noviembre 13, 2013 By Huellas de México

Marchan migrantes en NYC a pesar del frío.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Esther Sánchez, madre de tres niños autistas, ayer estaba dispuesta a caminar más de 10 millas en medio de bajas temperaturas en la Ciudad de Nueva York con tal de que congresistas escucharan su súplica y las de millones de inmigrantes para que aprueben una reforma migratoria.

«Me preocupa si pasa algo conmigo o con mi esposo porque mis hijos autistas quedarían desamparados. Ellos nacieron aquí y en mi país no tendrían la posibilidad de superarse», dijo Sánchez, de origen mexicano.

La mujer se unió a unas 70 personas, entre funcionarios públicos y miembros de organizaciones pro inmigrantes, frente a la Catedral de San Patricio, en Manhattan, para luego caminar hasta Staten Island, donde está ubicada la oficina del congresista republicano Michael Grimm, quien se opone al proyecto de ley.

«Le pedimos a los congresistas, especialmente a Grimm que no cierre su corazón. Hay muchas madres que están sufriendo pero también muchos niños porque sus padres han sido deportados», precisó Sánchez, de 42 años.

Los participantes también enviaron un mensaje al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner para que presione a sus colegas para que apoyen la reforma migratoria.

«Boehner debe hacer lo correcto y permitir que voten por la reforma migratoria en la Cámara, y los congresistas republicanos de Nueva York, como Grimm deben presionarlo para que permita el voto», dijo el representante demócrata Jerrold Nadler, antes de comenzar la marcha.

Casi siete horas tardaron los manifestantes en llegar frente a la oficina del legislador, donde 40 de los presentes tienen previsto permanecer ayunando por hasta tres días, a la espera que el político los atienda y escuche su pedido.

También se vinculó en la caminata el senador estatal Bill Perkins, quien expresó que el proyecto de ley HR 15 debería ser firmado pronto ya que el futuro de miles de personas depende de la reforma.

Es el caso del «soñador» César Vargas, quien lidera una organización comunitaria y está esperanzado que aprueben la medida para continuar con sus metas de ingresar al ejército.

«He tenido reuniones con él y nos apoya en privado, pero necesitamos su liderazgo público», aseveró Vargas, residente de Staten Island, sobre Grimm. Asimismo, le mandó un mensaje al congresista: «Su distrito está cambiando y el poder político de los latinos en esa área está creciendo».

Manuel Castro, organizador de la campaña New York Inmigration Coalition, que agrupa 200 organizaciones pro inmigrantes a nivel estatal, dijo que escogieron como punto de partida la catedral debido que el arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, envió una carta a John Boehner la semana pasada solicitando que sometan a votación el proyecto antes que termine la sesión legislativa de este año.

«El congreso de los obispos católicos de Estados Unidos ayer apoyó la carta del cardenal Dolan. Además, el congresista Grimm es católico y ha hablado de cómo su fe ha influenciado su vida política», comentó Castro.

Fuente: laopinion.com


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *