noviembre 29, 2013 By Max Vite

Reportan 110 mil casos de Sida, en 2012

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

GINEBRA.- En siete años la cantidad de decesos por Sida aumentó más del 50 por ciento, al pasar de 71 mil en 2005 a 110 mil en 2012.

En su reporte anual, Onusida y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señalaron que en 2012 había 2.1 millones de adolescentes que vivían con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del Sida.

Previo al Día Mundial contra el Sida, el cual se celebra el 1 de diciembre, el análisis de los organismos internacionales señalan que se han logrado grandes progresos para impedir la transmisión del VIH de madre a hijo, ya que se han evitado más de 850 mil nuevas infecciones de recién nacidos entre 2005 y 2012 en los países de bajos y medianos ingresos.

El informe «La infancia y el Sida: Un inventario de la situación 2013″ prende los focos rojos sobre el peligro que corren los adolescentes, y cita la necesidad de mejorar los esfuerzos nacionales e internacionales encaminados a abordar el VIH y el Sida en este grupo vulnerable.

Mediante un aumento del financiamiento y de la inversión en medidas innovadoras sería posible superar muchos de estos problemas, estableció el reporte conjunto.

Además, considera que se presenta un nuevo análisis que indica que si en 2014 aumenta el financiamiento en inversiones de gran impacto hasta cinco mil 500 millones de dólares aproximadamente, se podría evitar la infección de dos millones de adolescentes, especialmente niñas, para 2020.

Cabe precisar que los recursos obtenidos en 2010 fueron de tres mil 800 millones de dólares, por lo que argumenta el informe que si aumentan las intervenciones de gran impacto mediante la utilización de un enfoque integrado, “podríamos reducir a la mitad el número de nuevas infecciones entre los adolescentes para 2020».

Las intervenciones de gran impacto incluyen preservativos, tratamiento antirretroviral, prevención de la transmisión de madre e hijo, circuncisión masculina médica voluntaria, comunicación para el cambio de conducta y enfoques específicos para las poblaciones en riesgo y marginadas.

Todo esto se sumaría a las inversiones en otros sectores, como educación, protección social y bienestar, así como el fortalecimiento de los sistemas de salud.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *