Caso Rébsamen: Nueve meses y nada avanza

A nueve meses de la tragedia que conmovió a todo México, el “Caso Rébsamen”, en el que 19 pequeños estudiantes y siete trabajadores perdieron la existencia por negligencia y corrupción de la ex delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, sigue sin justicia: No hay detenidos, no hay citatorio para la ahora candidata del Movimiento de Regeneración Nacional a la jefatura de gobierno, no hay resultados. “Está acreditado que la corrupción mata y no se sanciona. La protección a la exjefa delegacional es manifiesta, al igual que la incapacidad y complicidad de las autoridades encargadas de procurar justicia”, sostienen padre de las víctimas.

“El 19 de septiembre de 2017 fue un día de heroísmo, amor y solidaridad entre hermanos, donde cientos de personas, de todas las edades y sin la obligación de hacerlo, levantaron su puño y trabajaron para ayudar a los que más lo necesitaban. Caso contrario es el de las autoridades, las que no han cumplido una sola de las órdenes de aprehensión libradas en el caso, entre ellas la de la directora y dueña del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, ni llamado a declarar a Sheinbaum y sus cómplices”, refieren en escrito varios padres de los afectados.

Categóricos, los deudos de los estudiantes ratifican que “el 19 de septiembre de 2017 también es el día en que 19 niños y siete adultos perdieron su vida en el Colegio Enrique Rébsamen. Un Colegio que estaba mal construido y cuyo funcionamiento irregular fue tolerado por la autoridad delegacional, a la que no se le ha llamado a cuentas por influencias políticas. Al Ministerio Público, así lo acreditan los hechos, poco importa las muertes de esos seres humanos, ya que ante todo están sus intereses políticos, en caso de que la exjefa delegacional ganará las elecciones del próximo domingo”.

Lacónicos, los progenitores de muchos de los pequeños que perdieron la existencia durante el sismo y derrumbe de la escuela reiteran que “el caso del Colegio Rébsamen es un claro ejemplo de que la corrupción mata y que la impunidad solo agrava la pena.

“A nueve meses de la tragedia no hay ningún detenido y ninguna autoridad ha sido llamada a comparecer. Hoy es más que claro que la ley no se cumple ni se refuerza en nuestro país. Hemos visto como diversas autoridades, haciendo caso omiso de sus obligaciones legales, reservan información, hacen uso de técnicas dilatorias e intimidatorias o simplemente se niegan a hacer su trabajo. Hemos visto como lamentablemente una apuesta política vale más que la vida”, afirman los quejosos y agregan:

“Nosotros somos testigos de que el gobierno fomenta el olvido, pues hoy nos exigen silencio para lograr que la “herida sane”. Nuestra herida no puede sanar si no hay justicia. Si no se aprehende a la dueña del Colegio y no se juzga a las autoridades cuyas omisiones, negligencia y corrupción ocasionaron la perdida de lo más importante que teníamos en nuestra vida, nuestros hijos, no hay Estado de Derecho”.

“Nueve meses han pasado desde la tragedia, nueve meses de lucha constante, nueve meses de un profundo dolor. Muchos nos sentimos cansados y pensamos que no hay alternativa, que el gobierno siempre abusará del pueblo y que no hay nada que se pueda hacer para cambiar esa situación; pero si la hay. El pueblo debe de recordar que somos nosotros los que marcamos la pauta de nuestro gobierno, no al revés. Creemos firmemente que el mal gobierno termina cuando el pueblo así lo decide, lo único que se necesita es no olvidar”. La tragedia no sólo pudo prevenirse, sino evitarse. La corrupción mata y no distingue edades.