Pedro Infante, cien años

COCO 1
ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

José Santos Navarro

A 100 años de su nacimiento, Pedro Infante no ha muerto, vive en el panteón Jardín. Recientemente su imagen fue mal utilizada en la película Coco –de Walt Disney, donde con el nombre de Ernesto de la Cruz, es el malo, el villano, pero todos sabemos que el carpintero de Guamúchil, Sinaloa, Pedro Infante Cruz nunca fue alevoso ni infame. Pepe El Toro, fue bondadoso, justiciero, ley y por eso mismo inmortal.

El Mil amores, quien todos los días muy temprano canta Las mañanitas a quien cumple años. El de ATM, Tizoc, el de Los Tres García… Nació justo en el mes en que México festeja y recuerda a sus muertos. Pedro Infante vino al mundo el 18 de noviembre de 1917, hace ¡100 años! Y lo sorprendente es que sigue vivo, se mantiene fuerte, joven, dicharachero, mujeriego y no ha perdido la voz, sigue cantando y vendiendo discos como en sus mejores tiempos.

PEDRO INFANTE

Coincidentemente, a 100 años de su nacimiento, Pedro Infante vuelve al cine, a la pantalla grande, a todo color. Malora, apuesto y cantando como nunca, adquiere vida a través del personaje Ernesto de la Cruz, pero, independientemente de esta casualidad, el mundo de la televisión, cine y medios impresos en México, también realizaron trabajos periodísticos, reportajes, revivieron entrevistas, volvieron a pasar sus películas y sus canciones, como en sus buenos tiempos, se volvieron a escuchar en la radio, YouTube y redes sociales.

Hablar de Pedro Infante es hablar de Nosotros los pobres y de Ustedes los ricos. Es subirse al ring de la vida y estudiar el estilo de Pepe El Toro. Si bien es cierto que para muchos fue Un tipo de cuidado, en realidad, quienes conocen al Oso carpintero, saben que él es un caballero, mujeriego, borracho, parrandero y mil usos, pero siempre llegaba a puerto seguro; siempre volvía a los brazos de su Chorreada, quien lo regañaba y lo mandaba a dormir y, él, sólo decía: “Ni hablar mujer, traes puñal”.

Pepe El Toro, Pedro Infante, cumple 100 años de su nacimiento. El ídolo del pueblo será homenajeado en las principales plazas públicas del país, principalmente en su natal Guamúchil, Sinaloa, pero, sobre todo aquí, en la capital, en la Ciudad de México, donde anduvo a caballo en el área de Zacatenco, en el Tenampa de Garibaldi, donde seguramente, una y otra vez, se escuchará a los mariachis tocar y cantar Cien años: “Y si vivo cien años / cien años pienso en ti”.

COCO 2

Y así es, 100 años han pasado y la gente del pueblo sigue pensando en él. Pedro Infante, el ícono, El mil amores, el ranchero que le canta a las mujeres bellas, casadas, viudas y solteras y que, para él, el matrimonio era un juego de Cartas marcadas.

Infante Cruz, quien en su carta a Eufemia solía advertir: “Si te vienen a contar cositas malas de mí… manda a todos a volar y diles que yo no fui…”.  El mala estrella quien en cosas de amor e infidelidad se dejaba mover como un Muñeco de cuerda, antes de firmar cualquier compromiso solía decir a la mujer en turno: Pos cui cui ri.

Finalmente, Pedro Infante a 100 años de su nacimiento vuelve a este Mundo raro y, en estos días, seguramente en todas las cantinas de México, se escuchará aquella oración que decía: “Estoy en el rincón de una cantina / oyendo la canción que yo pedí / me están sirviendo ahorita mi tequila  / ya va mi pensamiento rumbo a ti”…

 

 

 

 

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *