Porqué cambiaron a Ochoa por Juárez Cisneros en el PRI

Redacción Huellas.mx

Ciudad de México, 4 de mayo 2018.- Este miércoles asumió de facto René Juárez Cisneros la dirigencia nacional del PRI, entrando ‘al quite’ cuando aún quedan dos terceras partes de la campaña electoral por recorrer; y aunque no se ha dado una explicación clara acerca de las motivaciones detrás de este importante cambio, aquí analizamos los diferentes enfoques y opiniones sobre las razones que se esconden tras la notable maniobra.

Un cambio necesario en la campaña

Desde luego que la vulnerable situación del PRI durante el presente proceso electoral es un factor importante, pues se trata de la elección más grande en la historia de México, con una presidencia en juego, además de la totalidad del Congreso, más de 3 mil cargos de elección popular, incluidas elecciones locales en 30 estados, 9 de ellos definiendo también nuevo gobernador.

El mismo candidato presidencial, José Antonio Meade, se responsabilizó de la decisión de realizar este cambio, aludiendo a una necesaria “revitalización” de la campaña, reconociendo implícitamente la necesidad de girar el timón.

En entrevista con Apro, Meade ratificó también que colaboradores cercanos como Nuño y Eruviel se mantendrán en el cargo, aunque insistiendo en la necesidad de generar armonía, y no sólo dentro del partido, sino como parte también de la coalición que han conformado.

Quién es René Juárez Cisneros

A pesar de que cuenta con una amplia trayectoria política, Juárez Cisneros se ha mantenido con un perfil bajo, sin hacer demasiados aspavientos, pero cumpliendo de forma puntual con los encargos y responsabilidades públicas y al interior de su partido.

Quien ostentara cargos como senador y gobernador de Guerrero, también se ha distinguido no sólo por ser un priista de cepa, sino también por tener una gran habilidad para el manejo presupuestal y para la operación política, como relata Juan Arvizu de El Universal.

Y es que estas han sido desde siempre las principales fortalezas del PRI para ganar elecciones, y por tanto pareciera justificado su posicionamiento, ante la necesidad del tricolor de apelar a sus mayores fortalezas.

Aunque el mismo Arvizu también subraya otra facultad importante de Juárez Cisneros, y es su capacidad como conciliador político, de lo cual dio enorme muestra particularmente en la cámara alta, consiguiendo importantes acuerdos interpartidistas.

En este perfil también coinciden analistas como Eduardo Solorzano en SDP, quien asevera que la capacidad del guerrerense para cerrar filas, sería una de las motivaciones más importantes, de cara al desenlace del proceso electoral.

Y es que parece ser que la falta de unidad se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de la campaña de Meade, lo cual se ha visto reflejado en casos tan escandalosos como el Estado de México, donde analistas como Riva Palacio ven con claridad una traición que está haciendo estremecer las cúpulas nacionales de los partidos PVEM, Panal y al mismo PRI.

En semanas recientes se ha puesto de manifiesto un rompimiento entre estos partidos, en lo que es, no sólo la lista nominal más grande del país, sino también el principal bastión priista a nivel nacional: el Estado de México,  donde se ha puesto de manifiesto un rompimiento que ha llegado incluso a los tribunales, generando también inquietud en la coalición a nivel federal.

Bateador emergente

Y es que la situación al interior de los cuartos de guerra del PRI, deben estar actualmente con focos rojos, pues no solo la presidencia luce cada vez más lejana, sino que de acuerdo a proyecciones como la de Mitofsky, la cámara de diputados se estarían quedando apenas con entre 54 y 72 curules (de 500) con las tendencias actuales; es decir, apenas poco más del 10%, y quedando casi al nivel de partidos que eran insignificante minoría, como el caso del PES, al cual le estiman entre 44 y 66 diputaciones.

Probablemente por este motivo, René Juárez representa una especie de apuesta final para evitar la más grande derrota en la historia del partido, como reflexiona José Fonseca en El Economista, quien lo describe también como un puente clave entre la militancia y la cúpula partidista, la cual se venía distanciando de forma cada vez más acentuada.

Enfoque similar comparte Isabel Arvide en Quadratín, quien destaca que se trata de un político con un origen más humilde, quien sabe lo que es dormir en petates, y que podría representar ese entendimiento con la militancia, que durante mucho tiempo fue el sustento clave del partido; además de que también cuenta con un carácter más firme que su antecesor, aunque esto signifique una menor simpatía mediática.

Un cambio de esta envergadura, tamibién estaría representando ajustes al interior del partido, pues sectores como el Grupo Hidalgo, representado por Osorio Chong, ya estaría frotándose las manos y haciendo celebraciones, ante una movida que podría favorecerles de forma inmediata, como se abunda en Político.mx.

Quizás por esto, el mismo Osorio y otros políticos de abolengo como Gamboa Patrón, le han externado de forma inmediata su respaldo, como describe la crónica de La Jornada, buscando también fortalecer esa imagen de unidad, que ha sido uno de los ejes principales que se pretenden con el nuevo nombramiento.

Aunque algo que también sobresale, es que este ajuste se da al más alto nivel del partido; es decir, no se trata de una movida proveniente del sector estatal guerrerense, de lo cual ha dejado constancia el senador Sofío Ramírez, quien señaló que apenas estará buscando una reunión para ponerse a sus órdenes, como describe el relato de Daniela González en Tiempo.

Reacciones en la oposición.

Desde luego que tampoco han tardado en surgir las reacciones en la oposición, algunas de las más pesimistas, como la de Margarita Zavala, consideran que se trata de un regreso al “Viejo PRI”, aludiendo que el cambio representa la toma del poder, de parte de los dueños originales del partido, como señaló para Jorge López de 24 horas.

De igual forma en Reforma, se relata la opinión de senadores de oposición como el vicecoordinador del bloque PT-Morena en el Senado, Luis Humberto Fernández, quien expresó su temor de que con este movimiento se pueda incrementar el espionaje, la compra de votos y demás tácticas de guerra sucia.

Asimismo el coordinador del PRD en la cámara alta, Luis Sánchez, consideró que la llegada de quien fuera colaborador de Rubén Figueroa, podrá traer algunos de los vicios más negros del PRI a las campañas, por lo que llamó a mantenerse alerta acerca de sus maniobras políticas.

Faltan detalles

El Comité Ejecutivo Nacional del PRI ha convocado a una sesión extraordinaria de la Comisión Política Permanente este viernes, por medio de la cual se estará ratificando la posición de René Juárez al frente del partido.

Aunque también se estarán definiendo detalles que aún no se solventan -al menos públicamente- como la duración en el cargo, pues inicialmente se manejó que sería un periodo provisional para el tiempo que duren las campañas, aunque también existen la posibilidad de que se le otorgue un voto de confianza para permanecer en la dirigencia para abarcar el proceso electoral 2019.

“Vamos a ganar la Presidencia”: René Juárez Cisneros al asumir dirigencia del PRI

Ciudad de México, 2 de mayo 2018.- El ex gobernador del estado de Guerrero, René Juárez Cisneros, ha rendido protesta de manera oficial la noche de este miércoles como el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en sustitución de Enrique Ochoa.

Hasta el día de hoy, Juárez Cisneros era el coordinador territorial de la campaña del candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade.

René Juárez, arribó la tarde de hoy a la sede del nacional del partido, donde se reunió con el Consejo Político Nacional, quien ratificó su asunción a la dirigencia.

Desde horas antes ya se venía manejando la posibilidad de que Juárez Cisneros asumiera como el nuevo líder nacional, lo cual finalmente fue confirmado en conferencia de prensa, en presencia del ahora ex dirigente Enrique Ochoa, así como el candidato presidencial José Antonio Meade.

Cisneros hizo un llamado a la unidad del partido, y reiteró su confianza en que José Meade es la mejor opción para el país, por lo que le externó su respaldo y su disposición para trabajar arduamente para alcanzar el triunfo en el vigente proceso electoral.

Menu Title