febrero 18, 2014 By

Leopoldo López, líder opositor venezolano se entrega a la policía

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CARACAS, Venezuela, 18 de febrero.- Un dirigente opositor, buscado bajo cargos de incitar a la violencia en las manifestaciones antigubernamentales que sacuden Venezuela, se entregó el martes a las fuerzas de seguridad ante miles de seguidores, mientras las protestas subían de temperatura.

Leopoldo López, que estuvo en la clandestinidad hasta el martes por una orden de arresto en su contra en medio de las protestas que ya dejaban cuatro muertos, dio un breve discurso y se subió con el puño en alto a una de las tanquetas que vigilaba la marcha opositora, según testigos de Reuters.

«Mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo (…) para (que) la mayoría de venezolanos que queremos cambio, podamos construir este cambio, en democracia», dijo López minutos antes de entrar al vehículo, a donde fue escoltado por un coronel que lo abrazó.

Mientras la tanqueta avanzaba lentamente para llevarlo ante la justicia, decenas de miles de seguidores de la oposición marchaban a su alrededor gritando consignas como «Leopoldo amigo, el pueblo está contigo».

Las manifestaciones contra el deterioro de la economía y los problemas de inseguridad en la polarizada Venezuela cobraron fuerza el lunes luego de que cuerpos de seguridad del Estado allanaran la sede del partido opositor Voluntad Popular buscando a sus dirigentes.

A pesar de que las intensas protestas, que llevan una semana en Caracas y casi 20 días en el resto del país, se han convertido en el mayor reto para Maduro desde su elección en abril del año pasado, no hay indicios de que puedan poner en juego su continuidad en el poder.

Venezuela luce partida entre quienes defienden a rajatabla los millonarios planes sociales del Gobierno que han beneficiado a buena parte de los 29 millones de habitantes, y los que quieren un cambio de timón afligidos por la alta inflación y la galopante delincuencia.

Maduro, un ex sindicalista de 51 años heredero del fallecido Hugo Chávez, ha culpado por el derramamiento de sangre y ordenado el arresto del líder opositor Leopoldo López -del partido Voluntad Popular-.

En otra zona de Caracas, miles de trabajadores de la industria petrolera estatal marchaban hacia el palacio presidencial de Miraflores donde Maduro los recibiría.

«Estamos en respaldo a nuestro comandante en jefe Nicolás Maduro y en contra de los actos violentos de la oposición. Pedir la salida de Maduro es anticonstitucional», dijo Gabriel Moreno, trabajador de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), vestido enteramente de rojo, el color del oficialismo.

Maduro asegura que la oposición, con apoyo de Estados Unidos, busca reeditar el golpe de Estado que alejó en el 2002 por apenas unas horas a Chávez del poder.

Sin embargo, líderes opositores sostienen que sólo buscan acortar su mandato a través de un referéndum revocatorio, permitido por la Constitución para el 2016.

Los disturbios han generado el rechazo y pedidos de diálogo por parte de los países latinoamericanos, mientras que el Departamento de Estado estadounidense dijo estar «preocupado» por la tensión que reina en las protestas.

Los manifestantes -muchos de ellos estudiantes universitarios- siguen firmes en las calles y aseguran que no se irán a sus casas hasta que Maduro renuncie.

(Escrito por Diego Oré; Reporte adicional de Andrew Cawthorne, Jorge Silva y Jaczo Gómez; Editado por Silene Ramírez y Pablo Garibian)

 

 

 

Fuente: Reuters


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *