre declararse leales a Crimea o marcharse y seguir sirviendo a Ucrania, esta opción no se había materializado el martes en los cuarteles ucranios de la península.

Por otra parte, los rusos tienen prisa por introducir el rublo. En la localida de Bajchisarai, el alcalde Ilmi Umérov, dijo a esta corresponsal que ha recibido una orden para calcular todos los gastos de su municipio en rublos en el plazo de dos días. Umérov, que es miembro del consejo de 33 tártaros elegidos que forman el Milli Medzhlis de Crimea manifestó que este organismo de autoorganización paralelo a las estructuras de poder local ha decidido reunirse cada noche en Símferopol para actuar de acuerdo con la situación.

Fuente: El País


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *