junio 9, 2015 By Huellas de México

Antonio Vivar, otro asesinato de estado en Guerrero

Comparte
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Ciudad de México, 9 de jun.- El día domingo, durante la jornada electoral, la efervecencia del boictot electoral y la irresponsable actuación de las fuerzas policiales provocaron el fallecimiento de otro estudiante mexicano, uno más que se suma a la larga e impune lista de crímenes de estado en la entidad.

Antonio Vivar era un joven como muchos otros de México, que simplemente tenía convicciones políticas de que las cosas no están bien y que había que buscar nuevas formas de ejercer el gobierno, como describe ElUniversal, donde se realiza una descripción de su persona.

Vivar, pensaba que Tlapa, Guerrero, tenía el derecho que ejercen otros lugares del país como los caracoles zapatistas en Chiapas, o algunas comunidades purepechas de Cherán, donde la vida sin partidos políticos no solo es un derecho, sino una realidad.

‘Toño’, o ‘El Comandante’, como lo conocían sus amigos, pertenecía al Movimiento Popular Guerrense (MPG), agrupación social que había estado realizando diversas acciones en contra de la actividad electoral en la región, por lo que no fue ninguna sorpresa los intentos de boicot electoral, las autoridades estaban conscientes de la dimensión que el movimiento tenía en esta región.

Tan solo una semana antes, cientos de paquetes electorales del INE fueron incendiados en las calles de Tlapa, lo cual quedó asentado en múltiples reportes de la prensa y videos en redes sociales.

De igual forma tres días después, integrantes del MPG, incluido ‘Toño’, tuvieron un fuerte choque con fuerzas federales, quienes en esa ocasión se mostraron decididos a resguardar la papelería electoral, lo que propició un enfrentamiento.

No obstante para el día de la elección la movilización social anti partidista fue grande, y a pesar del operativo federal montado para resguardar las elecciones, los disidentes terminaron por incendiar varias casillas y una camioneta del INE, este último fue motivo de un primer operativo en Tlapa, donde se llevaron presos a 8 personas pertenciantes al MPG.

Esto detonó la molestia de decenas de personas de la comunidad, quienes en respuesta encapsularon a un grupo de federales, a quienes se llevaron presos para posteriormente usar como moneda de cambio para la liberación de sus detenidos.

Esta técnica de intercambio de prisioneros, aunque no está definida por escrito, ni se encuentra contemplada en la normatividad, se viene aplicando en México de manera recurrente; en la mayoría de las casos de manera discreta, exitosa y sin mayores incidentes.

No obstante en esta ocasión la efervecencia del momento propició que los habitantes de Tlapa retuvieran a más policías de los presos que tenían; 35 policías federales fueron retenidos en una capilla.

Los habitantes apenas y se organizaban para poder controlar a tantos uniformados, cuando otro contingente de federales implementaron un agresivo operativo de rescate, donde con armas de fuego respondieron a los menudos intentos de repliegue de parte de los habitantes, como relató la crónica de ElSurdeAcapulco.

Esto provocó la muerte a Antonio Vivar, joven que se encontraba encapuchado y de espaldas; así lo asesinaron, por la espalda con dos balazos, una en el hombro y el otro a la altura del pecho.

https://twitter.com/5oymexicoficial/status/608317799052800001/

Los policías que estaban detenidos, al escuchar el alboroto también se levantaron y lograron participar de su liberación, la cual se realizó en medio de varios heridos.

El director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña-Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, afirmó que mientras se registraban los incidentes, estuvo llamando reiteradamente al gobernador Rogelio Ortega, quien se negó a responder los llamados de emergencia.

Barrera también acusó al gobernador de haber autorizado la letal incursión de federales, excusando en supuesto reportes de que los uniformados iban a ser linchados, algo que era no solo falso, sino además un absurdo teniendo conocimiento de lo que pasaba en la región.

Hasta el momento ninguna dependencia ni funcionario ha lamentado el suceso, mucho menos han surgido responsables, ni indicios de investigación al respecto.

La muerte de otro estudiante en Guerrero ya transcurre como parte de la normalidad, mientras el grotesco espectáculo electoral continúa en desarrollo.

 

David Galeano
Huellas.mx


Comparte
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *