Quien es David Katz, el atacante de Jacksonville

26 de agosto 2018 (huellas.mx).- Minutos después del ataque perpetrado en un centro de videojuegos en una plaza comercial de Jacksonville, Florida, y que dejó un saldo preliminar de 3 muertos, comenzaron a surgir versiones que indicaban que el atacante habría sido un gamer llamado David Katz.

Katz, quien era conocido por pseudónimos como “Ravens Champ”, “Bread” o “Trueboy”, habría estado participando en el torneo de esports del videojuego de fútbol americano, Madden, que se desarrollaba en el lugar donde se registró el tiroteo.

Posteriormente, en conferencia de prensa, el sheriff de Jacksonville, Mike Williams, confirmó la identidad del atacante, aunque señaló que aún se están haciendo indagatorias en Baltimore, donde tenía su residencia.

Reportes policiales también indican que su casa en Baltimore estaría siendo allanada por la policía, aunque se hizo un llamado a la población para quien pudiera tener más información sobre el caso, pues aún es incierto el motivo del ataque, así como el lugar donde se alojó la noche antes del evento.

David Katz fue conocido principalmente por haber sido el ganador del torneo de esports Madden 17 del equipo de la NFL los Bills de Búffalo.

Esports, un juego cada vez más serio

Los Esports han cobrado una importancia creciente a nivel mundial, cada vez surgen más torneos y personas que se vuelven “profesionales” de esta disciplina, la cual también se va volviendo más lucrativa.

Semanas atrás, un gamer mexicano también dio mucho de qué hablar, después de que abandonó su noviazgo con una de las más codiciadas presentadoras de la televisión mexicana (Yanet García), para concentrarse en un torneo de esports (que finalmente perdió).

Esto, como muestra de que es una actividad que podría implicar también una fuerte dedicación, y quizás también una enorme frustración para quienes no pueden trascender en un campo que también se ha vuelto cada vez más competido, y donde de igual forma están involucradas “smart drugs” y otras sustancias para buscar mejorar el rendimiento, lo que podría haber estado de por medio también en el caso de David Katz.

Racismo y trato inhumano contra hispanos en hospitales de Florida

A través de este pronunciamiento, queremos hacer una denuncia pública, para poner en evidencia las prácticas racistas y ofensivas realizadas por algunos hospitales de la Florida, buscando alertar a la comunidad hispana, al tiempo que hacemos un llamado a las autoridades para atender este tipo de casos que exhiben lo peor del sistema de salud estadounidense.

Este 11 de septiembre del 2017 se cumplirán dos años del fallecimiento de nuestra madre, tiempo límite también que la ley establece para presentar un recurso de demanda por negligencia médica; no obstante que la Florida Statues 768.21, contiene múltiples deficiencias y trampas legales que particularmente dejan desprotegidas a las familias, más aún si son de procedencia hispana como en nuestro caso.

 

Hospitales que miran a los pacientes como mercancía

Nuestro caso es uno más de los muchos miles más de negligencia médica que suceden en los Estados Unidos, no obstante que queremos darlo a conocer públicamente a detalle, para dejarlo disponible al escrutinio público y se conozca la dimensión de los abusos que se están cometiendo con total impunidad, particularmente en institutos como el Florida Hospital de la ciudad de Tampa/Kissimmee y el Florida Cancer Specialist.

Desde que comenzamos las atenciones para nuestra difunta madre en dichos hospitales, se nos hicieron sospechosos ciertos comportamientos, tales como una particular insistencia en preguntas que nada tenían que ver con su salud, pero sí en su estatus legal y el de sus familiares; más tarde comprenderíamos que esto fue parte de una estrategia maliciosa para conocer las vulnerabilidades, y ver la forma en la cual podían aprovecharse de las leyes, para ir acabando gradualmente de forma intencionada con la vida de nuestra madre en este caso, aplicarle costosísimos tratamientos, y después escudarse en una ley que está tan mañosamente definida, que los abogados del estado, se niegan a tomar el caso, pues conocen la inviabilidad que representa para la ciudadanía, cuando no se encuentran dentro de los reducidos casos de cobertura.

 

Trato inhumano

En estos hospitales fuimos objeto de un trato inhumano, que no le deseamos a ningún ser humano, frases como “hemos estado alimentando el cáncer de tu mamá”, o “prometo mucho dolor y sufrimiento”, son palabras que nunca olvidaremos, y que ahora comprendemos, ejercieron una constante violencia psicológica contra nosotros, buscando presionarnos a adoptar tratamientos con los que no estábamos de acuerdo, y que sólo fueron deteriorando la salud de nuestra madre, hasta el grado de provocarle una muerte muy lenta y dolorosa.

Diversos miembros del personal médico de dichos hospitales, nos hicieron sentir todo lo contrario al apoyo y comprensión que uno esperaría en casos tan graves, y nos torturaron psicológicamente a través de reiteradas amenazas y ofensas.

 

Racismo en los hospitales de la Florida

Tenemos testigos también acerca del trato racista del cual llegamos a ser objeto durante el tratamiento de nuestra madre, en alguna ocasión un médico nos corrió del lugar señalando que no quería hispanos en su piso, dejando ver un odio que no corresponde a personas que deberían tener un mayor compromiso social, y equitativo para todos los habitantes de la Florida, situación que se repitió de forma constante, a través de múltiples burlas y humillaciones de las cuales fuimos objeto.

 

Obstrucción en la atención del paciente, falta de facilidades, y violación a los derechos del paciente y su familia.

Es la intención de nuestra familia, abrir al público el expediente de más de 5 mil páginas, donde se revelan las múltiples mentiras e irregularidades dentro del proceso médico de nuestra madre, tenemos documentada la forma en la cual hacían procedimientos, y reportaban cosas totalmente distintas en el expediente, además de obstruir de forma constante la atención oportuna de nuestro familiar.

En más de una ocasión intentaron impedir su traslado a otros hospitales, utilizando un sin fin de artilugios, que no tenían mayor intención que favorecer sus intereses económicos, que a fin de cuentas fue lo único que les importaba; la salud de nuestra madre se fue deteriorando y descomponiendo, aunque ella resistió valiente a pesar las insistencias médicas que pretendían acelerar el final de su vida.

Finalmente el día de su muerte, el médico que la atendió durante el último mes, quien la privó del tratamiento para el cáncer y se negó a dar el expediente para transferirla a otro hospital como lo solicitó el paciente, salió orgulloso de la habitación de nuestra madre y déspota entre risas, señaló que había llegado la noche final, cerrando así una cadena de humillaciones constantes, las cuales se extendieron durante el largo mes que se negó a responder nuestra llamadas, al tiempo que sedaba e intoxicaba fuertemente a nuestra madre, buscando evitar que pudiera decidir también sobre su futuro.

 

Alerta hispanos

A lo largo de este recorrido hemos buscado el apoyo de abogados y organismos civiles, actualmente nuestro caso está en manos del Gobernador de la Florida (Rick Scott), del Congresista Darren Soto, el Senador Victor Torres Jr y el Representante John Cortés, a quienes les enviamos también nuestro más sentido exhorto, para realizar cambios en la legislación y políticas más firmes, que impidan esta clase de abusos, particularmente contra las familias hispanas, al tiempo que se genere una verificación más eficiente que sancione el deplorable accionar de los mencionados hospitales y su personal médico.

El Wrongful Death Act no protege a los pacientes viudos, ni divorciados, sin hijos, ni nietos bajo su custodia legal de acuerdo a las leyes estadounidenses, por lo que consideramos también prioritario, que las autoridades mexicanas, expliquen las implicaciones que esto tiene para las familias connacionales que viven en los Estados Unidos, de manera que puedan evitar este tipo de casos, donde a pesar de la documentada negligencia médica, la legislación ampara a los responsables y evita que paguen por sus inhumanos actos.

 

Eurípides Domena y familiares