enero 20, 2014 By Huellas de México

Absurdo Cerrar Caminos de Colaboración: Leonel Luna

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2a Parte:

La entrevista toma calor, se dispersan reservas, campea la confianza y el ambiente se vuelve cordial, suficiente para escuchar decirle. “Es absurdo, ingrato, egoísta y otras muchas acepciones, tratar de cerrar caminos de colaboración entre autoridades capitalinas y federales, ambos de signo político diferente”.

Sobre este punto tan cuestionado al interior del PRD, añade, “sencillamente es una actitud de compromiso irresponsable”. Y adelantándose al eco de sus declaraciones hace una pausa y agrega. Digo a quien le caiga…
Con esa serenidad que le caracteriza y que a veces se confunde con un cuadro de ausentismo, el titular de Álvaro Obregón explica la razón de su posicionamiento.

“A mí me parece que hay un principio básico que se llama institucionalidad, me parece que más allá del partido político que gobierne, más allá del posible origen de los servidores, debe prevalecer el objetivo político, dadas las condiciones, dado el rezago se requiere de recursos de los tres niveles de gobierno. Seríamos demasiado egoístas si no permitiéramos que se introdujeran programas de corte federal a esta delegación.

-Desde luego que hemos buscado establecer reglas de juego en términos de generar transparencia y generar una vía institucional. A cambio hemos establecido mecanismos de coordinación con distintas esferas federales y eso lo hemos probado en los hechos.
Entre ellos enumera:

Tenemos programas con Sedesol federal atendiendo planteles educativos; estamos trabajando cuatro mil viviendas con familias de escasos recursos; tenemos tareas de recate de parques con el Ejército. Trabajamos en la recuperación de espacios culturales con Conaculta y trabajamos en el aspecto deportivo con la Conade.

Es así como a través de esas líneas hemos generado infraestructura y hemos coadyuvado a la elevación de condiciones de vida de sus habitantes, dice convencido.

No interesa signo político
Y en remate a este punto al tratar de entender sus necesidades, explica que a ellos no les interesa el signo político del delegado, no le interesa de dónde viene; a los ciudadanos les interesa que le resuelvan los problemas para tener agua, empleo, que sus hijos vayan a la escuela y entonces hay que buscar que esos recursos lleguen a la gente.

Sin dudar que esto que presenta debe ser la base para dejar actitudes dogmáticas, pone en medio a una sociedad más informada, más participativa. Tenemos medios de comunicación que han superado la ficción, tenemos una sociedad más crítica, con mayor cultura política, por lo tanto los políticos deben estar a la altura de las necesidades de la gente.

De sus fines y metas personales, de las que no acostumbra hablar en público, esta vez con Huellas de México las desglosa.
Sin pretensiones, en respuesta a la pregunta del reportero, acepta enviarles un mensaje a los ilusos y soñadores que le ponen piedritas en el camino buscando minimizar su trabajo.

– Yo les diría que hay un principio básico de vida y es justamente ser autocrítico y en segunda instancia entender la responsabilidad que cada uno tiene, independiente de la actividad a la que se dedique; me parece que después de que uno entienda su papel y sus alcances se podrá buscar responsabilidad en los demás.

En complemento expresa que deberíamos cambiar esquemas, entender la política, el ejercicio público como tarea que puede modificar o cambiar la vida de una persona, un grupo o la sociedad, depende de las decisiones que tome en el desempeño del cargo.

Sin duda, concluye, trabajo y responsabilidad sirven para tener paso firme y seguro de lo que se hace, hasta llegar a la posibilidad de sacarle ventaja a las críticas, aprovechando la fuerza del otro.

GOBIERNO DE EQUILIBRIO,
EL MEJOR CAMINO EN A. OBREGÓN

Conocedor de sus grandes contrastes, Leonel Luna evalúa que Álvaro Obregón es una delegación de contrastes, compleja, de múltiples realidades, de muchos problemas, donde se requiere generar un gobierno de equilibrio que atienda necesidades de todos los sectores sociales, donde se deben tener líneas muy claras para atenderlos.

Álvaro Obregón es una zona poblada del Distrito Federal, donde se vive una desigual película de necesidades por un lado y de amplio bienestar por la otra.

En su geografía hay zonas donde sus habitantes no se imaginaron la convivencia entre cientos de oquedades que dejaron las minas una vez que se explotaron, que aparentemente fueron tapadas y que de pronto aparecen en cualquier lado.
Muchas de esas minas fueron rellenadas con cascajo producto de los sismos del 85, pero que ahora requieren que se les inyecte concreto líquido para estabilizar su superficie.

En esta jurisdicción corren casi 100 kilómetros de barrancas, casi en toda con asentamientos aunque no todos son irregulares, pero que requieren cuantiosos recursos para estabilizar y construir muros de contención.

Álvaro Obregón está asentado en una cuenca en siete grandes barrancas que implica invertir elevados recursos, no sólo para mitigar riesgos por casi 20 años de rezagos en la zona, sino para enfrentar las necesidades que surgen día a día.

En esta tierra de contrastes se da lo mismo la vida en barrancas que en grandes conjuntos que terminan por complicar desarrollo y vialidades.

Hay zonas de muy alto poder económico, como Santa Fe, que es el mayor complejo del país y de América Latina, así como otros de alta plusvalía, como Rancho San Francisco o Jardines del Pedregal, entre otros.

REFORMA POLÍTICA,
PILAR DE LA CAPITAL

Esto implica que el gobierno delegacional debe tener mas facultades y más presupuesto, por eso la importancia de una reforma política que permita accesar a fondos federales, que permita tener controles a veces de una manera unilateral, pues no tenemos cabildo. La reforma vendría a beneficiar en mucho la tarea del gobierno delegacional, la construcción de políticas públicas y garantizar de manera paulatina la calidad de vida y generar contrapesos delegacionales a través de cabildos o de otra figura.
Al referirse a su avance, indicó que ésta depende de la voluntad política de actores, de partidos políticos. Aunque insistió que definitivamente a la Ciudad de México le hace falta la reforma política.

A pregunta expresa: Ahora parece que hay esa condiciones, a lo que acotó:

“La política es muy veleidosa, de pronto es hasta indescifrable y depende de las condiciones políticas a nivel nacional, las condiciones para su aprobación. Es un asunto de responsabilidad de los partidos políticos en el Congreso, para dar a los habitantes de la capital del país un status distinto.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *