marzo 5, 2014 By

Rusia rechaza postura de Occidente, crisis en Ucrania se agudiza

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

PARIS/KIEV, 5 de marzo.- Rusia rechazó el miércoles las demandas occidentales de retirar las fuerzas en la región de Crimea a sus bases, en medio de negociaciones diplomáticas de alto nivel en París para reducir la tensión en Ucrania y evitar el riesgo de una guerra.

La Unión Europea ofreció 11.000 millones de euros de apoyo financiero al nuevo Gobierno de Ucrania en los próximos dos años mediante una serie de créditos y subsidios, siempre que Kiev alcance un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Alemania, la principal economía de la UE, también prometió ayuda bilateral.

El nuevo ministro de Finanzas ucraniano, Oleksander Shlapak, provocó una caída del bono ucraniano y de los mercados de divisas al decir que su país asolado económicamente podría comenzar negociaciones con los acreedores para reestructurar su deuda en divisas extranjeras.

Y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, en un aparente intento por mostrar determinación ante Moscú, anunció medidas militares para apoyar a países de la OTAN del este de Europa limítrofes a Rusia y Ucrania.

Rusia y Occidente están enfrentados en la confrontación más grave desde el final de la Guerra Fría por la influencia sobre Ucrania, un importante exportador de materias primas y un vínculo estratégico entre este y oeste.

Ucrania rechazó el año pasado un acuerdo comercial con la Unión Europea bajo presión rusa, desatando meses de protestas callejeras en Kiev y la destitución el 22 de febrero del presidente Viktor Yanukovich, un aliado de Rusia.

Ucrania dice que Rusia ha ocupado Crimea, donde está su flota del Mar Negro, provocando un furor internacional y fuertes caídas en los mercados el lunes, que después se estabilizaron.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania se reunieron el miércoles en París con el presidente galo, François Hollande, para debatir la crisis en Ucrania y tratar de comenzar un proceso diplomático para desactivar la crisis.

Pero los diplomáticos dijeron que no está claro si el canciller ruso, Sergei Lavrov, daría el paso crucial de reunirse con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, miembro de un Gobierno que Moscú ha calificado de ilegítimo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, abandonó la reunión en la oficina de Hollande sin realizar ningún comentario.

Lavrov había repetido antes una afirmación -ridiculizada por Occidente- de que las tropas que han tomado la península ucraniana en el mar Negro no estaban bajo control ruso.

Consultado sobre si Rusia ordenaría a sus fuerzas de Crimea que volviesen a sus bases, dijo: «Si quieren decir las unidades de autodefensa creadas por los habitantes de Crimea, no les damos órdenes, no siguen órdenes nuestras»,

«Con respecto al personal militar de la flota (rusa) en el mar Negro, están en sus lugares de despliegue. Sí, se tomaron medidas de vigilancia adicionales para salvaguardar los lugares(…) Haremos todo lo posible para no permitir derramamiento de sangre», dijo Lavrov, en una rueda de prensa conjunta en Madrid con su homólogo español, José Manuel García Margallo.

Un enviado especial de la ONU fue obligado a abandonar su misión en Crimea luego de ser detenido por hombres armados y que se refugiara en un café, dijo un periodista del canal británico ITN.

James Mates dijo que el enviado Robert Serry fue rodeado en un café por una hostil multitud pro rusa. Cuando el funcionario accedió a terminar su misión diplomática, fue escoltado a un automóvil por la policía y luego dirigido al aeropuerto.

CARA A CARA

Rusia no asistió a una reunión con Kerry y sus homólogos británico, William Hague, y ucraniano, Andriy Deshchytsia, en el denominado Grupo de Budapest creado para asegurar la seguridad de Ucrania después de que abandonase las armas nucleares en 1994.

Pero Kerry y Hague dijeron que intentarían reunir a los ministros ruso y ucraniano durante el día.

Lavrov tenía previsto mantener la primera reunión cara a cara con su homólogo de Estados Unidos desde que estalló la crisis.

La OTAN y Rusia también iban a mantener conversaciones en Bruselas por la preocupación de que el enfrentamiento entre fuerzas rusas y ucranianas en Crimea pueda desencadenar la violencia, o que Moscú intervenga en el este de Ucrania, donde se habla ruso.

En una señal de la elevada tensión allí, una multitud prorrusa en Donetsk, el hogar de Yanukovich, recapturó un edificio público regional que fue desalojado antes por la Policía, dijo un testigo de Reuters.

Occidente está presionando a Rusia para que las tropas vuelvan a sus cuarteles, acepte una monitorización internacional en Crimea y Ucrania y negocie una solución a la crisis con un «grupo de contacto» probablemente bajo los auspicios de un organismo paneuropeo de seguridad.

SANCIONES

Francia dijo que la reunión de líderes de la UE el jueves en Bruselas podría decidir sobre ejercer sanciones contra Rusia si no hay una reducción de la escalada para entonces. Otros países de la UE, como Alemania, son más reacios a las sanciones.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, dijo que las medidas podrían contemplar restricciones sobre visados, activos de individuos y las actuales conversaciones sobre las relaciones económicas con Rusia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, defendió el martes la actuación de Rusia en Crimea, una península estratégica en el mar Negro que es parte de Ucrania pero fue territorio ruso, y dijo que usará la fuerza sólo como último recurso.

Esto alivió los temores de los mercados a una guerra en la antigua república soviética después de fuertes caídas el lunes, aunque las acciones rusas y el rublo volvieron a caer el miércoles y la grivna ucraniana bajó contra el dólar.

Las fuerzas rusas seguían teniendo el control de Crimea, donde Interfax informó de que tomaron dos sitios de misiles ucranianos durante la noche, sin que Putin diera muestras de retroceder.

«Lo que quiere sobre todo es un nuevo imperio, como la URSS, pero llamado Rusia», dijo el ex presidente ucraniano Viktor Yushchenko a la radio francesa Europe 1.

 

Por John Irish y Timothy Heritage

(Información adicional de Lesley Wroughton en París, Luke Baker en Bruselas y Gabriel Baczynska en Moscú; Escrito por Timothy Heritage y Paul Taylor. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid, editado por Patricia Avila)

Fuente: Reuters


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *