Suiza denuncia los aranceles de Trump ante la OMC

10 de julio 2018.- El gobierno de Suiza presentó una queja formal ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra los aranceles aplicados por Estados Unidos a sus importaciones de aluminio y acero, informó hoy el Ministerio de Economía.

En comunicado, la dependencia explicó desde el punto de vista de Suiza “no están justificados los aranceles adicionales que según Estados Unidos se han introducido para proteger la seguridad nacional.

“Suiza presentó el lunes una solicitud de consultas con Estados Unidos como parte de los procedimientos de solución de diferencias de la OMC”, destacó el comunicado, según un reporte de la edición electrónica del diario The Local.

La declaración oficial del Ministerio de Economía destacó que Suiza exportó el año pasado productos de acero y aluminio a Estados Unidos por casi 80 millones de francos suizos, unos 80.7 millones de dólares.

Afirmó que formalmente, Suiza ha pedido a Estados Unidos “consultas” sobre los aranceles de 25.0 por ciento que impuso para el acero y del 10.0 por ciento al aluminio, las cuales constituyen “el primer paso en un desafío legal en toda regla ante el organismo de comercio mundial”.

“Estados Unidos no ha respondido a la solicitud de Suiza de exención de aranceles hasta la fecha”, destacó el comunicado y subrayó que la solicitud de consultas a la OMC se inició “para proteger los intereses de Suiza”.

El ministerio local no mencionó posibles represalias contra Estados Unidos, como lo han hecho otros países que también han presentados su queja ante la OMC, equivalentes al daño que la medida estadunidense causó a sus industrias.

Conforme a las normas de la OMC, si pasan 60 días sin que se resuelvan las consultas, Suiza puede solicitarle al organismo que establezca un panel de disputas, lo que desencadenaría una larga y probablemente costosa batalla legal.

Según los lineamientos del organismo internacional, si Washington no resuelve la disputa, Berna podrá solicitar a la OMC el establecimiento de un panel de jueces para arbitrar el caso.

La queja se presentó después de que los principales socios comerciales de Estados Unidos, incluida la Unión Europea (UE), China y Japón, expresaron la semana pasada su profunda preocupación ante la OMC por posibles medidas comerciales estadunidenses de imponer aranceles adicionales a los automóviles y repuestos importados.

Varios miembros de la Organización, incluidos México, Canadá y Rusia, también están luchando contra las polémicas políticas comerciales de la administración del presidente Donald Trump y han expresado sus dudas de que los aranceles se ajusten a las normas de la OMC.

 

ntx

México anuncia que llevará denuncia por aranceles a la OMC

4 de junio 2018.- México anuncia que iniciará un proceso de solución de controversias al amparo de la OMC”, anunció la institución en un boletín.

La decisión se toma “en respuesta a las medidas que Estados Unidos aplicó a las exportaciones de acero y aluminio mexicanas”, apuntó el Ministerio.

México consideró que las medidas impuestas por la primera potencia mundial al amparo de la Sección 232 de su legislación y argumentando amenazas a su seguridad nacional violan el Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC.

Ello “al no haberse adoptado conforme a los procedimientos ahí previstos, además de que violan el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT 1994)”, se indicó en el texto.

De esta manera, el Gobierno de México refrendó que “sus acciones continuarán apegándose al estado de derecho comercial internacional y serán proporcionales al daño que México lamentablemente reciba”.

El pasado jueves, Estados Unidos inició una guerra comercial con sus socios, aliados y competidores al anunciar el Departamento de Comercio la suspensión de la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la Unión Europea (UE), Canadá y México.

De inmediato, el Gobierno mexicano anunció que responderá con “medidas equivalentes a diversos productos” agrícolas e industriales.

 

EFE

México busca sanciones económicas contra EU por etiquetado

Ciudad de México, 4 de jun.- Los gobiernos de México y Canadá solicitarán autorización a la Organización Mundial de Comercio (CMC) para imponer sanciones económicas a Estados Unidos en represalia del etiquetado (COOL, por sus siglas en inglés) que impuso a productos cárnicos y que afectan las exportaciones de ambos países.

“Canadá solicitará autorización a la OMC para imponer una suspensión de beneficios en contra de Estados Unidos por un monto de 3 mil millones de dólares canadienses, mientras que México buscará una autorización por un monto de 653 millones de dólares estadounidenses”, informaron las secretarías de Economía (SE) y de Agricultura, Ganadería, Pesca, Desarrollo Rural y Alimentación (Sagarpa) en un comunicado conjunto.

Para ello pidieron una reunión con la OMC para el 17 de junio a fin de obtener la autorizacióon sobre dichas represalias, según acordaron la SE y Sagarpa con los ministerios homólogos de Canadá.

Ildefonso Guajardo Villarreal y Enrique Martínez y Martínez, titulares de la SE y de la Sagarpa, en conjunto con los ministros de Canadá de Comercio Internacional, Edward Fast, y de Agricultura, Gerry Ritz, emitieron este día una declaración conjunta sobre los pasos que seguirán ante la OMC contra el Etiquetado de País de Origen (COOL) de Estados Unidos, precisa el comunicado.

Recordaron que el 18 de mayo, la OMC confirmó una vez más la posición que México y Canadá han mantenido respecto a los requisitos de COOL para carne de ganado bovino y porcino, como una medida discriminatoria y que representa una violación de Estados Unidos a sus obligaciones comerciales internacionales.

La medida, que consideran “evidentemente proteccionista”, continúa vigente, así que los gobiernos mexicano y canadiense pidieron una reunión extraordinaria del Órgano de Solución de Diferencias de la OMC para el próximo 17 de junio, a fin de “obtener autorización para suspender beneficios en contra de Estados Unidos.

Sostuvieron que aunque Estados Uunidos la medida modificada de COOL ocasiona que el ganado mexicano y canadiense y sus productos cárnicos sean segregados de aquellos de origen estadounidense, afecta la cadena productiva de América del Norte y perjudica a los productores y procesadores de los tres países”.

Exigieron a Estados Unidos, su socio comercial en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), derogar la legislación sobre COOL para carne de ganado bovino y porcino y cumplir con sus obligaciones internacionales.

México y de Canadá continuarán trabajando estrechamente para resolver la disputa comercial con Estados Unidos, “con el fin de defender a nuestros agricultores y ganaderos y mantener empleos y la prosperidad económica en toda América del Norte”, sentenciaron.

 

 

Fuente. LaJornada

México gana juicio a EEUU en la OMC por carne etiquetada

Estados Unidos perdió una apelación contra un fallo de la Organización Mundial del Comercio que le ordenó poner sus leyes de etiquetado de carnes en línea con las normas comerciales globales, de acuerdo con un responsable gubernamental familiarizado con la disputa.

En 2011, Canadá y México ganaron un fallo de la OMC que dijo que las normas para el etiquetado de países de origen de Estados Unidos, conocidas como COOL por sus siglas en inglés, discriminaban ilegalmente contra la carne importada.

Estados Unidos perdió una apelación posterior y se le instruyó que cumpliera con las normas internacionales. Pero en octubre pasado, la OMC dijo que no lo había hecho, allanando el camino para que Canadá y México demandaran el derecho a imponer sanciones comerciales.

Estados Unidos luego apeló esa decisión en noviembre pero el funcionario gubernamental, hablando bajo condición de anonimato, dijo que la OMC había fallado a favor de Canadá y México.

Se espera un anuncio formal de la OMC el lunes.

Canadá ha dicho que las normas estadounidenses, que hacen que los minoristas hagan constar el país de origen de la carne, costaba a sus productores y procesadores alrededor de 1.000 millones de dólares al año en ventas perdidas y menores precios.

 

 

Fuente. Reuters