octubre 29, 2014 By Redacción Huellas

Acusan a Ayotzinapa de estar infiltrada por Los Rojos

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Chilpancingo Guerrero a 29 de octubre.- En la residencia de Los Pinos se encuentran reunidos los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala con el presidente Enrique Peña Nieto, dicho encuentro será privado.

Mientras tanto, luego de que dos sicarios del grupo delictivo Guerreros Unidos, identificaron el punto exacto en el paraje conocido como Puente del Río de San Juan, del municipio de Cocula, en donde fueron entregados, y posiblemente asesinados, los 43 normalistas de Ayotzinapa secuestrados por policías municipales, se prevén las primeras excavaciones en búsqueda de fosas en ese punto.

Además, agentes federales continúan con la búsqueda de los 43 normalistas, auxiliándose de lanchas y un equipo de buzos, a lo largo del río Cocula. En ese sentido, elementos de la Gendarmería Nacional y la Policía Federal iniciaron un operativo de búsqueda en las inmediaciones del río Cocula, como parte de las acciones para localizar a los 43 normalistas desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre.

A su vez, en la reunión de integrantes del gabinete de seguridad del gobierno federal con el mandatario estatal, Rogelio Ortega, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong anunció que se establecerán diversas estrategias para 17 municipios de Tierra Caliente, con mandos confiables para la ciudadanía, hasta que la entidad genere sus fortalezas institucionales y policiales. Asimismo, en dicho encuentro, el procurador Jesús Murillo Karam aseguró que se están usando todos los medios de inteligencia para cumplimentar las órdenes de aprehensión contra José Luis Abarca, exalcalde prófugo de Iguala, acusado —junto con su esposa y el exjefe de la policía municipal.

Por su parte, Sidronio Casarrubias Salgado, líder de los Guerreros Unidos, confesó ante la SEIDO que su organización secuestró a los 43 normalistas de Ayotzinapa porque entre ellos, supuestamente, iban infiltrados 17 miembros de la banda rival de Los Rojos, de la célula de Santiago Mazari Hernández «El Carrete», sobrino del diputado petista Alfonso Miranda Gallegos. Según la declaración de Casarrubias, Los Rojos iban armados y su propósito era asesinar a Víctor Hugo Benítez «El Tilo», jefe de plaza de Guerreros Unidos en Iguala, así como a cinco de sus hermanos.

Además, Sidronio Casarrubias afirmó que «El Gil» le dijo que los estudiantes dejaron tres cuerpos abandonados en la terminal de Iguala, mismos que habrían sido levantados en Chilpancingo presuntamente con la intención de calentar la plaza. Cabe señalar que los estudiantes reconocen que fueron a la terminal de Iguala, no obstante afirmaron que nunca pasaron por Chilpancingo, debido a los operativo con policías antimotines que había en la capital.

El mismo «Gil», lugarteniente de los Guerreros Unidos, indicó que los ejecutados ya habrían sido quemados y sus cenizas lanzadas al río; al respecto, Casarrubias presume que se refería al Río Cocual. Cabe aclarar que los ejecutados eran los 17 presuntos Rojos infiltrados quienes fueron retenidos al menos hasta las 14:00 hrs del día 27 según un mensaje de blackberry. Asimismo, en las declaraciones de Sidronio Casarrubias afirmó que Los Rojos pagaron alrededor de 300,000 doláres al procurador de Guerrero Iñaky Blanco, al secretario de seguridad pública del estado, Leonardo Vazquez Perez y al director de la escuela normal de Ayotzinapa para permitir al infiltración del grupo criminal en los autobuses con los estudiantes en su plan de asalto de la plaza Iguala.

Cabe señalar que no se tiene registro alguno de cuerpos abandonados en la terminal de Iguala el 26 de septiembre, lo que también podría ser confirmado por las cámaras de vigilancia del lugar, lo cual no ha sucedido. Además,

Por otro lado, Sidronio Casarrubias, agregó en sus declaraciones a la PGR que la familia Pineda Villa, fundadora de Guerreros Unidos, financió la campaña electoral de Ángel Aguirre Rivero a la Gubernatura en 2010. De acuerdo con el capo, María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del Alcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca, era la responsable de los dineros de este clan criminal.

No obstante, el grupo criminal de Guerreros Unidos,logró operar y ampliar su influencia territorial sin que las dependencias de seguridad nacional, el aparato de inteligencia, ni los gobernadores de la zona centro del país lo frenaran; a pesar de las reuniones de la Zona Centro del gabinete de seguridad, incluido el CISEN y siete gobernadores, en las que se presumía coordinación y blindaje.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *